imagotipo

Fox y expresidentes llegan a Venezuela previo a plebiscito contra Maduro

CARACAS.- Los expresidentes Vicente Fox, Andrés Pastrana (Colombia), Jorge Quiroga (Bolivia), Laura Chinchilla y Miguel Ángel Rodríguez (Costa Rica) fueron recibidos hoy en el Parlamento venezolano poco después de su llegada al país para la consulta opositora de este domingo sobre la Constituyente.

“A esta hora, la Junta Directiva de la AN (Asamblea Nacional, Parlamento) se reúne con ex presidentes Fox, Pastrana, Quiroga, Rodríguez y Chinchilla”, anunció en su cuenta de Twitter el Parlamento, de mayoría opositora.

El presidente del Parlamento, el opositor Julio Borges, informó también de una reunión con un grupo de “observadores internacionales” que darán soporte a la consulta, entre los que se encontraba el expresidente del Tribunal Electoral de Bolivia Salvador Romero.

Entérate: Sigue influencia mundial en busca de arreglo pacífico en Venezuela

Tras llegar este sábado al aeropuerto de Maiquetía, que sirve a Caracas, los cinco exmandatarios lanzaron un contundente mensaje a favor de la consulta opositora, que pide a los ciudadanos que rechacen el proceso constituyente activado por el presidente Nicolás Maduro y que ha sido calificada de “golpista” desde el oficialismo.

En declaraciones a los periodistas, Pastrana pidió que “sea el pueblo venezolano” el “que decida” este domingo si quiere el proceso para la Asamblea Nacional Constituyente, activado el 1 de mayo sin una consulta popular de aprobación previa.

Según Pastrana, los cinco expresidentes han solicitado reunirse con Maduro, sin que hayan recibido hasta el momento una respuesta del mandatario.

Lee también: Referéndum, la rebeldía civil más grande: oposición de Venezuela

En la sala de llegadas de Maiquetía también tomó la palabra Vicente Fox, quien pidió a Maduro “entender” que “tiene que salir” y “convocar rápidamente a un proceso electoral”.

Su presencia y la de los demás “observadores” el domingo en Venezuela supone un respaldo a la consulta y ha sido celebrada por los dirigentes de la oposición, que buscan dar la mayor institucionalidad posible a una votación que ellos califican como su “mayor acto de desobediencia civil”.

La Asamblea Nacional Constituyente activada por Maduro debe elegirse el 30 de julio y es vista por la oposición como un intento del chavismo de “consolidar una dictadura” en el país.

El oficialismo ha justificado la convocatoria de la Constituyente en la necesidad de apuntalar el “Estado comunal” y “fortalecer la Revolución” bolivariana.