/ sábado 20 de marzo de 2021

¿No quieres que haya virus?, "el planeta no existiría"

La bióloga Rebeca Toledo advierte que los virus y bacterias son esenciales para nuestra supervivencia

El planeta es de virus, no se podría concebir la vida sin éstos. Si éstos, incluido el Sars-Cov2 y el que causa el ébola, los humanos seríamos felices sólo 24 horas, después desapareceríamos, así es el impacto que tienen en nuestras vidas, asentó la doctora cronobióloga Rebeca Toledo Cárdenas al abordar el tema en la Semana Mundial del Cerebro (SMC).

La coordinadora de la SMC e investigadora del Instituto de Investigaciones Cerebrales (Iice) de la Universidad Veracruzana, explicó que los virus están presentes en el cáncer, en la reproducción y en la alimentación. Gran parte de nuestro peso son virus y bacterias.

El rinovirus que se parece mucho al Covid-19, es uno de los más exitosos del planeta pues existe desde antes de Cristo y al igual que el coronavirus hincha la célula hasta que revienta, se va a otra y continúa propagándose e inunda la garganta y los pulmones.

Las células infecciosas liberan células inmunitarias que defienden el cuerpo inflamándose y se llenan de moco de ahí que los remedios de las abuelas aconsejen tomar tés e infusiones con limón y miel como sucedía hace unos mil 500 años antes de Cristo cuando se calentaban sustitutos porque aún no hay cura para el refriado común.

Foto ilustrativa | David Bello

También hace 200 millones de años ya había virus del papiloma porque portamos pedacitos de virus de nuestros antepasado; el papiloma humano lo tenemos el 70 por ciento de los seres humanos pero no es tan “tonto” para matar a los individuos porque necesita seguir infectando, “es un poco silente”, asentó.

La doctora Toledo Cárdenas indicó que todos los organismos pueden ser infectados, por lo que los virus pueden pasar de una época a la otra, así como que el mundo no sería lo que es sin éstos que no son tan feos ni tan malos, sólo que cuando le pegan a la economía, como ha sucedido con el Sars-Cov2, es cuando se les considera malignos.

Existe una gran cantidad de virus benéficos, reiteró, puesto que eliminar los que viven en el mar, donde cada litro de agua contiene alrededor de 100 mil millones de virus, podría provocar calentamiento global.

Cada litro de agua genera cien millones de virus, lo que supone la matriz de todo lo viviente, asentó, así como que la nieve microbiana, compuesta de residuos sólidos, cuando se desgaja va al fondo marino y tiene la capacidad de enfriar al planeta. Los residuos desprenden CO2 que mantiene a raya a los virus.

Rebeca Toledo, investigadora de la UV | Foto: Cortesía UV

Dijo que en un estudio que se realizó con algas del Golfo de México se encontró que de 1.8 millones de virus, sólo el 10 por ciento tenían vínculos con algún ser, pero que el 90 por ciento eran desconocidos para la comunidad científica.

La cuarta parte de la fotosíntesis del mundo se hace en los océanos porque hay flotando virus que hacen fotosíntesis, los que buscan nuevo huésped. La Elysia Chlorotica fotosintetiza a través de las bacterias y virus.

La especialista concluyó que todos los linajes vamos a ser habitados por virus: somos parte de los virus y que si somos organismos placentarios se debió a éstos. No somos entidades separadas, los virus son esenciales para nuestra supervivencia, por lo que mientras más conozco a los hombres, más quiero a mis virus”.

El planeta es de virus, no se podría concebir la vida sin éstos. Si éstos, incluido el Sars-Cov2 y el que causa el ébola, los humanos seríamos felices sólo 24 horas, después desapareceríamos, así es el impacto que tienen en nuestras vidas, asentó la doctora cronobióloga Rebeca Toledo Cárdenas al abordar el tema en la Semana Mundial del Cerebro (SMC).

La coordinadora de la SMC e investigadora del Instituto de Investigaciones Cerebrales (Iice) de la Universidad Veracruzana, explicó que los virus están presentes en el cáncer, en la reproducción y en la alimentación. Gran parte de nuestro peso son virus y bacterias.

El rinovirus que se parece mucho al Covid-19, es uno de los más exitosos del planeta pues existe desde antes de Cristo y al igual que el coronavirus hincha la célula hasta que revienta, se va a otra y continúa propagándose e inunda la garganta y los pulmones.

Las células infecciosas liberan células inmunitarias que defienden el cuerpo inflamándose y se llenan de moco de ahí que los remedios de las abuelas aconsejen tomar tés e infusiones con limón y miel como sucedía hace unos mil 500 años antes de Cristo cuando se calentaban sustitutos porque aún no hay cura para el refriado común.

Foto ilustrativa | David Bello

También hace 200 millones de años ya había virus del papiloma porque portamos pedacitos de virus de nuestros antepasado; el papiloma humano lo tenemos el 70 por ciento de los seres humanos pero no es tan “tonto” para matar a los individuos porque necesita seguir infectando, “es un poco silente”, asentó.

La doctora Toledo Cárdenas indicó que todos los organismos pueden ser infectados, por lo que los virus pueden pasar de una época a la otra, así como que el mundo no sería lo que es sin éstos que no son tan feos ni tan malos, sólo que cuando le pegan a la economía, como ha sucedido con el Sars-Cov2, es cuando se les considera malignos.

Existe una gran cantidad de virus benéficos, reiteró, puesto que eliminar los que viven en el mar, donde cada litro de agua contiene alrededor de 100 mil millones de virus, podría provocar calentamiento global.

Cada litro de agua genera cien millones de virus, lo que supone la matriz de todo lo viviente, asentó, así como que la nieve microbiana, compuesta de residuos sólidos, cuando se desgaja va al fondo marino y tiene la capacidad de enfriar al planeta. Los residuos desprenden CO2 que mantiene a raya a los virus.

Rebeca Toledo, investigadora de la UV | Foto: Cortesía UV

Dijo que en un estudio que se realizó con algas del Golfo de México se encontró que de 1.8 millones de virus, sólo el 10 por ciento tenían vínculos con algún ser, pero que el 90 por ciento eran desconocidos para la comunidad científica.

La cuarta parte de la fotosíntesis del mundo se hace en los océanos porque hay flotando virus que hacen fotosíntesis, los que buscan nuevo huésped. La Elysia Chlorotica fotosintetiza a través de las bacterias y virus.

La especialista concluyó que todos los linajes vamos a ser habitados por virus: somos parte de los virus y que si somos organismos placentarios se debió a éstos. No somos entidades separadas, los virus son esenciales para nuestra supervivencia, por lo que mientras más conozco a los hombres, más quiero a mis virus”.

Local

Sin vaquillada, Teocelo vibró con los tapetes y la fe a la virgen de la Asunción

Se respetó el reglamento del maltrato animal y Teocelo festejó con sus tradicionales desfiles y tapetes

Local

Cabildo de Sayula de Alemán pide que Síndico asuma la presidencia municipal

En un noticiero nacional la alcaldesa Lorena Sánchez denunció que su hijo menor de tres años había sido secuestrado

Local

Gobierno municipal avala construcción de torre "Orgullo Veracruzano" de 10 niveles

La torre Orgullo Veracruzano servirá para albergar oficinas administrativas de la Secretaría de Educación de Veracruz y Protección Civil

Gossip

¡Más metal en Xalapa! Habrá concierto de thrash, speed y black metal; sede y precio

Este sábado 20 de agosto vendrán bandas de CDMX, Zacatecas y Puebla a cimbrar al público xalapeño

Salud

Gobierno escocés proporcionará productos de higiene menstrual de forma gratuita

Escocia ya proponía desde 2018 que se dieran de forma gratuita compresas y tampones en los colegios y universidades

Sociedad

Nuevo León espera lluvias consecutivas por 14 días

Conagua informó que la Presa La Boca, registra un llenado del 8.8 por ciento de su capacidad total, mientras que Cerro Prieto ha tenido un incremento de 350 mil metros cúbicos

Sociedad

Delincuentes en BC aprovecharon escasa vigilancia para quemar vehículos: Sedena

Según el titular de la Sedena, los responsables buscaron y estudiaron bien los lugares donde se harían los ataques, haciendo parecer que no había vigilancia

Local

No hay vuelta atrás: Así fue el regreso presencial en la UV

Nerviosos y con cubrebocas muchos regresaron a las aulas