/ viernes 10 de julio de 2020

Era un niño normal, dicen de quien presuntamente mató a la niña de Naolinco

A casi una semana del asesinato de la menor de 12 años, Naolinco está dolido y consternado por el asesinato de Reyna Isabel

Naolinco siente, sufre y llora su dolor. Y es que el asesinato de la pequeña Reyna Isabel el sábado pasado cimbró a una ciudadanía que nunca antes había vivido un caso de tal naturaleza.

Hoy parece que la “capital del zapato” dejó de ser la misma. La tranquilidad del pueblo se vio vulnerada por lo que llaman un “inexplicable crimen” en contra de un ser que al parecer su “único error” fue ser inocente. En una casa de la calle doctor Miguel Dorantes Cabañas, en el corazón de Naolinco, se halla un altar adornado con flores de varias especies y un par de fotografìas de Reyna Isabel.

El silencio es lógico en ese hogar. Las risas, las travesuras y los gritos de la pequeña dejaron de ser parte de esa alegría que compartía una familia unida y dedicada por años a la elaboración y venta de pan. Naolinco es un pueblo solidario y tras conocer la lamentable noticia acudió en días pasados en gran número a los funerales. “Son cosas inexplicables, que no entendemos por qué pasaron cuando sólo era una niña”, dijo una de las vecinas de la familia de Reyna Isabel.

La señora nos confió que conocía al chico que tienen detenido en calidad de presunto responsable. “Iba con mi nieta en la escuela y aquí vino a hacer tres o cuatro tareas y la verdad era un niño normal”, agregó. Asimismo, dijo que el chico, quien vive en una congregación, contactó a la niña mediante una red social.

Alberto Arellano es otro de los habitantes de esa localidad que además de dolor y tristeza siente rabia e impotencia. “A pesar que no conocía a la niña se siente una impotencia porque fue algo inhumano”, dijo.

“En Naolinco somos una familia y ese golpe nos pegó a todos porque desgraciadamente le quitan la vida a una pequeña. La verdad se queda uno sin palabras”. Alberto Arellano se unió al grito de todos para exigir justicia y que este cruel crimen no sea cobijado por la impunidad. “Ojalá se haga justicia, que pague quien tenga que pagar y que caiga todo el peso de la ley sobre quien tenga que caer”.

Por su parte, doña Adela García también se dijo consternada por la muerte de la pequeña Reyna Isabel. “Es algo muy triste, en realidad uno como madre siente la pena y el sufrimiento de ella, es algo que no se había visto antes y que te hace ponerte en la carne de la mamá de la niña”.

“Es muy triste, pero esperemos que su muerte no quede impune y llegue la justicia”, precisó.

Una vendedora del parque también lamentó el deceso de la niña. “No no no, no tenemos palabras, es muy doloroso para una pequeñita que apenas empieza a descubrir la vida, créalo que nos duele porque la conocíamos y la veíamos pasar por aquí porque vendía pan”.

Don Toño lamentó el crimen. “Bueno pienso que eso estuvo muy mal, que es de cobardes porque los que somos padres esto nos duele, nos pone tristes”.

“La gente siente odio y coraje porque definitivamente en un caso de esos creo que no se aguanta uno, pero esperemos que la ley haga su trabajo”, finalizó. Hoy Naolinco está dolido. La muerte de Reyna Isabel caló en lo más hondo de sus raíces, de su vida y su historia porque fue un crimen que duele, que lastima, que lacera.

A unos 350 metros de la entrada al centro de Naolinco hallaron el domingo el cuerpo sin vida de Reyna Isabel. Reyna Isabel y su presunto asesino habrían caminado por la calle Camino a Las Fuentes y bajaron unos 100 metros hasta llegar a un sitio solitario, a unos 15 metros de un puente colgante y una casa abandonada con el letrero que dice “No pase, propiedad privada”.

Naolinco siente, sufre y llora su dolor. Y es que el asesinato de la pequeña Reyna Isabel el sábado pasado cimbró a una ciudadanía que nunca antes había vivido un caso de tal naturaleza.

Hoy parece que la “capital del zapato” dejó de ser la misma. La tranquilidad del pueblo se vio vulnerada por lo que llaman un “inexplicable crimen” en contra de un ser que al parecer su “único error” fue ser inocente. En una casa de la calle doctor Miguel Dorantes Cabañas, en el corazón de Naolinco, se halla un altar adornado con flores de varias especies y un par de fotografìas de Reyna Isabel.

El silencio es lógico en ese hogar. Las risas, las travesuras y los gritos de la pequeña dejaron de ser parte de esa alegría que compartía una familia unida y dedicada por años a la elaboración y venta de pan. Naolinco es un pueblo solidario y tras conocer la lamentable noticia acudió en días pasados en gran número a los funerales. “Son cosas inexplicables, que no entendemos por qué pasaron cuando sólo era una niña”, dijo una de las vecinas de la familia de Reyna Isabel.

La señora nos confió que conocía al chico que tienen detenido en calidad de presunto responsable. “Iba con mi nieta en la escuela y aquí vino a hacer tres o cuatro tareas y la verdad era un niño normal”, agregó. Asimismo, dijo que el chico, quien vive en una congregación, contactó a la niña mediante una red social.

Alberto Arellano es otro de los habitantes de esa localidad que además de dolor y tristeza siente rabia e impotencia. “A pesar que no conocía a la niña se siente una impotencia porque fue algo inhumano”, dijo.

“En Naolinco somos una familia y ese golpe nos pegó a todos porque desgraciadamente le quitan la vida a una pequeña. La verdad se queda uno sin palabras”. Alberto Arellano se unió al grito de todos para exigir justicia y que este cruel crimen no sea cobijado por la impunidad. “Ojalá se haga justicia, que pague quien tenga que pagar y que caiga todo el peso de la ley sobre quien tenga que caer”.

Por su parte, doña Adela García también se dijo consternada por la muerte de la pequeña Reyna Isabel. “Es algo muy triste, en realidad uno como madre siente la pena y el sufrimiento de ella, es algo que no se había visto antes y que te hace ponerte en la carne de la mamá de la niña”.

“Es muy triste, pero esperemos que su muerte no quede impune y llegue la justicia”, precisó.

Una vendedora del parque también lamentó el deceso de la niña. “No no no, no tenemos palabras, es muy doloroso para una pequeñita que apenas empieza a descubrir la vida, créalo que nos duele porque la conocíamos y la veíamos pasar por aquí porque vendía pan”.

Don Toño lamentó el crimen. “Bueno pienso que eso estuvo muy mal, que es de cobardes porque los que somos padres esto nos duele, nos pone tristes”.

“La gente siente odio y coraje porque definitivamente en un caso de esos creo que no se aguanta uno, pero esperemos que la ley haga su trabajo”, finalizó. Hoy Naolinco está dolido. La muerte de Reyna Isabel caló en lo más hondo de sus raíces, de su vida y su historia porque fue un crimen que duele, que lastima, que lacera.

A unos 350 metros de la entrada al centro de Naolinco hallaron el domingo el cuerpo sin vida de Reyna Isabel. Reyna Isabel y su presunto asesino habrían caminado por la calle Camino a Las Fuentes y bajaron unos 100 metros hasta llegar a un sitio solitario, a unos 15 metros de un puente colgante y una casa abandonada con el letrero que dice “No pase, propiedad privada”.

Local

Conoce la ciudad veracruzana que tiene reportadas 600 fiestas en tiempos de Covid

Personas reportan este tipo de eventos vía telefónica a las autoridades quienes lo único que pueden hacer es llamarles la atención

Local

Crece simpatía por prohibir venta de chatarra a niños veracruzanos

El objetivo es proteger la salud de la infancia, pues es bien sabido que en el estado también se sufre de problemas como hipertensión, diabetes y obesidad: abogado

Cultura

A sus 86 años, la poesía recorre sus venas

La poeta veracruzana Elba Prior tiene 16 libros y dos discos de poemas, aunque también le han antologado en alrededor de 30 obras

Mundo

EU y China trasladan guerra a turbia senda

Trump veta a TikTok y WeChat, anuncian movilizaciones militares por Taiwán y sancionan a funcionarios de Hong Kong

Local

Amigurumis, la salida de una madre soltera ante el desempleo por pandemia

Se elaboran con una técnica que se origina en Japón y consiste en tejer pequeños muñequitos con crochet

Local

¿Dar a luz con una partera? Esta opción va ganando adeptos

Ante la llegada del virus SARS-CoV-2 que pone en lista de espera a mujeres en etapa gestacional, la partería se levanta como una aliada para el nacimiento

Cultura

A sus 86 años, la poesía recorre sus venas

La poeta veracruzana Elba Prior tiene 16 libros y dos discos de poemas, aunque también le han antologado en alrededor de 30 obras

Deportes

Veracruz y el sueño del futbol profesional

Tras semanas de negociaciones, a inicios del mes de julio se confirmaría que el estadio Luis “Pirata Fuente, sería casa de ambos equipos