/ sábado 22 de septiembre de 2018

Organilleros denuncian acoso de Comercio local

En otras ciudades “nos valoran y promueven las melodías, pero aquí nos corren”

Veracruz, Ver.- Mientras en otras ciudades “nos valoran y promueven las melodías del organillo”, en este municipio “los corren” y les exigen un pago de 200 pesos, denunciaron los organilleros procedentes de la Ciudad de México, pero que recorren ciudades del país llevando esta singular música.

Jony de la Cruz, organillero del grupo “Patas”, comentó que otros municipios gustan de preservar la música del organillo, más aún cuando se trata de un instrumento original de silbato y que funciona a través de aire, porque en la actualidad estos equipos ya vienen con una grabadora.

Sin embargo, aseguran que en el municipio de Veracruz sufren el acoso de parte de elementos de la dirección de Comercio que les prohíben tocar en algunos sitios y les exigen un pago de 200 pesos.

“No nos dejan trabajar, nos corren, nos piden un pago de 200 pesos y nosotros vamos caminando llevando esta música de tradición”, dijo.

Comentó que él junto con sus primos hermanos son la cuarta generación en la familia que se dedica a promover la música del también llamado “cilindrero”, debido a que las melodías son grabadas en cintas o cilindros de papel o metal por medio de perforaciones.

Procedentes de la Ciudad de México se dedican a recorrer varias ciudades del estado, llevando esta música que nació desde la época de la Revolución Mexicana, cuando Francisco Villa le pidió a sus soldados llevar los organillos a los pueblos y tener un poco de alegría, pese a la crisis que enfrentaba el país.

“Nos dedicamos a recorrer distintas ciudades del país para promover las melodías del organillo; éste es un organillo original, que funciona a base de viento, con una maquinita como la de las cajitas musicales y da la música con silbatos y aire; tiene ocho canciones”, dijo.

Estimó que a nivel país quedan menos de 30 organillos originales debido a que su mantenimiento es muy caro y en la actualidad los que se producen funcionan con una grabadora adaptada. El changuito, que era característica de los organillos, ahora también es de peluche, debido a que ya no se les permite trabajar con animales.


Veracruz, Ver.- Mientras en otras ciudades “nos valoran y promueven las melodías del organillo”, en este municipio “los corren” y les exigen un pago de 200 pesos, denunciaron los organilleros procedentes de la Ciudad de México, pero que recorren ciudades del país llevando esta singular música.

Jony de la Cruz, organillero del grupo “Patas”, comentó que otros municipios gustan de preservar la música del organillo, más aún cuando se trata de un instrumento original de silbato y que funciona a través de aire, porque en la actualidad estos equipos ya vienen con una grabadora.

Sin embargo, aseguran que en el municipio de Veracruz sufren el acoso de parte de elementos de la dirección de Comercio que les prohíben tocar en algunos sitios y les exigen un pago de 200 pesos.

“No nos dejan trabajar, nos corren, nos piden un pago de 200 pesos y nosotros vamos caminando llevando esta música de tradición”, dijo.

Comentó que él junto con sus primos hermanos son la cuarta generación en la familia que se dedica a promover la música del también llamado “cilindrero”, debido a que las melodías son grabadas en cintas o cilindros de papel o metal por medio de perforaciones.

Procedentes de la Ciudad de México se dedican a recorrer varias ciudades del estado, llevando esta música que nació desde la época de la Revolución Mexicana, cuando Francisco Villa le pidió a sus soldados llevar los organillos a los pueblos y tener un poco de alegría, pese a la crisis que enfrentaba el país.

“Nos dedicamos a recorrer distintas ciudades del país para promover las melodías del organillo; éste es un organillo original, que funciona a base de viento, con una maquinita como la de las cajitas musicales y da la música con silbatos y aire; tiene ocho canciones”, dijo.

Estimó que a nivel país quedan menos de 30 organillos originales debido a que su mantenimiento es muy caro y en la actualidad los que se producen funcionan con una grabadora adaptada. El changuito, que era característica de los organillos, ahora también es de peluche, debido a que ya no se les permite trabajar con animales.


Policiaca

Fingen ser pasajeros para encajuelar a taxista y asaltarlo

Una vez arriba del vehículo, lo amagaron a punta de pistola para asaltarlo y quitarle las llaves del vehículo

Local

Cuitláhuac blindaría Veracruz para evitar fugas de Yunes y Winckler

El gobernador precisó que la denuncia en contra de Yunes Linares se encuentra en la etapa de investigación, de ahí que surja el exhorto de los senadores de Morena para evitar que escapen y sean imputados

Local

Confirmadas 2 muertes por dengue en Veracruz; van 4 mil 126 casos

El secretario de Salud, Roberto Ramos Alor, aseguró que Xalapa, Coatzacoalcos, Martínez de la Torre y Coatepec, son los municipios donde ha habido brotes

Política

Mijis denuncia que casi pierde el ojo tras agresión con piedra en San Luis

"Creo que fue por las amenazas de la dirigente del PT", señaló el Mijis tras agresión

Local

[Video] Simulacros en escuelas, plazas y oficinas de Veracruz

Como parte de la conmemoración del día nacional de Protección Civil

Local

Veracruz primer lugar en incidencia del secuestro: Alto al Secuestro

La organización civil liderada por Isabel Miranda de Wallace contabilizó mil 703 víctimas en lo que va de la actual administración de Morena

Tecnología

Huawei lanza su primer smartphone sin aplicaciones Google

"A causa de la prohibición estadounidense (...) no podemos preinstalar" las aplicaciones Google, declaró Richard Yu, responsable de servicios al consumidor de Huawei

Local

Nadia Tadeo lleva 13 años en dependencia y "en ese entonces no había yunismo": Maldonado

La falta de profesionalización de esa área cuesta vidas y es el tiempo de Leticia Tadeo en la dependencia, comenta

Local

Analiza PRI sumarse a juicio político contra el gobernador

Señala que el Gobierno Federal le devuelve el poder a la CNTE como un pago político