/ viernes 27 de mayo de 2022

Maquinista, un oficio que se lleva en la sangre

Jaime García Limón, ferrocarrilero con 40 años de servicio comparte que inició como llamador, era el que como su nombre lo dice, llamaba al personal que iba a salir a camino

Orizaba, Ver.-Para Jaime García Limón ser ferrocarrilero es algo que se trae en la sangre, es para lo que se está destinado. Al menos en su caso considera que así fue, porque después de que de pequeño le daba miedo el tren, llegó a ser maquinista. Ese era su destino. Está por cumplir 40 años de servicio.

Sentado cómodamente en una silla de plástico, relata que por lo regular casi todos los que entran a trabajar a Ferrocarriles son familiares de hombres del riel de tiempo atrás, hasta huérfanos ingresan.

Ser ferrocarrilero, dice, no requería de mucho estudio, la capacitación la recibían ya en la práctica, en el trabajo, para poder desempeñar la labor que les correspondía, sobre todo si eran trenistas.

Te puede interesar: Ferrocarriles de carga en México cumplen 162 años

El trabajo estaba catalogado en varias especialidades. En transportes hay una especialidad que se llama similares, está dividida en maquinistas, proveedores y llamadores; aglutinaba a los garroteros, conductores, cambiadores, jefes de patio.

Las otras ramas eran oficinas, talleres y vía. El taller de Orizaba ya casi desaparece, las locomotoras las arreglan en Tierra Blanca, Veracruz o Xalapa, porque es donde están los talleres particulares que prestan sus servicios para la empresa Ferrosur, en esta zona.

Comenzó como llamador y llegó a ser maquinista

El llamador era el que como su nombre lo dice, llamaba al personal que iba a salir a camino, llevaba un libro en el que se anotaban las salidas de los trenes. El llamador veía el libro y decía el mayordomo a quién avisar.Apuntaba y me iba en bicicleta a buscar al personal”, apunta.

Como ayudante de proveedor abastecía las locomotoras de agua, diésel y arena, todo lo que necesitaban. Siendo proveedor, ayudaba en todo eso, pero también se llevaba las máquinas para engancharlas en el furgón que iba a salir y también iba por las que llegaban, para llevarlas a la Casa de Máquinas.

El trabajo más pesado era el de vía, pues tenían que meter los durmientes para armar la vía y eso hacía que los trabajadores estuvieran fuertes, “si entraban ahí ya sabían lo pesado que era el trabajo”, señala. Ahora con la tecnología hay maquinarias de vía y es un poco menos que hace el trabajo que hace la persona en esa especialidad.

A lo mejor quienes sí tienen un trabajo pesado, de alguna forma son los trenistas, porque se desvelan y mal pasan, además porque pueden tener algún susto al arrollar un carro o agarrar a alguna persona que camina en la vía. “No es un trabajo de hacer fuerza, pero conlleva otro tipo de presión”, refiere.

Antes de la transición, recuerda, había un cambiador. Estaba solo en una caseta a la entrada del patio de trenes. Él, mediante señales le decía al maquinista si podía acercarse o no; “cuando venía el tren, éste siempre pedía señales, entonces el cambiador salía y le hacía las señales y las interpretaban".

El cambiador solo se dedicaba a eso y a hacer los cambios para que el tren pasara a determinada vía, pues están numeradas. Esa figura ya desapareció, ahora, el jefe o mayordomo de patio, a través de radio, dice al maquinista a qué vía debe ir y ellos mismos los alinean.

Nota publicada en El Sol de Orizaba

Orizaba, Ver.-Para Jaime García Limón ser ferrocarrilero es algo que se trae en la sangre, es para lo que se está destinado. Al menos en su caso considera que así fue, porque después de que de pequeño le daba miedo el tren, llegó a ser maquinista. Ese era su destino. Está por cumplir 40 años de servicio.

Sentado cómodamente en una silla de plástico, relata que por lo regular casi todos los que entran a trabajar a Ferrocarriles son familiares de hombres del riel de tiempo atrás, hasta huérfanos ingresan.

Ser ferrocarrilero, dice, no requería de mucho estudio, la capacitación la recibían ya en la práctica, en el trabajo, para poder desempeñar la labor que les correspondía, sobre todo si eran trenistas.

Te puede interesar: Ferrocarriles de carga en México cumplen 162 años

El trabajo estaba catalogado en varias especialidades. En transportes hay una especialidad que se llama similares, está dividida en maquinistas, proveedores y llamadores; aglutinaba a los garroteros, conductores, cambiadores, jefes de patio.

Las otras ramas eran oficinas, talleres y vía. El taller de Orizaba ya casi desaparece, las locomotoras las arreglan en Tierra Blanca, Veracruz o Xalapa, porque es donde están los talleres particulares que prestan sus servicios para la empresa Ferrosur, en esta zona.

Comenzó como llamador y llegó a ser maquinista

El llamador era el que como su nombre lo dice, llamaba al personal que iba a salir a camino, llevaba un libro en el que se anotaban las salidas de los trenes. El llamador veía el libro y decía el mayordomo a quién avisar.Apuntaba y me iba en bicicleta a buscar al personal”, apunta.

Como ayudante de proveedor abastecía las locomotoras de agua, diésel y arena, todo lo que necesitaban. Siendo proveedor, ayudaba en todo eso, pero también se llevaba las máquinas para engancharlas en el furgón que iba a salir y también iba por las que llegaban, para llevarlas a la Casa de Máquinas.

El trabajo más pesado era el de vía, pues tenían que meter los durmientes para armar la vía y eso hacía que los trabajadores estuvieran fuertes, “si entraban ahí ya sabían lo pesado que era el trabajo”, señala. Ahora con la tecnología hay maquinarias de vía y es un poco menos que hace el trabajo que hace la persona en esa especialidad.

A lo mejor quienes sí tienen un trabajo pesado, de alguna forma son los trenistas, porque se desvelan y mal pasan, además porque pueden tener algún susto al arrollar un carro o agarrar a alguna persona que camina en la vía. “No es un trabajo de hacer fuerza, pero conlleva otro tipo de presión”, refiere.

Antes de la transición, recuerda, había un cambiador. Estaba solo en una caseta a la entrada del patio de trenes. Él, mediante señales le decía al maquinista si podía acercarse o no; “cuando venía el tren, éste siempre pedía señales, entonces el cambiador salía y le hacía las señales y las interpretaban".

El cambiador solo se dedicaba a eso y a hacer los cambios para que el tren pasara a determinada vía, pues están numeradas. Esa figura ya desapareció, ahora, el jefe o mayordomo de patio, a través de radio, dice al maquinista a qué vía debe ir y ellos mismos los alinean.

Nota publicada en El Sol de Orizaba

Local

Papelerías de antaño: algunas sobreviven con el paso del tiempo, ¿las recuerdas?

Entre la década de 1940 y 1980, no existían papelerías pequeñas en casas o grandes cadenas como es actualmente

Local

Rocío Nahle: entre voces, suena como la probable candidata a la gubernatura de Morena

La Secretaría de Energía del Gobierno de México, Nahle García, es originaria del municipio de Río Grande, Zacatecas, una ciudad, enclavada en la parte norte del Estado

Doble Vía

Aplicaciones bancarias: ¿sabes qué hacer ante un hackeo?Especialista emite recomendaciones

Cuando se piensa en fraudes bancarios, lo primero que se cree es que se hackea al banco, pero no funciona así, normalmente los ataques van dirigidos al usuario

Sociedad

Congelado el fondo de apoyo para desplazados en Sinaloa

En campaña Rubén Rocha Moya tomó de bandera a las víctimas de desplazamiento forzado, como gobernador tiene guardados 60 millones destinados para ayudarlos

Justicia

UIF pone en la mira a familias de El Chapo Guzmán y El Mayo Zambada

Entre las cuentas bloqueadas están las de parientes de “El Mayo” Zambada, “El Chapo” Guzmán y un sobrino de don Neto Fonseca y Rafael Caro Quintero

Sociedad

CFE, la que más agua residual vierte a ríos en Puebla

La producción de energía de Los Humeros puede abastecer de energía a poco más de 13 mil hogares por hasta una hora.

Sociedad

Fuga en Pemex amenaza abasto de agua para más de mil personas en Veracruz

Un derrame de aguas congénitas de tres pozos de Pemex en las comunidades Cues y Cebadilla ponen en riesgo la salud de miles de habitantes

Sociedad

La 4T desdeña 20 años de trabajo con policías

Juan Miguel Alcántara advierte que los recortes de recursos destinados a fortalecer a las corporaciones locales derivan en municipios debilitados y amenazados por la delincuencia organizada

Cultura

El teatro en Xalapa coloca a la entidad en el mapa cultural del país y el extranjero: Francisco Beverido

El doctor Honoris Causa por la Universidad Veracruzana, Francisco Beverido Duhalt explica que el estado ha tenido presencia en la MNT desde sus inicios