/ jueves 21 de junio de 2018

Acostumbrados a deslaves, los transportistas serranos

Mantenimiento debe ser constante en la vía, afirma concesionario

Orizaba, Ver.- Deslaves y hundimientos de caminos, además de un deterioro de las carreteras, esperan transportistas de la zona serrana de Zongolica durante esta temporada de lluvias, señaló el concesionario de la línea camionera Adelas, Mario Zepahua Valencia.

El permisionario consideró que esta situación se da año con año, por lo que urgió a los gobiernos a ponderar el mantenimiento de las carreteras y caminos en esta zona serrana.

Zepahua Valencia explicó que esa situación se da por la saturación de agua en los suelos de esa zona, donde la precipitación pluvial es elevada. Reconoció que en estos días, aunque se ha visto a gente trabajando, bacheando, repintando las líneas del camino, el mantenimiento debe ser constante y no dejarlo de lado, pues los derrumbes y deslaves son situaciones impredecibles.

Mencionó que la instrucción a los choferes es que no se arriesguen, no tan sólo por su seguridad, sino en especial la de los usuarios, por lo que en esa parte se les exige mucho en el aspecto preventivo, pues un derrape puede llevar a un vehículo a un voladero.

Orizaba, Ver.- Deslaves y hundimientos de caminos, además de un deterioro de las carreteras, esperan transportistas de la zona serrana de Zongolica durante esta temporada de lluvias, señaló el concesionario de la línea camionera Adelas, Mario Zepahua Valencia.

El permisionario consideró que esta situación se da año con año, por lo que urgió a los gobiernos a ponderar el mantenimiento de las carreteras y caminos en esta zona serrana.

Zepahua Valencia explicó que esa situación se da por la saturación de agua en los suelos de esa zona, donde la precipitación pluvial es elevada. Reconoció que en estos días, aunque se ha visto a gente trabajando, bacheando, repintando las líneas del camino, el mantenimiento debe ser constante y no dejarlo de lado, pues los derrumbes y deslaves son situaciones impredecibles.

Mencionó que la instrucción a los choferes es que no se arriesguen, no tan sólo por su seguridad, sino en especial la de los usuarios, por lo que en esa parte se les exige mucho en el aspecto preventivo, pues un derrape puede llevar a un vehículo a un voladero.