/ lunes 12 de marzo de 2018

Sueño de alumnos de bachillerato, estudiar en UV, pero no tienen dinero

Jóvenes de Teba requieren más de $60 mil para pagar 78 fichas de examen de admisión

Xalapa, Ver.- Agrónomos, educadores, enfermeros, químicos, contadores, científicos y hasta una licenciada en Lengua Inglesa son algunas de las aspiraciones de 78 jóvenes del Telebachillerato Guadalupe Victoria, de Tlalnelhuayocan.

Como cada año, los jóvenes de sexto semestre del Teba se dan a la tarea de luchar por conseguir un lugar en la Universidad Veracruzana, pero su esfuerzo va más allá de obtener buenas notas y pasar el examen de admisión, el primer reto es juntar los recursos para adquirir su ficha.

Los estudiantes requieren de más de 60 mil pesos para pagar las 78 fichas de examen que necesitan, cada una tiene un costo de 806 pesos y tienen hasta el 4 de abril para realizar el pago.

“Cada año va creciendo el número de aspirantes a cursar la universidad, y eso nos habla de que nuestros jóvenes quieren hacer más, saben que estudiar les dará mejores oportunidades para ellos y sus familias y eso para nosotros es un gran reto, lograr que todos puedan tener su ficha y tengan la oportunidad de presentar su examen”, indicó Santos Córdoba García, coordinador del Teba Guadalupe Victoria.

Para muchos de ellos, la situación económica es precaria, sus familias son de escasos recursos e incluso hay quienes viajan dos horas diarias para asistir a clases, por ello en el Teba los estudiantes y maestros organizan colectas, rifas, kermeses y venta de diversos artículos para ahorrar y adquirir las fichas, explicó Córdoba García.

SOÑAR QUE ES POSIBLE

En representación de los 78 aspirantes a continuar sus estudios, algunos alumnos comparten sus sueños y las dificultades que deben enfrentar para llevarlos a cabo, pero, sobre todo, lo que los impulsa a salir adelante.

“Yo quiero estudiar ingeniero agrónomo porque soy de rancho y me gusta lo que tiene que ver con la tierra; toda mi familia siembra en Acajete, así que quiero estudiar eso para saber cómo producir sin destruir el medio ambiente”, indicó Miguel Ángel Saldaña Vázquez.

Agregó: “Allá en el rancho no todos logran estudiar, la mayoría se dedica al campo y son pocas las oportunidades de salir adelante, hay quienes lo intentan pero no pueden terminar por la economía, por eso para mí es muy importante ingresar a la universidad y llegar hasta el final”.

Blanca Ofelia García Vázquez quiere estudiar Derecho: “Vengo de Mesa Chica, y para mí es importante demostrar a las personas de donde yo vivo que las mujeres podemos estudiar y esforzar igual que los hombres”.

Emocionado, David Fernández Sánchez señala: “Quiero estudiar Ingeniería Civil porque mi papá es albañil, y me gusta todo lo de las construcciones, así que quiero dedicarme a eso y darle mi estilo a los puentes, a los edificios. Es todo un reto, es dar un escalón muy grande, porque aquí hay muy pocos licenciados, arquitectos, y para mí es un compromiso querer ser uno de esos pocos que pongan en alto el nombre del municipio”.

Éricka Lizbeth Morales Morales también quiere ser agrónoma, “yo también soy de rancho, mi papá y mi mamá siembran papa, además es algo que me gusta y que conozco, y pues siento que al estudiar y ser profesionista podré ayudarlos más”.

Elizabeth Vasconcelos Hernández es la tesorera del equipo, ella quiere estudiar Sociología y nos platicó sobre las actividades que están realizando para recaudar fondos: “Llevamos un ahorro de aula, cada alumno va aportando a la semana lo que va pudiendo, desde 10 pesos incluso”; también realizarán kermeses, boteo y venta de productos artesanales hechos por ellos mismos.

EJEMPLOS A SEGUIR

El año pasado fueron 52 los estudiantes que trabajaron para pagar sus fichas para el examen de la UV, de los cuales 36 lograron un lugar.

Este sistema de hacer “vaquita” entre todos los estudiantes para darles la misma oportunidad de presentar el examen se aplica desde hace varios años como una forma de impulsar la solidaridad y no permitir que quienes tengan menos oportunidades económicas se queden en el camino. Esto ha generado historias de éxito entre los egresados, quienes regresan a su escuela para ayudar.

Anahí García Rodríguez es uno de esos ejemplos; actualmente estudia el décimo semestre de la licenciatura en Historia y dijo sentirse contenta “de haber logrado esto. En algún momento pensé que no iba a poder continuar, por economía y diferentes situaciones, pero cuando llegó el momento pude tener para la ficha de inscripción, y fue gracias al apoyo del maestro Santos y al trabajo que todos nuestros compañeros estuvimos haciendo para juntar el dinero que se pudo lograr y fue todo un éxito. Y ésta es mi historia que se hizo realidad, no sólo se quedó en sueño”.

Agregó que ahora ella regresa para ayudar a quienes están por salir a que también sigan adelante: “Para mí es devolver lo mucho que me dio el Teba y que ellos vivan la alegría que sentí al saber que había logrado un lugar en la universidad”. Para Anahí, además la satisfacción de ser universitaria tiene aún más impacto, porque está por egresar como historiadora y así convertirse en la primera licenciada de su familia.

María de los Ángeles Morales Martínez es una de los 36 alumnos de la generación pasada que quedó en la UV, ahora ella estudia el segundo semestre en Agronomía, y continúa esforzándose todos los días: “Lo valioso que aprendí en el Teba es que siempre se puede, que las cosas son difíciles pero no hay que darse por vencidos; así como yo tuve la oportunidad de seguir estudiando, otros también la merecen”, indicó.

Son muchas las historias de jóvenes a los que seguir estudiando más allá del telebachillerato les cambió la vida: “Los jóvenes tienen mucha presión social porque el medio no es idóneo, hay pobreza y también se ven tentados por la delincuencia, el camino fácil, así que para nosotros como maestros el reto es engancharlos para que estudien y que quieran ser universitarios”, agregó Córdoba García.

La meta para lograr los recursos de las fichas al examen es alta y pese a su esfuerzo aún les queda mucho por juntar, por tanto hacen un llamado a autoridades, empresarios y sociedad civil para que se sumen a la colecta o se animen a apadrinar un sueño. Para ello pueden contactar al correo tebagpevict804k@hotmail.com o a los números 2281604584 o 8346709.

Xalapa, Ver.- Agrónomos, educadores, enfermeros, químicos, contadores, científicos y hasta una licenciada en Lengua Inglesa son algunas de las aspiraciones de 78 jóvenes del Telebachillerato Guadalupe Victoria, de Tlalnelhuayocan.

Como cada año, los jóvenes de sexto semestre del Teba se dan a la tarea de luchar por conseguir un lugar en la Universidad Veracruzana, pero su esfuerzo va más allá de obtener buenas notas y pasar el examen de admisión, el primer reto es juntar los recursos para adquirir su ficha.

Los estudiantes requieren de más de 60 mil pesos para pagar las 78 fichas de examen que necesitan, cada una tiene un costo de 806 pesos y tienen hasta el 4 de abril para realizar el pago.

“Cada año va creciendo el número de aspirantes a cursar la universidad, y eso nos habla de que nuestros jóvenes quieren hacer más, saben que estudiar les dará mejores oportunidades para ellos y sus familias y eso para nosotros es un gran reto, lograr que todos puedan tener su ficha y tengan la oportunidad de presentar su examen”, indicó Santos Córdoba García, coordinador del Teba Guadalupe Victoria.

Para muchos de ellos, la situación económica es precaria, sus familias son de escasos recursos e incluso hay quienes viajan dos horas diarias para asistir a clases, por ello en el Teba los estudiantes y maestros organizan colectas, rifas, kermeses y venta de diversos artículos para ahorrar y adquirir las fichas, explicó Córdoba García.

SOÑAR QUE ES POSIBLE

En representación de los 78 aspirantes a continuar sus estudios, algunos alumnos comparten sus sueños y las dificultades que deben enfrentar para llevarlos a cabo, pero, sobre todo, lo que los impulsa a salir adelante.

“Yo quiero estudiar ingeniero agrónomo porque soy de rancho y me gusta lo que tiene que ver con la tierra; toda mi familia siembra en Acajete, así que quiero estudiar eso para saber cómo producir sin destruir el medio ambiente”, indicó Miguel Ángel Saldaña Vázquez.

Agregó: “Allá en el rancho no todos logran estudiar, la mayoría se dedica al campo y son pocas las oportunidades de salir adelante, hay quienes lo intentan pero no pueden terminar por la economía, por eso para mí es muy importante ingresar a la universidad y llegar hasta el final”.

Blanca Ofelia García Vázquez quiere estudiar Derecho: “Vengo de Mesa Chica, y para mí es importante demostrar a las personas de donde yo vivo que las mujeres podemos estudiar y esforzar igual que los hombres”.

Emocionado, David Fernández Sánchez señala: “Quiero estudiar Ingeniería Civil porque mi papá es albañil, y me gusta todo lo de las construcciones, así que quiero dedicarme a eso y darle mi estilo a los puentes, a los edificios. Es todo un reto, es dar un escalón muy grande, porque aquí hay muy pocos licenciados, arquitectos, y para mí es un compromiso querer ser uno de esos pocos que pongan en alto el nombre del municipio”.

Éricka Lizbeth Morales Morales también quiere ser agrónoma, “yo también soy de rancho, mi papá y mi mamá siembran papa, además es algo que me gusta y que conozco, y pues siento que al estudiar y ser profesionista podré ayudarlos más”.

Elizabeth Vasconcelos Hernández es la tesorera del equipo, ella quiere estudiar Sociología y nos platicó sobre las actividades que están realizando para recaudar fondos: “Llevamos un ahorro de aula, cada alumno va aportando a la semana lo que va pudiendo, desde 10 pesos incluso”; también realizarán kermeses, boteo y venta de productos artesanales hechos por ellos mismos.

EJEMPLOS A SEGUIR

El año pasado fueron 52 los estudiantes que trabajaron para pagar sus fichas para el examen de la UV, de los cuales 36 lograron un lugar.

Este sistema de hacer “vaquita” entre todos los estudiantes para darles la misma oportunidad de presentar el examen se aplica desde hace varios años como una forma de impulsar la solidaridad y no permitir que quienes tengan menos oportunidades económicas se queden en el camino. Esto ha generado historias de éxito entre los egresados, quienes regresan a su escuela para ayudar.

Anahí García Rodríguez es uno de esos ejemplos; actualmente estudia el décimo semestre de la licenciatura en Historia y dijo sentirse contenta “de haber logrado esto. En algún momento pensé que no iba a poder continuar, por economía y diferentes situaciones, pero cuando llegó el momento pude tener para la ficha de inscripción, y fue gracias al apoyo del maestro Santos y al trabajo que todos nuestros compañeros estuvimos haciendo para juntar el dinero que se pudo lograr y fue todo un éxito. Y ésta es mi historia que se hizo realidad, no sólo se quedó en sueño”.

Agregó que ahora ella regresa para ayudar a quienes están por salir a que también sigan adelante: “Para mí es devolver lo mucho que me dio el Teba y que ellos vivan la alegría que sentí al saber que había logrado un lugar en la universidad”. Para Anahí, además la satisfacción de ser universitaria tiene aún más impacto, porque está por egresar como historiadora y así convertirse en la primera licenciada de su familia.

María de los Ángeles Morales Martínez es una de los 36 alumnos de la generación pasada que quedó en la UV, ahora ella estudia el segundo semestre en Agronomía, y continúa esforzándose todos los días: “Lo valioso que aprendí en el Teba es que siempre se puede, que las cosas son difíciles pero no hay que darse por vencidos; así como yo tuve la oportunidad de seguir estudiando, otros también la merecen”, indicó.

Son muchas las historias de jóvenes a los que seguir estudiando más allá del telebachillerato les cambió la vida: “Los jóvenes tienen mucha presión social porque el medio no es idóneo, hay pobreza y también se ven tentados por la delincuencia, el camino fácil, así que para nosotros como maestros el reto es engancharlos para que estudien y que quieran ser universitarios”, agregó Córdoba García.

La meta para lograr los recursos de las fichas al examen es alta y pese a su esfuerzo aún les queda mucho por juntar, por tanto hacen un llamado a autoridades, empresarios y sociedad civil para que se sumen a la colecta o se animen a apadrinar un sueño. Para ello pueden contactar al correo tebagpevict804k@hotmail.com o a los números 2281604584 o 8346709.

Policiaca

Muere maestra que fue baleada; su esposo está grave

El marido no ha podido rendir declaración ante las autoridades

Local

Estudiantes exigen maestros en Tebaev de Laguna Chica

Desde hace 6 meses padres de familia iniciaron con la solicitud de profesores sin obtener resultados

Finanzas

#DATA | Diez cosas que te puedes comprar con el nuevo iPhone

Si no requieres de estar al corriente con el último capricho tecnológico te decimos para qué otras cosas puedes utilizar tu dinero

OMG!

[Video] Gabriel Soto e Irina Baeva se enamoran calles de Beverly Hills

Ambos actores fueron vistos caminar en pleno día tomados de la mano sin esconderse

Sociedad

Hijo de AMLO termina en hospital privado porque se fracturó mientras jugaba

El presidente electo no pudo acompañarlo porque recorre el país en una gira de agradecimiento

Justicia

Senado exige investigación de tráiler repleto de muertos en Jalisco

Demandaron intervención de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH)

OMG!

El Loco Valdés sale airoso de nueva cirugía por tumor

En entrevista Iván Valdés, nieto del actor, comentó que tras varias horas de tensión su abuelo salió del quirófano y de acuerdo con los doctores todo está bien

Literatura

Vendedor, periodista y panadero, así recordamos a Juan José Arreola a 100 años de su natalicio

El prolífico escritor trabajó como jefe de distribución en 1943 para El Occidental, periódico de la familia OEM