/ domingo 19 de septiembre de 2021

La leyenda de las botas militares en conocido parque

Cuenta la historia que el parque fue inaugurado en 1855 y, aunque tropas francesas la destruyeron en 1862, logró reconstruirse y continuar mejorándose

Orizaba, Ver.-.- En Orizaba, Pueblo Mágico, lugar lleno de historia pero también de leyendas, existe la de las botas de militar que caminan por los pasillos de la alameda “Francisco Gabilondo Soler”, y que suelen espantar a las parejas de enamorados que utilizan una banca como su nido de amor.

Cuenta la historia que el parque fue inaugurado en 1855 y, aunque tropas francesas la destruyeron en 1862, logró reconstruirse y continuar mejorándose. Frente a la Alameda se ubica la escuela conocida como La Cantonal, donde dicen que hubo un cuartel militar, es donde se dice que escuchan a “las botas que caminan solas”.

Fernando Gómez, vecino del barrio, con 85 años a cuestas, recuerda la leyenda tiene como escenario la escuela Cantonal donde se albergó el Instituto de Educación Física, los fines de semana. Esa institución tiene al frente, una gran extensión de jardín, que da en los días de neblina, una vista misteriosa, como la de la Alameda.

Cuenta la leyenda que un sábado, cuando un grupo de estudiantes junto con su docente esperaban que les abrieran la puerta del salón de clases, escucharon ruidos extraños, como si alguien arrastrara los pies.

Notaron que los pasos se acercaban y voltearon a ver de quién se trataba, pero nadie se presentó. Esto mismo sucedió un par de veces más, aumentando la incertidumbre en quienes los había escuchado, pues nunca veían a persona alguna acercarse, ni que alguien estuviera cerca.

Leyenda Orizaba Cantonal / Foto: Miguel Castillo | El Sol de Orizaba

En una de esas ocasiones, los estudiantes que escucharon el caminar de las botas, sintieron una ráfaga de aire frío que hizo que se les erizara el vello del cuerpo; fue entonces que observaron un par de botas militares que caminaba sobre la barda de la escuela y presurosa atravesaba la calle dirigiéndose a la Alameda.

Te puede interesar:

En su memoria quedó grabada la imagen como una fotografía: las botas caminaron solas hasta llegar a un frondoso árbol donde desaparecieron, sin dejar rastro alguno.

Leyenda Orizaba Cantonal / Foto: Miguel Castillo | El Sol de Orizaba

Los estudiantes, atónitos, se preguntaban si había sido real la escena que presenciaron. Más tarde, cuando el conserje llegó a abrir el salón, encontró a los estudiantes pálidos, espantados y tratando de explicarse lo que habían visto.

Te puede interesar: Estos árboles son como los riñones

Preguntaron al conserje si había notado que sucedieran cosas extrañas o si alguna ocasión había escuchado ruidos que no tenían explicación, y para su sorpresa, les dijo que estaba acostumbrado a escuchar ruidos raros y a ver sombras en el viejo edificio escolar.

Leyenda Orizaba Cantonal / Foto: Miguel Castillo | El Sol de Orizaba

“Una vez vi cómo unas botas bajaron la barda, como si alguien las guiara y se dirigieron al grueso tronco de un árbol que estaba cerca, en donde se esfumaron”, les dijo, confirmando así que lo que habían visto ellos no había sido una alucinación.

Desde entonces, vecinos de la alameda de Orizaba, que han crecido escuchando esta y otras leyendas, como don Fernando; cuando escuchan pasos y no ven a nadie cerca, atribuyen el sonido a las botas militares que caminan solas por los pasillos de la escuela y la barda.

Orizaba, Ver.-.- En Orizaba, Pueblo Mágico, lugar lleno de historia pero también de leyendas, existe la de las botas de militar que caminan por los pasillos de la alameda “Francisco Gabilondo Soler”, y que suelen espantar a las parejas de enamorados que utilizan una banca como su nido de amor.

Cuenta la historia que el parque fue inaugurado en 1855 y, aunque tropas francesas la destruyeron en 1862, logró reconstruirse y continuar mejorándose. Frente a la Alameda se ubica la escuela conocida como La Cantonal, donde dicen que hubo un cuartel militar, es donde se dice que escuchan a “las botas que caminan solas”.

Fernando Gómez, vecino del barrio, con 85 años a cuestas, recuerda la leyenda tiene como escenario la escuela Cantonal donde se albergó el Instituto de Educación Física, los fines de semana. Esa institución tiene al frente, una gran extensión de jardín, que da en los días de neblina, una vista misteriosa, como la de la Alameda.

Cuenta la leyenda que un sábado, cuando un grupo de estudiantes junto con su docente esperaban que les abrieran la puerta del salón de clases, escucharon ruidos extraños, como si alguien arrastrara los pies.

Notaron que los pasos se acercaban y voltearon a ver de quién se trataba, pero nadie se presentó. Esto mismo sucedió un par de veces más, aumentando la incertidumbre en quienes los había escuchado, pues nunca veían a persona alguna acercarse, ni que alguien estuviera cerca.

Leyenda Orizaba Cantonal / Foto: Miguel Castillo | El Sol de Orizaba

En una de esas ocasiones, los estudiantes que escucharon el caminar de las botas, sintieron una ráfaga de aire frío que hizo que se les erizara el vello del cuerpo; fue entonces que observaron un par de botas militares que caminaba sobre la barda de la escuela y presurosa atravesaba la calle dirigiéndose a la Alameda.

Te puede interesar:

En su memoria quedó grabada la imagen como una fotografía: las botas caminaron solas hasta llegar a un frondoso árbol donde desaparecieron, sin dejar rastro alguno.

Leyenda Orizaba Cantonal / Foto: Miguel Castillo | El Sol de Orizaba

Los estudiantes, atónitos, se preguntaban si había sido real la escena que presenciaron. Más tarde, cuando el conserje llegó a abrir el salón, encontró a los estudiantes pálidos, espantados y tratando de explicarse lo que habían visto.

Te puede interesar: Estos árboles son como los riñones

Preguntaron al conserje si había notado que sucedieran cosas extrañas o si alguna ocasión había escuchado ruidos que no tenían explicación, y para su sorpresa, les dijo que estaba acostumbrado a escuchar ruidos raros y a ver sombras en el viejo edificio escolar.

Leyenda Orizaba Cantonal / Foto: Miguel Castillo | El Sol de Orizaba

“Una vez vi cómo unas botas bajaron la barda, como si alguien las guiara y se dirigieron al grueso tronco de un árbol que estaba cerca, en donde se esfumaron”, les dijo, confirmando así que lo que habían visto ellos no había sido una alucinación.

Desde entonces, vecinos de la alameda de Orizaba, que han crecido escuchando esta y otras leyendas, como don Fernando; cuando escuchan pasos y no ven a nadie cerca, atribuyen el sonido a las botas militares que caminan solas por los pasillos de la escuela y la barda.

Local

¿Cuántos casos de violencia de género atiende la UV?; ya hay sanciones

Actualmente la UV atiende 16 quejas y se llevan a cabo bajo la legislación universitaria

Local

Maestros: ¿Por qué temen que su nómina se "federalice"?

Algunas prestaciones para el gremio docente podrían desaparecer, dice Alejandro Cucurachi

Local

Activistas ponen bicicleta blanca en Campo de Tiro, ¿qué significa?

Integrantes de Physis Ciclovida AC Xalapa hicieron una rodada pacífica para exigir justica para ciclista atropellado

Justicia

Extraditan a EU a Mario Cárdenas Guillén, exlíder del Cártel del Golfo

El embajador Ken Salazar confirmó su extradición por los delitos de asociación delictuosa y contra la salud

Local

Aquarium: Fin a 30 años de permanecer a grupo empresarial, dice Cazarín

"Lo que es del pueblo debe ser para el pueblo”, dice Gómez Cazarín

Policiaca

¿Intentaron secuestrar a un menor de edad?; lo que sabemos

Hay operativo en Coxquihui en busca de camioneta blanca

Local

Maestros: ¿Por qué temen que su nómina se "federalice"?

Algunas prestaciones para el gremio docente podrían desaparecer, dice Alejandro Cucurachi

Deportes

Juan Diego Martínez, el mexicano que tocó el piano en la cima más alta del mundo

El deportista tricolor celebró su hito tocando una pieza musical en un teclado, creando una marca por ser la interpretación de piano a mayor altura

Local

¿Por qué celebra Anilú Ingram salida de Ramos Alor?; declara diputada

Ramos Alor fue un secretario misógino y violentador, dice diputada Anilú Ingram