/ domingo 6 de septiembre de 2020

Relatos Dominicales: Policías acosadores

En esta entrega te traemos la historia de “Mireya” a quien “Los policías la acosan, extorsionan y le pedían derecho de piso”

Se llama Mario, pero desde niño le gustaba que le llamaran Mire, de “Mireya” o “Mireia”, con el acento jarocho de la costa. Al principio le gustó ese nombre por su ritmo, por su cadencia.

Un día, a la orilla del mar, al pie de unas escolleras, como Demóstenes, el gran orador tartamudo, gritó su nombre masculino, para tratar de asimilarlo y en la lejanía, entre la brisa y el golpeteo de las olas escuchó un eco: “mireiaaaaaaaa”. Desde ese día dejó de tener dudas de quién era.

Más tarde, un maestro que lo involucró en libros y lecturas, le contó que el nombre podía significar “maravilla”, “mirar”, “admirar”, “admirable”, “digno de admiración” o “espejo”. Todos esos nombres le fascinaron, porque le gustaba que hombres y mujeres le admiraran, sobre todo cuando levantaba el derrière con leggings y sentía que despertaba deseos.

II

En los bares y cafés de la ciudad descubrió un mundo inimaginable de “hombres”, aparentemente heterosexuales, que deseaban encuentros arriesgados y así, primero con amigos, se fue entregando a una práctica cotidiana de servicios sexuales que le permitió sobrevivir en este mundo de apariencias.

Trató de organizar su propio negocio, pero “chulos” o “padrotes”, controladores de todos los negocios del bajo mundo, se le cruzaron en el camino, ofreciendo “protección” a cambio de tranquilidad. Al final, terminó en una avenida de la ciudad en donde si bien tuvo buenos clientes, también se vio sometido al acoso de la policía de la localidad. Los uniformados encontraron entre prostitutas y homosexuales, un modo de diversión y de vida. En sus rondines cotidianos los acosaban, los ofendían y los maltrataban.

III

Esto ya no es posible, me dijo Mario, serio, compungido, casi lloroso. He tenido como clientes algunos policías. Y sí, les gusta estar conmigo, pero lo hacen a escondidas de sus compañeros. Sin embargo, su actuación ha sido casi siempre de maltrato. Los policías ocupan el primer lugar en discriminación. Muchas compañeras y compañeros han tenido que abandonar su trabajo, por el acoso tan grande. Respira profundo, toma aire y con el rostro semicubierto, por el tapabocas, acusa que la dependencia de seguridad no ha cumplido con el Protocolo de atención a la población de diversidad sexual que se publicó el 26 de agosto de 2019, el cual califica de “letra muerta”. Han denunciado los casos de acoso. Van más de 30 denuncias en 2020, pero los legajos duermen el sueño de los justos en las oficinas de “Asuntos Internos”. Otras denuncias no se hacen, por temor a represalias, refiere. “Mireia” se refiere también a sus compañeras, trabajadoras sexuales, que arriesgan su vida por llevar un pan a la mesa de su casa. “Los policías las acosan, las extorsionan, les piden derecho de piso”.

Se llama Mario, pero desde niño le gustaba que le llamaran Mire, de “Mireya” o “Mireia”, con el acento jarocho de la costa. Al principio le gustó ese nombre por su ritmo, por su cadencia.

Un día, a la orilla del mar, al pie de unas escolleras, como Demóstenes, el gran orador tartamudo, gritó su nombre masculino, para tratar de asimilarlo y en la lejanía, entre la brisa y el golpeteo de las olas escuchó un eco: “mireiaaaaaaaa”. Desde ese día dejó de tener dudas de quién era.

Más tarde, un maestro que lo involucró en libros y lecturas, le contó que el nombre podía significar “maravilla”, “mirar”, “admirar”, “admirable”, “digno de admiración” o “espejo”. Todos esos nombres le fascinaron, porque le gustaba que hombres y mujeres le admiraran, sobre todo cuando levantaba el derrière con leggings y sentía que despertaba deseos.

II

En los bares y cafés de la ciudad descubrió un mundo inimaginable de “hombres”, aparentemente heterosexuales, que deseaban encuentros arriesgados y así, primero con amigos, se fue entregando a una práctica cotidiana de servicios sexuales que le permitió sobrevivir en este mundo de apariencias.

Trató de organizar su propio negocio, pero “chulos” o “padrotes”, controladores de todos los negocios del bajo mundo, se le cruzaron en el camino, ofreciendo “protección” a cambio de tranquilidad. Al final, terminó en una avenida de la ciudad en donde si bien tuvo buenos clientes, también se vio sometido al acoso de la policía de la localidad. Los uniformados encontraron entre prostitutas y homosexuales, un modo de diversión y de vida. En sus rondines cotidianos los acosaban, los ofendían y los maltrataban.

III

Esto ya no es posible, me dijo Mario, serio, compungido, casi lloroso. He tenido como clientes algunos policías. Y sí, les gusta estar conmigo, pero lo hacen a escondidas de sus compañeros. Sin embargo, su actuación ha sido casi siempre de maltrato. Los policías ocupan el primer lugar en discriminación. Muchas compañeras y compañeros han tenido que abandonar su trabajo, por el acoso tan grande. Respira profundo, toma aire y con el rostro semicubierto, por el tapabocas, acusa que la dependencia de seguridad no ha cumplido con el Protocolo de atención a la población de diversidad sexual que se publicó el 26 de agosto de 2019, el cual califica de “letra muerta”. Han denunciado los casos de acoso. Van más de 30 denuncias en 2020, pero los legajos duermen el sueño de los justos en las oficinas de “Asuntos Internos”. Otras denuncias no se hacen, por temor a represalias, refiere. “Mireia” se refiere también a sus compañeras, trabajadoras sexuales, que arriesgan su vida por llevar un pan a la mesa de su casa. “Los policías las acosan, las extorsionan, les piden derecho de piso”.

Local

Canje de placas a última hora: Requisitos, sedes y horarios para hacer el trámite

Las personas que no hagan el cambio de placas, para 2023 recibirán sanciones de parte de Tránsito del Estado

Local

Búsqueda termina en dolor: Hallan cuerpos de Paola y Francisco en región de Orizaba

Familiares de Paola Itatí y José Francisco fueron notificados de la aparición de sus cuerpos en los límites de los municipios de Nogales y Ciudad Mendoza

Local

María Fernanda demuestra capacidad y fuerza en el buque Cuauhtémoc; su historia

A veces pasan hasta 2 meses sin ver a su familia, pero su preparación es lo más importante, señala la cadete María Mezquita

Policiaca

Atacan a tiros a automovilista en Xalapa; buscan a los agresores

Los delincuentes les dispararon desde un vehículo en movimiento aparentemente con la intención de asaltarlo a la altura de Plaza Américas en Xalapa

Justicia

Presidencia y Diputados continúan lucha contra acuerdo que limita a AMLO

El pasado 8 de junio el Tribunal Electoral determinó que Claudia Sheinbaum, así como otros 16 gobernadores de Morena cometieron delitos electorales durante la revocación

Sociedad

Trasladan cuerpos de sacerdotes jesuitas a la capital de Chihuahua

Los cuerpos de los sacerdotes jesuitas fueron trasladados a la capital tras permanecer en funeraria Mausoleos Luz Eterna

Mundo

Manifestantes abandonan Quito, pero buscan reorganizarse

Diego Ordónez asegura que ya no hay integrantes de la Conaie en la ciudad de Quito, o (hay) un número muy pequeño, muy reducido

Policiaca

Automovilista se impacta contra grúa en la avenida 20 de Noviembre, todo sobre el caso

Al lugar del incidente acudieron elementos de la Policía Estatal y agentes de Tránsito y Seguridad, el cual se dio entre avenida 20 de Noviembre y la calle Cempoala de Xalapa

Sociedad

Caravana migrante llega a oficinas aduanales en Huixtla, Chiapas

Los migrantes que salieron de Tapachula el pasado viernes, pernoctaron en Huixtla donde decidieron descansar y se les otorgue la Forma Migratoria Múltiple