/ jueves 28 de enero de 2021

Arrasan con árboles en zona del Cofre; pelean comunidades

Habitantes de El Escobillo denuncian a ejidatarios de Tenextepec de cortar cientos de árboles porque supuestamente están dañados

EL ESCOBILLO, Perote, Ver.- Comuneros de la localidad El Escobillo, en el municipio de Perote, denunciaron la tala indiscriminada e ilegal de más de 2 mil árboles dentro del perímetro del Parque Natural Cofre de Perote.

Los inconformes acusaron que, bajo el amparo de un programa de saneamiento para especies plagadas, integrantes del comisariado ejidal de Tenextepec han realizado la tala de árboles sanos en el área natural protegida y los han comercializado.

Los vecinos de El Escobillo tienen montado, desde hace 15 días, un campamento en la zona para evitar la tala de más árboles. Desde ahí precisaron que a pesar de que el permiso federal señala el corte de 380 ejemplares dañados, en un total de tres polígonos de terreno, hasta el momento se han talado cerca de 2 mil en tan solo un polígono.

Foto: Eduardo Murillo | Diario de Xalapa


Tras varias manifestaciones y el cierre de vialidades, los habitantes lograron la intervención de las autoridades federales en la zona, sin embargo, ahora la demanda es que se pare por completo la tala y se obligue a los culpables a reforestar la zona que presuntamente dañaron. “Los señores están tirando árboles sanos desde hace dos meses; están barriendo árboles que no están dañados, esto ya es algo comercial y es lo que pedimos que pare”, asegura Juan Carlos, vecino de El Escobillo.

Por su parte, representantes del ejido Tenextepec negaron las acusaciones y aclararon que en todo momento han acatado las indicaciones de la Comisión Nacional Forestal (Conafor) en el proceso de saneamiento forestal. José Javier Araujo López, presidente del Consejo de Vigilancia del Comisariado Ejidal de Tenextepec, aseguró que no han realizado ningún procedimiento ilegal en la zona. “Nosotros tenemos los permisos, tenemos todo en regla para que no se lleve algo ilegal; conflictos no queremos y ahí están las dependencias que se encargan de hacer el trabajo”, indicó en entrevista.

No obstante, admitió que aunque los árboles talados en el programa “no tendrían que salirse” de la zona natural, una parte de los arboles se vende “para soportar los gastos que se van haciendo”, toda vez que no existen recursos para llevar a cabo estos trabajos.

PELEAMOS NUESTRO BOSQUE

Alrededor del campamento improvisado, cerca de 100 personas de la comunidad El Escobillo aguardan impaciente el resultado de las inspecciones que la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) lleva a cabo dentro de las inmediaciones del Parque Nacional Cofre de Perote. Por turnos han logrado velar día y noche para evitar que sus vecinos de la localidad Tenextepec continúen con la tala de árboles.

Días antes, hombres y mujeres de todas las edades llevaron a cabo una manifestación en la zona y posteriormente bloquearon la carretera federal Perote-Puebla para presionar a las autoridades del ayuntamiento local, al gobierno de Veracruz y a la Federación para que intervinieran.

A unos metros del campamento de El Escobillo, un grupo de habitantes de Tenextepec también aguardan en la zona y, más atrás, dos patrullas una de la Policía Municipal y otra de la Fuerza Civil están estacionadas. Los elementos policiacos están ahí para impedir que el conflicto llegue a la violencia, sin embargo, los vecinos aseguran que esa no es la intención.

Foto: Eduardo Murillo | Diario de Xalapa

Lorenzo Hernández, habitante de El Escobillo, cuenta que la petición de los pobladores es que se detenga la tala y se recuperen los más de 2 mil árboles que han talado en los últimos días. Y es que, explica, aunque la autoridad federal tiene un censo de mil árboles derribados, las cuentas de los habitantes es que son más del doble, ya que durante la tala y en la implementación de caminos para sacar la madera se han llevado renuevos y árboles de menor tamaño.

“Nosotros tenemos gente que ha checado el área y se tiene un registro de 2 mil palos tirados, aunque podrían ser mucho más porque un árbol de estos grandes, al caer, se lleva a los arbolitos y a las plantas alrededor. Eso no es justo”. Don Lorenzo asegura que aunque en esta ocasión la tala se dio bajo el amparo de un documento federal, en muchas otras ocasiones se han llevado a cabo el derribo de árboles de manera clandestina o ilegal. Dio cuenta que, en los últimos años, se han enfrentado a “señores que entran a tirar” los árboles que durante tanto tiempo han cuidado, por lo que pidió que se incrementen los rondines de vigilancia por parte de las autoridades federales.

“Nosotros peleamos esto porque es una reserva del gobierno federal, pero nuestro pueblo está aquí arriba, aquí vivimos. Además, peleamos porque nos afecta también con la falta de agua y no solo a nosotros sino hasta a Xalapa va a llegar esto. No peleamos sólo por nosotros sino por mucha gente que vive de este pulmón”, advierte el hombre de la tercera edad.

PIDEN INTERVENCIÓN

Entrevistado dentro del bosque en el que nació y donde ha vivido toda su vida, Juan Carlos asegura que las repercusiones de la tala clandestina e indiscriminada del Cofre de Perote ya son evidentes: días más calurosos, menos lluvia y, sobre todo, falta de agua son algunos de los efectos que tiene la pérdida de áreas arboladas. “De unos cinco años para acá que han comenzado a talar en el ejido, hemos visto mucho la disminución de las lluvias. La gente de aquí no me dejará mentir: ha habido años que ni cosechas tenemos por la sequía de tanto que han talado al monte”, cuenta.

El joven campesino precisa que, aunque la tala de árboles por parte de sus vecinos de Tenextepec es común, en esta ocasión decidieron intervenir por tratarse de un espacio que se ubica a menos de un kilómetro de El Escobillo, en predios que forman parte del Parque Natural Cofre de Perote.

Foto: Eduardo Murillo | Diario de Xalapa

Por ello, dijo, es necesario que la autoridad federal lleve a cabo las investigaciones sobre este caso y, a futuro, se cerciore de que los programas de saneamiento sean cumplidos de manera correcta. “Ya está aquí la Profepa y la Conafor, pero ahora esperemos que si sea lo legal, a lo que debe ser y que castiguen a los responsables de esto porque no es justo que estén acabando con nuestros recursos, queremos que pare definitivamente y que se salgan de aquí”, dice.

Mientras señala los daños visibles en el área natural protegida, asegura que cuando se lleva a cabo el saneamiento forestal por algún tipo de plaga se debe quitar la corteza, fumigar la zona y desechar la madera mediante quemas controladas. No obstante, dijo, en esta ocasión ellos han constatado que los árboles derribados no estaban enfermos y que incluso han sido sacados del bosque en camiones para su aprovechamiento.

“Esto no es madera plagada, es madera comercial”, asegura mientras señala los troncos de árboles que han sido agrupados en varios montones alrededor del predio. Añade: “De hecho los carros los llevan a los aserraderos”.

NO HAY IRREGULARIDADES: TENEXTEPEC

José Javier Araujo López, presidente del Consejo de Vigilancia del Comisariado Ejidal de Tenextepec, reconoció que sí se está llevando a cabo un proceso de derribo de árboles, sin embargo, explicó que se trata de un proceso de saneamiento forestal de arbolado afectado por descortezadores que les solicitó la Comisión Nacional Forestal (Conafor).

Precisó que en el ejido se recibieron varios oficios por parte de las dependencias federales que les mandataban a realizar los trabajos en las áreas del Parque Nacional Cofre de Perote. Dijo que aunque se dudó en realizar este procedimiento, se decidió cumplir toda vez que de lo contrario los ejidatarios podrían hacerse acreedores a multas o sanciones. “La gente de aquí de El Escobillo se siente invadida, pero en ningún momento el ejido Tenextepec está haciendo cosas ilegales; eso se tiene que hacer porque es una plaga que se expande rápido”, dijo.

Araujo López dijo que los señalamientos de los comuneros de El Escobillo es que se están talando árboles que a simple vista lucen verdes, no obstante, precisó que una de las características de la plaga que les mandaron a detener es que comienza a dañar ‘de arriba hacia abajo’ por lo que la parte baja puede lucir bien, aunque la corona esté dañada.

Foto: Eduardo Murillo | Diario de Xalapa

Cuestionado sobre el procedimiento que se debe seguir en la ejecución del saneamiento, el presidente del Consejo de Vigilancia reconoció que los árboles talados no tendrían que salir de la zona, sin embargo, dado que no se cuenta con recursos para el trabajo, una vez pelado el árbol, quemadas las coronas con plagas y fumigadas las cáscaras, se le da aprovechamiento comercial. “El trozo que está más o menos se va apartando y ese se vende para soportar los gastos de lo que se va haciendo”, precisó.

De acuerdo al documento emitido por la Gerencia Estatal -cuya copia fue compartida vía digital con este medio de comunicación-, el saneamiento a realizar contempla una superficie de 75.53 hectáreas del ejido Tenextepec y sus anexos San Agustín y El Escobillo, así como un volumen de 1, 640.290 metros cúbicos de la especie Oyamel Abies religiosa afectada por la plaga Scolytus mundus. El tratamiento consiste en el derribo, descortezado y aplicación de químicos, mismo que tendría que estar concluido en febrero de 2021.

Ya ahorita es para que fuéramos en un 60 por ciento, pero no, apenas vamos en un 50 por ciento y es que nos dieron hasta enero y esa es la preocupación (…), ya mandamos comunicados de que está parado. Eso es lo que estamos trabajando, pero no es ninguna ilegalidad.

Advirtió que después de que se lleve a cabo el proceso de derribo de los árboles enfermos, el convenio con las dependencias federales establece que se tiene que llevar a cabo un proceso de reforestación con ejemplares de la misma especie. Esto, dijo, se llevará a cabo una vez que concluya las autoridades federales lleven a cabo la inspección y se pueda concluir el proceso de saneamiento. “Por eso el gobierno dice ‘ayúdate tantito con la madera que salga y esté buena porque después me vas a trabajar con la restauración del suelo’ y eso es lo que se va a hacer después de esto”.

EL ESCOBILLO, Perote, Ver.- Comuneros de la localidad El Escobillo, en el municipio de Perote, denunciaron la tala indiscriminada e ilegal de más de 2 mil árboles dentro del perímetro del Parque Natural Cofre de Perote.

Los inconformes acusaron que, bajo el amparo de un programa de saneamiento para especies plagadas, integrantes del comisariado ejidal de Tenextepec han realizado la tala de árboles sanos en el área natural protegida y los han comercializado.

Los vecinos de El Escobillo tienen montado, desde hace 15 días, un campamento en la zona para evitar la tala de más árboles. Desde ahí precisaron que a pesar de que el permiso federal señala el corte de 380 ejemplares dañados, en un total de tres polígonos de terreno, hasta el momento se han talado cerca de 2 mil en tan solo un polígono.

Foto: Eduardo Murillo | Diario de Xalapa


Tras varias manifestaciones y el cierre de vialidades, los habitantes lograron la intervención de las autoridades federales en la zona, sin embargo, ahora la demanda es que se pare por completo la tala y se obligue a los culpables a reforestar la zona que presuntamente dañaron. “Los señores están tirando árboles sanos desde hace dos meses; están barriendo árboles que no están dañados, esto ya es algo comercial y es lo que pedimos que pare”, asegura Juan Carlos, vecino de El Escobillo.

Por su parte, representantes del ejido Tenextepec negaron las acusaciones y aclararon que en todo momento han acatado las indicaciones de la Comisión Nacional Forestal (Conafor) en el proceso de saneamiento forestal. José Javier Araujo López, presidente del Consejo de Vigilancia del Comisariado Ejidal de Tenextepec, aseguró que no han realizado ningún procedimiento ilegal en la zona. “Nosotros tenemos los permisos, tenemos todo en regla para que no se lleve algo ilegal; conflictos no queremos y ahí están las dependencias que se encargan de hacer el trabajo”, indicó en entrevista.

No obstante, admitió que aunque los árboles talados en el programa “no tendrían que salirse” de la zona natural, una parte de los arboles se vende “para soportar los gastos que se van haciendo”, toda vez que no existen recursos para llevar a cabo estos trabajos.

PELEAMOS NUESTRO BOSQUE

Alrededor del campamento improvisado, cerca de 100 personas de la comunidad El Escobillo aguardan impaciente el resultado de las inspecciones que la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) lleva a cabo dentro de las inmediaciones del Parque Nacional Cofre de Perote. Por turnos han logrado velar día y noche para evitar que sus vecinos de la localidad Tenextepec continúen con la tala de árboles.

Días antes, hombres y mujeres de todas las edades llevaron a cabo una manifestación en la zona y posteriormente bloquearon la carretera federal Perote-Puebla para presionar a las autoridades del ayuntamiento local, al gobierno de Veracruz y a la Federación para que intervinieran.

A unos metros del campamento de El Escobillo, un grupo de habitantes de Tenextepec también aguardan en la zona y, más atrás, dos patrullas una de la Policía Municipal y otra de la Fuerza Civil están estacionadas. Los elementos policiacos están ahí para impedir que el conflicto llegue a la violencia, sin embargo, los vecinos aseguran que esa no es la intención.

Foto: Eduardo Murillo | Diario de Xalapa

Lorenzo Hernández, habitante de El Escobillo, cuenta que la petición de los pobladores es que se detenga la tala y se recuperen los más de 2 mil árboles que han talado en los últimos días. Y es que, explica, aunque la autoridad federal tiene un censo de mil árboles derribados, las cuentas de los habitantes es que son más del doble, ya que durante la tala y en la implementación de caminos para sacar la madera se han llevado renuevos y árboles de menor tamaño.

“Nosotros tenemos gente que ha checado el área y se tiene un registro de 2 mil palos tirados, aunque podrían ser mucho más porque un árbol de estos grandes, al caer, se lleva a los arbolitos y a las plantas alrededor. Eso no es justo”. Don Lorenzo asegura que aunque en esta ocasión la tala se dio bajo el amparo de un documento federal, en muchas otras ocasiones se han llevado a cabo el derribo de árboles de manera clandestina o ilegal. Dio cuenta que, en los últimos años, se han enfrentado a “señores que entran a tirar” los árboles que durante tanto tiempo han cuidado, por lo que pidió que se incrementen los rondines de vigilancia por parte de las autoridades federales.

“Nosotros peleamos esto porque es una reserva del gobierno federal, pero nuestro pueblo está aquí arriba, aquí vivimos. Además, peleamos porque nos afecta también con la falta de agua y no solo a nosotros sino hasta a Xalapa va a llegar esto. No peleamos sólo por nosotros sino por mucha gente que vive de este pulmón”, advierte el hombre de la tercera edad.

PIDEN INTERVENCIÓN

Entrevistado dentro del bosque en el que nació y donde ha vivido toda su vida, Juan Carlos asegura que las repercusiones de la tala clandestina e indiscriminada del Cofre de Perote ya son evidentes: días más calurosos, menos lluvia y, sobre todo, falta de agua son algunos de los efectos que tiene la pérdida de áreas arboladas. “De unos cinco años para acá que han comenzado a talar en el ejido, hemos visto mucho la disminución de las lluvias. La gente de aquí no me dejará mentir: ha habido años que ni cosechas tenemos por la sequía de tanto que han talado al monte”, cuenta.

El joven campesino precisa que, aunque la tala de árboles por parte de sus vecinos de Tenextepec es común, en esta ocasión decidieron intervenir por tratarse de un espacio que se ubica a menos de un kilómetro de El Escobillo, en predios que forman parte del Parque Natural Cofre de Perote.

Foto: Eduardo Murillo | Diario de Xalapa

Por ello, dijo, es necesario que la autoridad federal lleve a cabo las investigaciones sobre este caso y, a futuro, se cerciore de que los programas de saneamiento sean cumplidos de manera correcta. “Ya está aquí la Profepa y la Conafor, pero ahora esperemos que si sea lo legal, a lo que debe ser y que castiguen a los responsables de esto porque no es justo que estén acabando con nuestros recursos, queremos que pare definitivamente y que se salgan de aquí”, dice.

Mientras señala los daños visibles en el área natural protegida, asegura que cuando se lleva a cabo el saneamiento forestal por algún tipo de plaga se debe quitar la corteza, fumigar la zona y desechar la madera mediante quemas controladas. No obstante, dijo, en esta ocasión ellos han constatado que los árboles derribados no estaban enfermos y que incluso han sido sacados del bosque en camiones para su aprovechamiento.

“Esto no es madera plagada, es madera comercial”, asegura mientras señala los troncos de árboles que han sido agrupados en varios montones alrededor del predio. Añade: “De hecho los carros los llevan a los aserraderos”.

NO HAY IRREGULARIDADES: TENEXTEPEC

José Javier Araujo López, presidente del Consejo de Vigilancia del Comisariado Ejidal de Tenextepec, reconoció que sí se está llevando a cabo un proceso de derribo de árboles, sin embargo, explicó que se trata de un proceso de saneamiento forestal de arbolado afectado por descortezadores que les solicitó la Comisión Nacional Forestal (Conafor).

Precisó que en el ejido se recibieron varios oficios por parte de las dependencias federales que les mandataban a realizar los trabajos en las áreas del Parque Nacional Cofre de Perote. Dijo que aunque se dudó en realizar este procedimiento, se decidió cumplir toda vez que de lo contrario los ejidatarios podrían hacerse acreedores a multas o sanciones. “La gente de aquí de El Escobillo se siente invadida, pero en ningún momento el ejido Tenextepec está haciendo cosas ilegales; eso se tiene que hacer porque es una plaga que se expande rápido”, dijo.

Araujo López dijo que los señalamientos de los comuneros de El Escobillo es que se están talando árboles que a simple vista lucen verdes, no obstante, precisó que una de las características de la plaga que les mandaron a detener es que comienza a dañar ‘de arriba hacia abajo’ por lo que la parte baja puede lucir bien, aunque la corona esté dañada.

Foto: Eduardo Murillo | Diario de Xalapa

Cuestionado sobre el procedimiento que se debe seguir en la ejecución del saneamiento, el presidente del Consejo de Vigilancia reconoció que los árboles talados no tendrían que salir de la zona, sin embargo, dado que no se cuenta con recursos para el trabajo, una vez pelado el árbol, quemadas las coronas con plagas y fumigadas las cáscaras, se le da aprovechamiento comercial. “El trozo que está más o menos se va apartando y ese se vende para soportar los gastos de lo que se va haciendo”, precisó.

De acuerdo al documento emitido por la Gerencia Estatal -cuya copia fue compartida vía digital con este medio de comunicación-, el saneamiento a realizar contempla una superficie de 75.53 hectáreas del ejido Tenextepec y sus anexos San Agustín y El Escobillo, así como un volumen de 1, 640.290 metros cúbicos de la especie Oyamel Abies religiosa afectada por la plaga Scolytus mundus. El tratamiento consiste en el derribo, descortezado y aplicación de químicos, mismo que tendría que estar concluido en febrero de 2021.

Ya ahorita es para que fuéramos en un 60 por ciento, pero no, apenas vamos en un 50 por ciento y es que nos dieron hasta enero y esa es la preocupación (…), ya mandamos comunicados de que está parado. Eso es lo que estamos trabajando, pero no es ninguna ilegalidad.

Advirtió que después de que se lleve a cabo el proceso de derribo de los árboles enfermos, el convenio con las dependencias federales establece que se tiene que llevar a cabo un proceso de reforestación con ejemplares de la misma especie. Esto, dijo, se llevará a cabo una vez que concluya las autoridades federales lleven a cabo la inspección y se pueda concluir el proceso de saneamiento. “Por eso el gobierno dice ‘ayúdate tantito con la madera que salga y esté buena porque después me vas a trabajar con la restauración del suelo’ y eso es lo que se va a hacer después de esto”.

Local

Califican a Veracruz como entidad segura para viajar

El Gobierno de Estados Unidos de América excluyó a Veracruz de la lista de los estados con riesgos por inseguridad

Local

Información en mi contra es falsa, mienten cobardemente: Éric Cisneros

Manifestó que no es la primera vez que se publica información inexacta de su persona

Policiaca

Libre exsubdirectora del DIF acusada de desvió de recursos

El 16 de abril de 2020 la FGE solicitó una orden de aprehensión en contra de 25 exfuncionarios que según estaban vinculados con el desvío de más de 112 mdp en agravio del Sistema DIF estatal

Local

Califican a Veracruz como entidad segura para viajar

El Gobierno de Estados Unidos de América excluyó a Veracruz de la lista de los estados con riesgos por inseguridad

Local

Información en mi contra es falsa, mienten cobardemente: Éric Cisneros

Manifestó que no es la primera vez que se publica información inexacta de su persona

Policiaca

Libre exsubdirectora del DIF acusada de desvió de recursos

El 16 de abril de 2020 la FGE solicitó una orden de aprehensión en contra de 25 exfuncionarios que según estaban vinculados con el desvío de más de 112 mdp en agravio del Sistema DIF estatal

Local

BENV avisa a sus estudiantes suspensión de la vacuna hasta nuevo aviso

La Dirección de la Escuela recibió a las 12:40 horas la indicación por parte de la autoridad estatal

Local

SCJN rechaza controversia constitucional del IVAI contra el INAI

Los magistrados resolvieron que la controversia constitucional promovida por el IVAI es improcedente por carecer de interés legítimo

Local

Garantizarán protección de datos personales durante comicios

La presidenta del IVAI, Naldy Rodríguez Lagunes expresó que los actores políticos deben adoptar medidas necesarias que garanticen la información personal de los votantes