imagotipo

Muertes por accidentes en moto aumentaron 90% en últimos 5 años

En los últimos 5 años las muertes entre los conductores y pasajeros de motocicleta aumentaron un 90 por ciento, de acuerdo al Informe sobre la Situación de la Seguridad Vial México 2015. Ante esta situación, el grupo parlamentario del Partido Verde en la Cámara de Diputados presentó un punto de acuerdo con la finalidad de que las autoridades diseñen un Plan Nacional de Seguridad Vial para Motociclistas.

La muerte de los motociclistas se identifica como un serio problema de mortalidad en Tabasco, Sinaloa, Campeche, Colima y Yucatán, con tasas por arriba de 4 muertos por cada 100 mil habitantes.

Los motociclistas ocupan el tercer sitio en la incidencia de fallecimientos, equivalente al 14.6 por ciento del total de accidentes de tránsito y, se concentra en jóvenes de entre 20 y 39 años de edad; junto con los peatones y ciclistas, son los usuarios más vulnerables de las vías de comunicación nacionales, ya que 7 de cada 10 muertos en el país corresponde a esta población.

El diputado del PVEM, Enrique Zamora Morlet, señaló la necesidad de que el Secretariado Técnico del Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes (STCONAPRA) cuente con este Plan Nacional de Seguridad Vial para Motociclistas en el que participen los tres niveles de gobierno.

Consideró la seguridad vial de estos conductores sólo es posible con la colaboración de todos los agentes sociales y económicos implicados, incluidos los clubes de motociclistas, compañías de seguros, fabricantes e importadores.

Para el legislador del Partido Verde, las acciones deberán enfocarse a educar a los motociclistas para una conducción más segura; combatir prácticas de riesgo; minimizar los escenarios de siniestralidad; mejorar la seguridad en el trabajo realizado en motocicleta y atención post-siniestro.

Se deberá hacer obligatorio el equipamiento mínimo para conducir una motocicleta con protección y seguridad, como el uso de casco para el conductor y acompañantes, incluidos los menores, ya que “si falla el uso del casco, falla todo”, apuntó.

Asimismo, propuso campañas de vigilancia y control hasta normalizar el uso del casco. El casco, precisó, es un elemento imprescindible del motociclista ya que está comprobado que puede salvarle la vida, al estar diseñado para proteger el cerebro.

Aseguró que los traumatismos en la cabeza son la principal causa de muerte. Se calcula que en el 20 por ciento de los siniestros graves que sufren los motociclistas, el casco sale despedido porque la talla o la sujeción no son las adecuadas.

Si la cabeza del conductor va protegida con el casco apropiado y se sujeta correctamente, se pueden reducir las lesiones en un 69 por ciento y la mortalidad en un 42 por ciento, por lo cual, su uso correcto es vital.