/ sábado 5 de enero de 2019

13 mil veracruzanos en resistencia civil no le pagan a CFE

Habitantes de más de 200 comunidades aledañas a Laguna Verde llevan 8 años sin pagar luz

El movimiento de resistencia civil del No Pago de energía eléctrica continúa y desde hace ocho años permanece en los municipios de Actopan, Alto Lucero, Úrsulo Galván, Emiliano Zapata y Puente Nacional, y no ha sido solucionado por la falta de atención de las autoridades de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

El reclamo principal es el alto costo de las tarifas, que provoca excesivos cobros que, en ocasiones, son impagables.

La mayoría de los usuarios de este servicio que han luchado por obtener una tarifa justa se ubican en municipios de la carretera costera del Golfo de México, donde se registran temperaturas que oscilan entre los 32 y 42 grados centígrados, lo cual los obliga a mantener encendido el ventilador o el aire acondicionado.

Además, los más de 13 mil usuarios que decidieron dejar de pagar el servicio se ubican alrededor de la Central Nucleoeléctrica Laguna Verde, una de las principales generadoras de energía eléctrica del país.

Cansados de las promesas de una disminución, en 2010 se creó la resistencia civil denominada No Pago, con la cual se buscó hacer presión para que la CFE ajustara los cobros, acto que a la fecha no ha sido logrado, pese a que se calcula que el daño patrimonial causado a la empresa es de alrededor de 600 millones de pesos.

Son más de 200 comunidades las que se ubican en el perímetro de 60 kilómetros a la redonda de la Central, por lo que, según los pobladores, deberían tener la tarifa preferencial; sin embargo, el servicio se mantiene con el cobro más elevado.

Los usuarios han tomado como referencia las propias tarifas de la CFE (https://app.cfe.mx/Aplicaciones/CCFE/Tarifas/TarifasCRECasa/Casa.aspx), que aplica los costos conforme a las temperaturas registradas y por la cual 1A es la más cara y 1F la más económica.

En estas comunidades la tarifa aplicada es 1A, por lo que la molestia en los usuarios se mantiene.

Para algunos de los pobladores pagar el servicio de energía eléctrica ha dejado de ser una prioridad porque la CFE no lo restringe; otros decidieron comenzar a cubrir el monto del recibo desde hace algunos años.

Dada la situación, algunos pobladores optaron por “colgarse” de forma directa, sin colocar mufas o medidores que sean motivo de facturación.

Los dueños de los restaurantes, cocinas económicas y fondas ubicados en los paraderos de El Viejón (municipio de Actopan), Palma Sola (municipio de Alto Lucero) y Cardel (municipio de La Antigua) cumplen con el pago del servicio de energía eléctrica, pues lo requieren para prestar sus servicios.

La queja es la misma, dado que por el servicio cubren un monto de entre 3 mil y 5 mil pesos bimestrales, pues además de los refrigeradores requieren de congeladores, ventiladores e incluso aire acondicionado debido a las altas temperaturas que se registran en la zona.


“Nosotros necesitamos el servicio; la CFE viene y nos corta la luz si no pagamos porque somos prestadores de servicio, pero en ocasiones es muy difícil reunir el monto del recibo. La verdad es que las tarifas son muy altas y los ingresos son pocos”, comentó Alejandro Sánchez, propietario de un restaurante.

A este ciudadano se unió Sandra González, quien renta un espacio para una cocina económica. Aseveró que cumplir con el monto del recibo por este servicio resulta “angustiante” porque no siempre hay clientes.

Cristina Aguas Hernández es una usuaria que se mantiene al corriente en sus pagos, pese a que considera que los cargos por el servicio son elevados.

En su vivienda cuenta con un refrigerador, dos ventiladores, siete focos y una televisión; cada bimestre paga entre 300 y 400 pesos.

Los usuarios que permanecen sin pagar el servicio no habrían logrado mantener la resistencia sin el apoyo de representantes que, como ellos, buscan que la CFE establezca en la zona la tarifa más económica. Tal es el caso de los representantes de los movimientos “La leyenda de Chucho el roto”, Francisco Fernández Morales, y Ciudadanos Unidos Costeños, Norberto Márquez Molina, quienes han pagado con cárcel buscar lo que les parece justo. Ambos fueron recluidos en el penal de Pacho Viejo por haber fomentado el no pago de este servicio, situación que no logró detener su lucha.

En 2015 Francisco Fernández Morales, líder del movimiento “La leyenda de Chucho el roto”, aseguró que las familias que dejaron de pagar el servicio no tendrían que ponerse al corriente, ya que las tarifas serían reclasificadas; sin embargo, este hecho no se ha concretado.

En ese entonces, consideró que con la reclasificación se beneficiaría a más de 8 mil familias de los municipios señalados.

Para ese año, la deuda —488 millones de pesos— presuntamente sería pagada por el estado a la empresa.

El otro líder de la resistencia civil, Norberto Márquez Molina, continúa con el movimiento y prevé que en los siguientes meses se lleve a cabo la reclasificación de las tarifas.

Como representante de las familias de la zona costera de los municipios de Alto Lucero y Actopan, reconoce que la lucha no ha sido fácil y que posiblemente todavía será larga.

El objetivo es que se establezca la tarifa mínima, que los usuarios paguen lo justo por el servicio y que los recibos lleguen con las cantidades justas, pero eso podría seguir siendo un sueño.

El movimiento de resistencia civil del No Pago de energía eléctrica continúa y desde hace ocho años permanece en los municipios de Actopan, Alto Lucero, Úrsulo Galván, Emiliano Zapata y Puente Nacional, y no ha sido solucionado por la falta de atención de las autoridades de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

El reclamo principal es el alto costo de las tarifas, que provoca excesivos cobros que, en ocasiones, son impagables.

La mayoría de los usuarios de este servicio que han luchado por obtener una tarifa justa se ubican en municipios de la carretera costera del Golfo de México, donde se registran temperaturas que oscilan entre los 32 y 42 grados centígrados, lo cual los obliga a mantener encendido el ventilador o el aire acondicionado.

Además, los más de 13 mil usuarios que decidieron dejar de pagar el servicio se ubican alrededor de la Central Nucleoeléctrica Laguna Verde, una de las principales generadoras de energía eléctrica del país.

Cansados de las promesas de una disminución, en 2010 se creó la resistencia civil denominada No Pago, con la cual se buscó hacer presión para que la CFE ajustara los cobros, acto que a la fecha no ha sido logrado, pese a que se calcula que el daño patrimonial causado a la empresa es de alrededor de 600 millones de pesos.

Son más de 200 comunidades las que se ubican en el perímetro de 60 kilómetros a la redonda de la Central, por lo que, según los pobladores, deberían tener la tarifa preferencial; sin embargo, el servicio se mantiene con el cobro más elevado.

Los usuarios han tomado como referencia las propias tarifas de la CFE (https://app.cfe.mx/Aplicaciones/CCFE/Tarifas/TarifasCRECasa/Casa.aspx), que aplica los costos conforme a las temperaturas registradas y por la cual 1A es la más cara y 1F la más económica.

En estas comunidades la tarifa aplicada es 1A, por lo que la molestia en los usuarios se mantiene.

Para algunos de los pobladores pagar el servicio de energía eléctrica ha dejado de ser una prioridad porque la CFE no lo restringe; otros decidieron comenzar a cubrir el monto del recibo desde hace algunos años.

Dada la situación, algunos pobladores optaron por “colgarse” de forma directa, sin colocar mufas o medidores que sean motivo de facturación.

Los dueños de los restaurantes, cocinas económicas y fondas ubicados en los paraderos de El Viejón (municipio de Actopan), Palma Sola (municipio de Alto Lucero) y Cardel (municipio de La Antigua) cumplen con el pago del servicio de energía eléctrica, pues lo requieren para prestar sus servicios.

La queja es la misma, dado que por el servicio cubren un monto de entre 3 mil y 5 mil pesos bimestrales, pues además de los refrigeradores requieren de congeladores, ventiladores e incluso aire acondicionado debido a las altas temperaturas que se registran en la zona.


“Nosotros necesitamos el servicio; la CFE viene y nos corta la luz si no pagamos porque somos prestadores de servicio, pero en ocasiones es muy difícil reunir el monto del recibo. La verdad es que las tarifas son muy altas y los ingresos son pocos”, comentó Alejandro Sánchez, propietario de un restaurante.

A este ciudadano se unió Sandra González, quien renta un espacio para una cocina económica. Aseveró que cumplir con el monto del recibo por este servicio resulta “angustiante” porque no siempre hay clientes.

Cristina Aguas Hernández es una usuaria que se mantiene al corriente en sus pagos, pese a que considera que los cargos por el servicio son elevados.

En su vivienda cuenta con un refrigerador, dos ventiladores, siete focos y una televisión; cada bimestre paga entre 300 y 400 pesos.

Los usuarios que permanecen sin pagar el servicio no habrían logrado mantener la resistencia sin el apoyo de representantes que, como ellos, buscan que la CFE establezca en la zona la tarifa más económica. Tal es el caso de los representantes de los movimientos “La leyenda de Chucho el roto”, Francisco Fernández Morales, y Ciudadanos Unidos Costeños, Norberto Márquez Molina, quienes han pagado con cárcel buscar lo que les parece justo. Ambos fueron recluidos en el penal de Pacho Viejo por haber fomentado el no pago de este servicio, situación que no logró detener su lucha.

En 2015 Francisco Fernández Morales, líder del movimiento “La leyenda de Chucho el roto”, aseguró que las familias que dejaron de pagar el servicio no tendrían que ponerse al corriente, ya que las tarifas serían reclasificadas; sin embargo, este hecho no se ha concretado.

En ese entonces, consideró que con la reclasificación se beneficiaría a más de 8 mil familias de los municipios señalados.

Para ese año, la deuda —488 millones de pesos— presuntamente sería pagada por el estado a la empresa.

El otro líder de la resistencia civil, Norberto Márquez Molina, continúa con el movimiento y prevé que en los siguientes meses se lleve a cabo la reclasificación de las tarifas.

Como representante de las familias de la zona costera de los municipios de Alto Lucero y Actopan, reconoce que la lucha no ha sido fácil y que posiblemente todavía será larga.

El objetivo es que se establezca la tarifa mínima, que los usuarios paguen lo justo por el servicio y que los recibos lleguen con las cantidades justas, pero eso podría seguir siendo un sueño.

Policiaca

Por alterar el orden; detienen a chofer de tráiler en Coatepec 

El vehículo de carga fue remolcado por una grúa al corralón oficial, en espera de que se resuelva la situación del dueño, quien fue arrestado

Local

¡Policías de la Fuerza Civil se lanzan de la torre de Catedral!

Se trató de un ensayo para el desfile del 20 de noviembre

Policiaca

Se filtran como pasajeros y asaltan autobús

La unidad cubría la ruta Orizaba-Córdoba y sus ocupantes fueron despojados de dinero y celulares

Celebridades

Pedro Infante: 102 años del nacimiento de un ícono mexicano

A 102 años del natalicio de “El Rey de Rancheras”, su legado como ídolo popular sigue vigente

Policiaca

Mató a su compañero con un tubo; Juez lo vincula a proceso

El pasado 8 de noviembre, al calor de las copas, ambos discutieron y fue entonces que lo atacó causándole una fractura en la cabeza

Justicia

Hay tres líneas de investigación por el asesinato de policías en Oaxaca

Se investiga la presencia de grupos armados, la siembra de enervantes y el tráfico de armas

Local

Xalapa, capital nacional de la música

Por su oferta cultural es la ciudad perfecta, afirma el Presidente Rector de la Academia de Arte de Florencia

Local

¡Policías de la Fuerza Civil se lanzan de la torre de Catedral!

Se trató de un ensayo para el desfile del 20 de noviembre

Gossip

Subastarán vestido que usó la princesa Diana en su baile con John Travolta

El valor estimado del vestido es de entre 325 mil y 455 mil dólares