/ domingo 23 de junio de 2024

De Perfil | Mónica Huarte, actriz nominada al Ariel: “Nací sabiendo que quería hacer esto”

Mónica Huarte, conocida como actriz de comedia gracias al cine y la TV, es nominada por primera vez al Ariel por “Señora influencer”, cinta en la que prueba su amplio rango de interpretación

Mónica Huarte es una mujer enamorada del arte, la lectura y de explorar distintas facetas de su profesión con cada trabajo que realiza. Contenta y emocionada por sus logros, se sentó en una charla con El Sol de México para hablar sobre sus proyectos.

Las primeras incursiones que tuvo en la actuación fueron enfrente de su familia, cuando junto con su prima, presentaba pequeñas obras de teatro creadas por ellas mismas en reuniones y festividades.

“Obviamente yo era la que les cantaba y les actuaba, se sometieron todas las Navidades a escucharme cantar, a ver obras inventadas. Siento que nací sabiendo que quería hacer esto, lo tuve claro desde ‘pulguita’, porque mi papá me llevaba mucho al teatro, y así fue el inicio”.

En la secundaria y la preparatoria comenzó su formación, y en la preparatoria empezó a participar en sus primeras obras musicales. Cuando terminó esa parte de su vida escolar, le confesó a sus papás que deseaba dedicarse a la actuación toda su vida.

La noticia no fue bien recibida por su familia, por lo que a la par de su preparación artística, realizó estudios de Comunicación, con especialización en Letras Hispanoamericanas, para tener un “plan B”, en caso de que su meta inicial no se concretara.

“Al mismo tiempo hacia teatro, y así terminé toda la carrera, me titulé por excelencia académica. O sea que cumplí con lo que mi papá quería, pero ya estaba actuando en mis primeras obras de teatro”, narró.

“Era una locura, porque de una obra me veía otro director y me llamaba a la siguiente, y así fue. Trabajo llamando trabajo”, agregó la originaria de la Ciudad de México, quien ha participado en alrededor de 40 obras de teatro, entre las que se encuentran “Polvo de mariposas” (1998), “Conejo blanco, conejo rojo”, “Mentiras: El musical” (2009) “El diván” (2003), “Avenida Q” (2008) y “Réquiem”, puesta que está próxima a regresar a cartelera.

UNA ACTRIZ SIN ETIQUETAS

Pese a ser mayormente conocida por su trabajo en comedia, gracias a títulos como las series “40 y 20” (2016) y “Claramente” (2018), o las películas “Efectos secundarios” (2006) y “El crimen del Cácaro Gumaro” (2014), Mónica se considera una actriz sin etiquetas, e incluso reconoce que no le gustaba ser catalogada como comediante.

“Como que me provoca un cortocircuito, porque siento que es reducir a un actor a un cajón muy chiquito. La comedia es mi lugar favorito y navego como pez en el agua, pero siento que un actor puede hacerte reír y hacerte llorar”, afirma.

Según recuerda, durante un curso de actuación que tomó en Estados Unidos, poco antes de que le llegara su primera oportunidad en Hollywood, sus profesores encontraban difícil de creer que en México sólo la llamaran para hacer comedia, ya que se desenvolvía muy bien como actriz dramática.

En su opinión, la comedia y el drama se complementan, pues para que la primera sea más pura, debe tener cierto grado de dolor, ya que así lleva al espectador a identificarse y reflexionar sobre su propia realidad.

“Los seres humanos somos luz y somos sombra”, afirmó la también actriz de doblaje en cintas como “Mi villano favorito 2” (2013) y “La vida secreta de tus mascotas” I y II (2016 y 2019). “La comedia saca los vicios del ser humano”, señala.

“Si no hay debajo un río de dolor o algo que está lastimado, no tiene sentido. Y el drama siempre lo he concebido así, esto me lo dijo mi maestro, que no importa si es el personaje más doloroso, si es una mujer que tiene cáncer, o está a punto de ser sentenciada a muerte, siempre busca el humor, porque los seres humanos necesitamos eso como oxígeno”.

EL PROYECTO QUE LA CATAPULTÓ

En 2006 se estrenó la película que cambió el rumbo de su carrera. Bajo la dirección de Jorge Colon, participó en “Cansada de besar sapos”, una comedia sobre una mujer que, harta de las relaciones fallidas, comienza a salir con muchos hombres.

Este personaje le valió su primera Diosa de Plata, y la puso en la mira del mercado internacional. Y es que gracias a “Daniela”, la amiga de la protagonista (Ana Serradilla), su trabajo llegó a la cineasta Gabriela Tagliavini, quien la invitó a participar en el filme “Without Men”, donde compartió créditos con Eva Longoria y Kate del Castillo.

Fue en el 2010 cuando se dio este encuentro: “acababa de hacer ‘Mentiras: El musical’, y me fui a Los Ángeles a estudiar, porque ya me estaba encasillando en algo que no quería, necesitaba sacudirme y empezar a hacer drama”, recuerda.

“La directora me llamó y me pidió audicionar para la película, porque le había gustado mi trabajo en “Cansada de besar sapos”, y me quedé. ¡Llevaba bien poquito en esa ciudad y ya tenía trabajo!”.

También la vieron en esta cinta el comediante Rob Schneider (“Gigoló por accidente”, “Este cuerpo no es mío”) y la guionista Patricia Azarcoya, esposa de Schneider. A ésta última la conoció en una sala de maquillaje, mientras se preparaba para una entrevista, y tras externarle su admiración, le pidió su teléfono y le contó que su marido deseaba trabajar con ella.

Fue así como participó en un episodio de la serie “Real Rob” en 2017, y años más tarde, el también guionista le escribió un personaje en la cinta “De viaje con papá”. “Me la hizo porque hicimos ese capítulo, y les gustó tanto mi trabajo que me escribieron esa película, fue una locura. Muy hermoso”, dice emocionada.

VA POR SU PRIMER ARIEL

Hace unos días Mónica Huarte recibió la noticia de que está nominada a un Premio Ariel como Mejor Actriz, por su protagónico en “Señora influencer”, un thriller psicológico donde da vida a una creadora de contenido que pierde el control hasta el punto de convertirse en una psicópata.

Al hablar sobre este trabajo, el rostro de Mónica cambia visiblemente, mostrando una sonrisa de oreja a oreja, y con los ojos ligeramente vidriosos ante la emoción que le da estar nominada por primera vez.

Este personaje ha significado mucho para ella, pues le permitió mostrarle al público su amplio rango actoral. “Es un proyecto que igual tiene comedia, pero tiene thriller y terror psicológico”, explica.

“Tiene una cantidad de géneros por todos lados, este personaje es tierno, pero asusta, pero te rompe el corazón, te provoca muchas cosas. Tienes ganas de abrazarla, y al mismo tiempo dices ‘qué miedo esta mujer’, y también te das cuenta que está cada vez más rota. Lograr esa complejidad fue difícil… cuando la vi, sentí mucho orgullo”.

Una de las cosas que más ha disfrutado sobre el éxito de este proyecto, ha sido ver cómo la gente ha recibido la película, comparándola con proyectos galardonados como “Joker” de Todd Phillips.

La actriz cuenta que incluso se ha topado personas viendo la película en aviones donde ella misma va a bordo. “Fue en un vuelo a Los Ángeles, que varias personas la venían viendo. Mucha gente querida la ha visto en aviones, Luis Gerardo Méndez me mandó un mensaje, Eugenio Derbez llegó a las Diosas de Plata y la acababa de ver”.

Asimismo, agregó que la última vez fue “ayer, venía con la nominación, enloquecida, y me paré al baño, y como tres personas la venían viendo. Hasta volteaban a verme, como diciendo ‘la estoy viendo aquí, pero también va caminando acá’”.

Este personaje ya le valió una Diosa de Plata como Mejor Actriz; el resultado de los Ariel se dará a conocer durante la ceremonia del 7 de septiembre.

SU FACETA COMO ESCRITORA

Guiada por su pasión por la lectura y las letras, durante el tiempo libre que tuvo en la pandemia, Mónica comenzó a escribir el guion de una película titulada “Lost And Found”, la cual ha trabajado con el paso de los años, y espera postular para recibir el estímulo Efiartes.

➡️ Únete al canal de El Sol de México en WhatsApp para no perderte la información más importante

“Descubrí que tengo un poder emotivo, porque la gente que lo ha leído, me escribe diciendo que no pararon de llorar”, cuenta al respecto. “Es sobre un lugar que te regresa las cosas que has perdido en la vida, pero no las cosas materiales, sino como el tiempo o el amor que se fue, a tu papá que se murió. Te regresa cosas que crees que nunca volverás a ver”.

Asimismo, escribió hace algunos años una obra titulada “Terapia para la sed”, sobre una mujer que labora en una agencia de consejos telefónicos, quien un día recibe la llamada de su papá fallecido.

Actualmente Mónica continúa con sus proyectos como actriz, siendo la comedia “Es por su bien”, el estreno más reciente y espera pronto cumplir su sueño de trabajar en España.

Mónica Huarte es una mujer enamorada del arte, la lectura y de explorar distintas facetas de su profesión con cada trabajo que realiza. Contenta y emocionada por sus logros, se sentó en una charla con El Sol de México para hablar sobre sus proyectos.

Las primeras incursiones que tuvo en la actuación fueron enfrente de su familia, cuando junto con su prima, presentaba pequeñas obras de teatro creadas por ellas mismas en reuniones y festividades.

“Obviamente yo era la que les cantaba y les actuaba, se sometieron todas las Navidades a escucharme cantar, a ver obras inventadas. Siento que nací sabiendo que quería hacer esto, lo tuve claro desde ‘pulguita’, porque mi papá me llevaba mucho al teatro, y así fue el inicio”.

En la secundaria y la preparatoria comenzó su formación, y en la preparatoria empezó a participar en sus primeras obras musicales. Cuando terminó esa parte de su vida escolar, le confesó a sus papás que deseaba dedicarse a la actuación toda su vida.

La noticia no fue bien recibida por su familia, por lo que a la par de su preparación artística, realizó estudios de Comunicación, con especialización en Letras Hispanoamericanas, para tener un “plan B”, en caso de que su meta inicial no se concretara.

“Al mismo tiempo hacia teatro, y así terminé toda la carrera, me titulé por excelencia académica. O sea que cumplí con lo que mi papá quería, pero ya estaba actuando en mis primeras obras de teatro”, narró.

“Era una locura, porque de una obra me veía otro director y me llamaba a la siguiente, y así fue. Trabajo llamando trabajo”, agregó la originaria de la Ciudad de México, quien ha participado en alrededor de 40 obras de teatro, entre las que se encuentran “Polvo de mariposas” (1998), “Conejo blanco, conejo rojo”, “Mentiras: El musical” (2009) “El diván” (2003), “Avenida Q” (2008) y “Réquiem”, puesta que está próxima a regresar a cartelera.

UNA ACTRIZ SIN ETIQUETAS

Pese a ser mayormente conocida por su trabajo en comedia, gracias a títulos como las series “40 y 20” (2016) y “Claramente” (2018), o las películas “Efectos secundarios” (2006) y “El crimen del Cácaro Gumaro” (2014), Mónica se considera una actriz sin etiquetas, e incluso reconoce que no le gustaba ser catalogada como comediante.

“Como que me provoca un cortocircuito, porque siento que es reducir a un actor a un cajón muy chiquito. La comedia es mi lugar favorito y navego como pez en el agua, pero siento que un actor puede hacerte reír y hacerte llorar”, afirma.

Según recuerda, durante un curso de actuación que tomó en Estados Unidos, poco antes de que le llegara su primera oportunidad en Hollywood, sus profesores encontraban difícil de creer que en México sólo la llamaran para hacer comedia, ya que se desenvolvía muy bien como actriz dramática.

En su opinión, la comedia y el drama se complementan, pues para que la primera sea más pura, debe tener cierto grado de dolor, ya que así lleva al espectador a identificarse y reflexionar sobre su propia realidad.

“Los seres humanos somos luz y somos sombra”, afirmó la también actriz de doblaje en cintas como “Mi villano favorito 2” (2013) y “La vida secreta de tus mascotas” I y II (2016 y 2019). “La comedia saca los vicios del ser humano”, señala.

“Si no hay debajo un río de dolor o algo que está lastimado, no tiene sentido. Y el drama siempre lo he concebido así, esto me lo dijo mi maestro, que no importa si es el personaje más doloroso, si es una mujer que tiene cáncer, o está a punto de ser sentenciada a muerte, siempre busca el humor, porque los seres humanos necesitamos eso como oxígeno”.

EL PROYECTO QUE LA CATAPULTÓ

En 2006 se estrenó la película que cambió el rumbo de su carrera. Bajo la dirección de Jorge Colon, participó en “Cansada de besar sapos”, una comedia sobre una mujer que, harta de las relaciones fallidas, comienza a salir con muchos hombres.

Este personaje le valió su primera Diosa de Plata, y la puso en la mira del mercado internacional. Y es que gracias a “Daniela”, la amiga de la protagonista (Ana Serradilla), su trabajo llegó a la cineasta Gabriela Tagliavini, quien la invitó a participar en el filme “Without Men”, donde compartió créditos con Eva Longoria y Kate del Castillo.

Fue en el 2010 cuando se dio este encuentro: “acababa de hacer ‘Mentiras: El musical’, y me fui a Los Ángeles a estudiar, porque ya me estaba encasillando en algo que no quería, necesitaba sacudirme y empezar a hacer drama”, recuerda.

“La directora me llamó y me pidió audicionar para la película, porque le había gustado mi trabajo en “Cansada de besar sapos”, y me quedé. ¡Llevaba bien poquito en esa ciudad y ya tenía trabajo!”.

También la vieron en esta cinta el comediante Rob Schneider (“Gigoló por accidente”, “Este cuerpo no es mío”) y la guionista Patricia Azarcoya, esposa de Schneider. A ésta última la conoció en una sala de maquillaje, mientras se preparaba para una entrevista, y tras externarle su admiración, le pidió su teléfono y le contó que su marido deseaba trabajar con ella.

Fue así como participó en un episodio de la serie “Real Rob” en 2017, y años más tarde, el también guionista le escribió un personaje en la cinta “De viaje con papá”. “Me la hizo porque hicimos ese capítulo, y les gustó tanto mi trabajo que me escribieron esa película, fue una locura. Muy hermoso”, dice emocionada.

VA POR SU PRIMER ARIEL

Hace unos días Mónica Huarte recibió la noticia de que está nominada a un Premio Ariel como Mejor Actriz, por su protagónico en “Señora influencer”, un thriller psicológico donde da vida a una creadora de contenido que pierde el control hasta el punto de convertirse en una psicópata.

Al hablar sobre este trabajo, el rostro de Mónica cambia visiblemente, mostrando una sonrisa de oreja a oreja, y con los ojos ligeramente vidriosos ante la emoción que le da estar nominada por primera vez.

Este personaje ha significado mucho para ella, pues le permitió mostrarle al público su amplio rango actoral. “Es un proyecto que igual tiene comedia, pero tiene thriller y terror psicológico”, explica.

“Tiene una cantidad de géneros por todos lados, este personaje es tierno, pero asusta, pero te rompe el corazón, te provoca muchas cosas. Tienes ganas de abrazarla, y al mismo tiempo dices ‘qué miedo esta mujer’, y también te das cuenta que está cada vez más rota. Lograr esa complejidad fue difícil… cuando la vi, sentí mucho orgullo”.

Una de las cosas que más ha disfrutado sobre el éxito de este proyecto, ha sido ver cómo la gente ha recibido la película, comparándola con proyectos galardonados como “Joker” de Todd Phillips.

La actriz cuenta que incluso se ha topado personas viendo la película en aviones donde ella misma va a bordo. “Fue en un vuelo a Los Ángeles, que varias personas la venían viendo. Mucha gente querida la ha visto en aviones, Luis Gerardo Méndez me mandó un mensaje, Eugenio Derbez llegó a las Diosas de Plata y la acababa de ver”.

Asimismo, agregó que la última vez fue “ayer, venía con la nominación, enloquecida, y me paré al baño, y como tres personas la venían viendo. Hasta volteaban a verme, como diciendo ‘la estoy viendo aquí, pero también va caminando acá’”.

Este personaje ya le valió una Diosa de Plata como Mejor Actriz; el resultado de los Ariel se dará a conocer durante la ceremonia del 7 de septiembre.

SU FACETA COMO ESCRITORA

Guiada por su pasión por la lectura y las letras, durante el tiempo libre que tuvo en la pandemia, Mónica comenzó a escribir el guion de una película titulada “Lost And Found”, la cual ha trabajado con el paso de los años, y espera postular para recibir el estímulo Efiartes.

➡️ Únete al canal de El Sol de México en WhatsApp para no perderte la información más importante

“Descubrí que tengo un poder emotivo, porque la gente que lo ha leído, me escribe diciendo que no pararon de llorar”, cuenta al respecto. “Es sobre un lugar que te regresa las cosas que has perdido en la vida, pero no las cosas materiales, sino como el tiempo o el amor que se fue, a tu papá que se murió. Te regresa cosas que crees que nunca volverás a ver”.

Asimismo, escribió hace algunos años una obra titulada “Terapia para la sed”, sobre una mujer que labora en una agencia de consejos telefónicos, quien un día recibe la llamada de su papá fallecido.

Actualmente Mónica continúa con sus proyectos como actriz, siendo la comedia “Es por su bien”, el estreno más reciente y espera pronto cumplir su sueño de trabajar en España.

Local

Escuelas siguen incumpliendo regulación: venta de comida chatarra no ha cesado en Veracruz

Según reportes registrados en la plataforma “Mi Escuela Saludable”, el 86.1 por ciento de las escuelas primarias y secundarias en Veracruz venden refrescos

Local

¿Cómo se siente tener dengue agravado? Sobrevivientes comparten la agonía y el dolor que sufrieron

Sobrevivientes narran que no tenían apetito, sentían piquetes en el cuerpo, la temperatura por arriba de los 38.7 no cedía y el dolor

Local

Más de mil 300 infantes han sido víctimas de delitos en lo que va del año; 85 perdieron la vida

En los primeros seis meses de este año, 699 hombres y 605 mujeres de entre 0 y 17 años fueron víctimas de delitos

Cultura

“Nunca me desanimaron”: Beatriz Espejo, una vida dedicada al feminismo, literatura, investigación y docencia

Beatriz Espejo ve el feminismo como el empoderamiento de las mujeres en un mundo compartido -no de lucha- con hombres

Deportes

Anelsi Sánchez es una con el futbol; lo practica desde los 12 y es entrenadora de dos equipos campeones

Practica este deporte desde los 12 años de edad; actualmente es una destacada entrenadora

Cultura

¿Se puede lidiar con la soledad en la vejez? Xalapa tiene talleres para aliviar la salud y acompañar

Hay personas que llegan desde las 9 de la mañana para integrarse a los talleres y se retiran al final de la jornada, a las 2 de la tarde