/ domingo 26 de marzo de 2023

¡A Guadalajara, Sinaloa o Monterrey! Alberto exporta monturas para caballos

Alberto Castro Flores es la segunda generación de la familia que lleva en pie el negocio de la Talabartería La Guadalupana

Con más de 60 años de tradición en la elaboración artesanal de artículos de cuero la Talabartería La Guadalupana, de Coscomatepec, comercializa la mayor parte de sus monturas para caballos a diferentes estados del país.

Alberto Castro Flores, quien es la segunda generación de la familia que lleva este negocio, comenta que su padre fue quien inició y fortaleció el prestigio de este establecimiento de Coscomatepec.

“Aquí fabricamos prácticamente pura montura y todo lo que tiene que ver con los arreos; lo que más se elabora son las monturas para quienes usan un caballo”.

En este municipio numerosas familias dependen de su labor de producir los fuste, que es la silla de madera que lleva la montura, para después los talabarteros realicen todo lo que son las guarniciones de cuero de res.

Explica que también son expertos en la elaboración de las reatas para lazar que van amarradas a la montura de los caballerangos. “Es un artículo indispensable para las personas del campo desde años ancestrales y es algo que se sigue usando hasta hoy”.

Las reatas pueden llegar a costar un poco más de 200 pesos y también depende de la calidad, las más gruesas son más caras.

Alberto Castro comenta que el 95 por ciento de los artículos de cuero que elaboran en Coscomatepec todo va para el norte y sur del país, “se van a Guadalajara, Sinaloa, Monterrey, Tamaulipas y para el sureste a Chiapas y Tabasco”.

La Talabartería La Guadalupana comercializa la mayor parte de sus monturas a diferentes estados del país | Foto: Jesús Escamiroza | Diario de Xalapa


¿Qué tipos de montura maneja la Talabartería La Guadalupana?

Explica que hay varios tipos de montura, la más común es la vaquera que es la más económica; puede llegar a costar mil pesos, claro que hay calidades, hay algunas de ese mismo tipo que pueden costar hasta 4 mil pesos, porque el cliente la pide con elementos bordados y de colores distintos al natural.

Externa que como todos los productos el precio tiene que ver con el tiempo que le durará la pieza al vaquero, “una montura de mil pesos solo sirve para un año aproximadamente, aunque a veces no pasan de 15 días, mientras que las más caras pueden llegar a durar varios años”.

Subraya que hay clientes que piden algunas monturas más exóticas, que ya no es un trabajo tan artesanal sino que se trata de compras cuero de animales como culebras, avestruz o cocodrilo y que puede llegar a costar más de 25 mil pesos, “al cliente se le hace el trabajo que pida”.

"También hay monturas que se conocen como semi charras que también son económicas para los vaqueros porque su costo es de alrededor de 3 mil pesos o dos mil 500”.

Además, elaboran los tientos que son tiras de cuero que sirven para amarrar las monturas al fuster.

Indica que los fuster de madera también los elaboran artesanos del municipio, se van pidiendo conforme van las ventas, “hay numerosos artesanos en la zona que se dedican a este proceso y ya el talabartero hace lo que llamamos el ropaje”.

En la talabartería de su propiedad también elaboran cinturones para los vaqueros y para la gente que gusta de usarlos.

Comentó que los productos de cuero que se fabrican en este municipio tienen altas ventas en otras entidades porque son de calidad, “pero también hacemos cosas más económicas porque a veces el cliente no tiene para gastar de más o solo quiere una montura para su burrito que le trabaja en su rancho, así que busca algo más modesto y para ellos también se trabaja”, concluyó.

Con más de 60 años de tradición en la elaboración artesanal de artículos de cuero la Talabartería La Guadalupana, de Coscomatepec, comercializa la mayor parte de sus monturas para caballos a diferentes estados del país.

Alberto Castro Flores, quien es la segunda generación de la familia que lleva este negocio, comenta que su padre fue quien inició y fortaleció el prestigio de este establecimiento de Coscomatepec.

“Aquí fabricamos prácticamente pura montura y todo lo que tiene que ver con los arreos; lo que más se elabora son las monturas para quienes usan un caballo”.

En este municipio numerosas familias dependen de su labor de producir los fuste, que es la silla de madera que lleva la montura, para después los talabarteros realicen todo lo que son las guarniciones de cuero de res.

Explica que también son expertos en la elaboración de las reatas para lazar que van amarradas a la montura de los caballerangos. “Es un artículo indispensable para las personas del campo desde años ancestrales y es algo que se sigue usando hasta hoy”.

Las reatas pueden llegar a costar un poco más de 200 pesos y también depende de la calidad, las más gruesas son más caras.

Alberto Castro comenta que el 95 por ciento de los artículos de cuero que elaboran en Coscomatepec todo va para el norte y sur del país, “se van a Guadalajara, Sinaloa, Monterrey, Tamaulipas y para el sureste a Chiapas y Tabasco”.

La Talabartería La Guadalupana comercializa la mayor parte de sus monturas a diferentes estados del país | Foto: Jesús Escamiroza | Diario de Xalapa


¿Qué tipos de montura maneja la Talabartería La Guadalupana?

Explica que hay varios tipos de montura, la más común es la vaquera que es la más económica; puede llegar a costar mil pesos, claro que hay calidades, hay algunas de ese mismo tipo que pueden costar hasta 4 mil pesos, porque el cliente la pide con elementos bordados y de colores distintos al natural.

Externa que como todos los productos el precio tiene que ver con el tiempo que le durará la pieza al vaquero, “una montura de mil pesos solo sirve para un año aproximadamente, aunque a veces no pasan de 15 días, mientras que las más caras pueden llegar a durar varios años”.

Subraya que hay clientes que piden algunas monturas más exóticas, que ya no es un trabajo tan artesanal sino que se trata de compras cuero de animales como culebras, avestruz o cocodrilo y que puede llegar a costar más de 25 mil pesos, “al cliente se le hace el trabajo que pida”.

"También hay monturas que se conocen como semi charras que también son económicas para los vaqueros porque su costo es de alrededor de 3 mil pesos o dos mil 500”.

Además, elaboran los tientos que son tiras de cuero que sirven para amarrar las monturas al fuster.

Indica que los fuster de madera también los elaboran artesanos del municipio, se van pidiendo conforme van las ventas, “hay numerosos artesanos en la zona que se dedican a este proceso y ya el talabartero hace lo que llamamos el ropaje”.

En la talabartería de su propiedad también elaboran cinturones para los vaqueros y para la gente que gusta de usarlos.

Comentó que los productos de cuero que se fabrican en este municipio tienen altas ventas en otras entidades porque son de calidad, “pero también hacemos cosas más económicas porque a veces el cliente no tiene para gastar de más o solo quiere una montura para su burrito que le trabaja en su rancho, así que busca algo más modesto y para ellos también se trabaja”, concluyó.

Local

Activan "Plan Tajín" en Actopan y Úrsulo Galván, municipios afectados por inundaciones

La unidad municipal de Protección Civil reportó bloqueos anoche por anegamientos y crecida del río Actopan, derivado de las intensas lluvias

Salud

Se triplican casos de dengue en veracruzanos; en seis meses van más de mil 600

Algunos municipios donde se han registrado casos de dengue son Coetzala, Amatitlán, Cosamaloapan y Platón Sánchez

Local

FGE nos ha quedado a deber todo: feministas y comunidad LGBTQ+ piden cambios

Señalan que se requieren cambios sustanciales al interior para garantizar un verdadero acceso a la justicia

Local

Suspenderán inspecciones de aguacate y mango: Comse habla de cómo afectará

Esta medida se produjo luego de que 2 funcionarios estadounidenses presuntamente fueron agredidos y detenidos

Local

Economista opina sobre disminuir la jornada laboral para mejorar la vida personal de trabajadores

En México la propuesta que se sopesó hace algunos meses pero que ahora está un tanto olvidada