imagotipo

Fallece Joaquín Navarro-Valls, el portavoz y confidente de Juan Pablo II

Ciudad del Vaticano.- Se fue Joaquín Navarro Valls a la edad de 80 años. Estaba enfermo desde hacía tiempo. Con él desaparece una figura clave del pontificado de Juan Pablo II, de quien no sólo era el portavoz, sino también su amigo, su confidente.

Durante 22 años el Vaticano fue su casa. Nació el 16 de noviembre de 1936 en Cartagena, España. Era periodista y médico con el título de cirujano obtenido en 1961, además de una maestría en psicología.

Poliglota, apasionado del deporte, era numerario del Opus Dei y hábilmente, siempre gentil y sonriente, supo manejar los problemas más graves del pontificado de Karol Wojtyla, entre otros la crisis de los curas pederastas estallada en Estados Unidos; el doble suicidio-homicidio del comandante de la Guardia Suiza, Easterman y su esposa venezolana Gladys, y del soldado Albert Tornay.

En 1984 el Papa polaco lo sacó del cotidiano español ABC, del cual era corresponsal en Italia, para convertirlo en el que a la postre fue su histórico vocero.

“No se puede decir no a un Papa”, afirmó el mismo Navarro Valls.

Con Wojtyla tuvo una relación estrecha, obteniendo un grandísimo impacto en la opinión pública mundial.

Dejó el rol de portavoz vaticano en 2006 y asumió la presidencia de la Universidad Campus Bio-Médico en Roma.

Quienes tuvieron la oportunidad de conocerlo personalmente, como este corresponsal, lo recordaremos siempre también por su gentileza, su franqueza y sus consejos.

Recordamos lo que dijo a El Sol de México cuando proclamaron santo a Juan Pablo II.

Le preguntamos porque Wojtyla amaba tanto a México: “Es que ustedes, además de amarlo, sois tozudos y él, que amaba a México, no sabía decir que no…”, respondió.

/eds /parg