/ miércoles 1 de junio de 2022

La carrera para conservar el patrimonio histórico

La guerra que sufre Ucrania ha dejado muchos daños al patrimonio histórico, por lo que las autoridades culturales del país buscan conservarlo, al menos de manera virtual

Antes de instalar su escáner láser, el ingeniero francés Emmanuel Durand cruza los escombros para poder colocar su tripié en una esquina estratégica y recolectar datos, puntualmente un cuartel de bomberos que fue muy dañado por los ataques rusos.

De acuerdo con la agencia AFP, este edificio cuenta con una torre de vigilancia que es un símbolo de la revolución industrial construida en 1887. Y con su aparato tecnológico, el ingeniero memoriza cada detalle del edificio.

Lee también: Histórico recinto para la lectura reabre sus puertas

El francés recolecta los datos como si fuera un rompecabezas en una computadora, para poder construir este edificio de una manera virtual. El producto final consta de una reproducción perfecta de 5 milímetros, que tiene la capacidad de girar en todas las direcciones aunque también se pueden ver los cráteres de las explosiones que sacudieron la estructura, una tecnología que va más allá del ojo humano.

“Esto permite recordar la situación física del edificio. Puede servir para ver lo que ha cambiado, para la seguridad. Para saber lo que hay que restaurar o no, pero también sirve demasiado para aspectos de museografía o de historia (…) Tenemos una verdadera estampa del daño provocado por el misil y una réplica exacta de lo que era el edificio”, dijo Durand, quien realiza todo el trabajo de manera voluntaria en diversas ciudades ucranianas y en compañía de arquitectos y otros especialistas de edificios históricos, además del director de un museo.

GENOCIDIO DE LA CULTURA

Sólo en la ciudad de Járkov, son alrededor de 500 edificios los que están catalogados como de interés histórico y la mayoría de ellos se encuentran en el centro de la ciudad que tuvo demasiados ataques rusos, según explicó la arquitecta Kateryna Kuplytska, quien además dijo que se tiene estimado que hay más de 100 edificios dañados.

Una carrera contra el reloj / Cortesía | AFP

“Estos frágiles edificios pueden empeorar aún más rápido. Hay que memorizar los detalles de manera precisa para poder estabilizarlos y conservar su memoria de manera exacta”, agregó.

Destacó también que el registro de los daños se utilizará para los juicios penales, ya que en todo el país se han observado graves daños en el patrimonio y eso es un genocidio del pueblo ucraniano.

El equipo que se encuentra restaurando virtualmente la estación de bomberos se desplazó a la Facultad de Economía de la Universidad Nacional Karazin de Járkov, con el mismo objetivo que en la estación: la restauración.

Aunque muchos se preguntan si este trabajo de conservación virtual no es inútil cuando la guerra continúa y se encuentra muriendo gente cada día.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Un miembro de la comisión y director del museo literario de Járkov, comentó que la cultura es la base de todo y que si esta se hubiera extendido como debería, probablemente la gente no estaría muriendo o no habría guerra.

De igual manera, la directora del museo envió la mayoría de sus colecciones al oeste del país para evitar que fueran dañadas durante los combates, ya que según ella las personas se dan más cuenta de lo importante que es el patrimonio cultural cuando antes nadie le prestaba atención.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Antes de instalar su escáner láser, el ingeniero francés Emmanuel Durand cruza los escombros para poder colocar su tripié en una esquina estratégica y recolectar datos, puntualmente un cuartel de bomberos que fue muy dañado por los ataques rusos.

De acuerdo con la agencia AFP, este edificio cuenta con una torre de vigilancia que es un símbolo de la revolución industrial construida en 1887. Y con su aparato tecnológico, el ingeniero memoriza cada detalle del edificio.

Lee también: Histórico recinto para la lectura reabre sus puertas

El francés recolecta los datos como si fuera un rompecabezas en una computadora, para poder construir este edificio de una manera virtual. El producto final consta de una reproducción perfecta de 5 milímetros, que tiene la capacidad de girar en todas las direcciones aunque también se pueden ver los cráteres de las explosiones que sacudieron la estructura, una tecnología que va más allá del ojo humano.

“Esto permite recordar la situación física del edificio. Puede servir para ver lo que ha cambiado, para la seguridad. Para saber lo que hay que restaurar o no, pero también sirve demasiado para aspectos de museografía o de historia (…) Tenemos una verdadera estampa del daño provocado por el misil y una réplica exacta de lo que era el edificio”, dijo Durand, quien realiza todo el trabajo de manera voluntaria en diversas ciudades ucranianas y en compañía de arquitectos y otros especialistas de edificios históricos, además del director de un museo.

GENOCIDIO DE LA CULTURA

Sólo en la ciudad de Járkov, son alrededor de 500 edificios los que están catalogados como de interés histórico y la mayoría de ellos se encuentran en el centro de la ciudad que tuvo demasiados ataques rusos, según explicó la arquitecta Kateryna Kuplytska, quien además dijo que se tiene estimado que hay más de 100 edificios dañados.

Una carrera contra el reloj / Cortesía | AFP

“Estos frágiles edificios pueden empeorar aún más rápido. Hay que memorizar los detalles de manera precisa para poder estabilizarlos y conservar su memoria de manera exacta”, agregó.

Destacó también que el registro de los daños se utilizará para los juicios penales, ya que en todo el país se han observado graves daños en el patrimonio y eso es un genocidio del pueblo ucraniano.

El equipo que se encuentra restaurando virtualmente la estación de bomberos se desplazó a la Facultad de Economía de la Universidad Nacional Karazin de Járkov, con el mismo objetivo que en la estación: la restauración.

Aunque muchos se preguntan si este trabajo de conservación virtual no es inútil cuando la guerra continúa y se encuentra muriendo gente cada día.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Un miembro de la comisión y director del museo literario de Járkov, comentó que la cultura es la base de todo y que si esta se hubiera extendido como debería, probablemente la gente no estaría muriendo o no habría guerra.

De igual manera, la directora del museo envió la mayoría de sus colecciones al oeste del país para evitar que fueran dañadas durante los combates, ya que según ella las personas se dan más cuenta de lo importante que es el patrimonio cultural cuando antes nadie le prestaba atención.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Turismo

¿Cuáles son los platillos más buscados por turistas en Xico? Esta es la extensa y deliciosa lista

Chiles rellenos, frijoles con xonequi, enchiladas de nata y costilla de cerdo en salsa de chile seco, ¿cuál es tu favorito?

Local

Azul Fernández denuncia que el Ayuntamiento de Xalapa quiere desalojar albergue [Video]

Azul Fernández expuso que son más de 100 animales los que "están listos para ser sacados a la calle” si la autoridad así lo decide"

Cultura

¿Cómo surgió la música veracruzana y por qué no usaban el arpa? Historia lo revelan

Cuando surgió, fue prohibida por la Santa Inquisición, ya que escandalizaba por sus letras y la manera en que era bailado

Local

Veracruz, entre los estados que más compra vehículos nuevos en México

En comparación con las cifras que se tenían en las mismas fechas que el año anterior, en Veracruz hubo un aumento del 13 por ciento

Local

Aprueba Ley de Prevención, Atención y Asistencia de la Violencia Familiar en Veracruz

Esta Ley busca apoyar a todas las personas que sean víctimas de violencia familiar, por lo que recibirán atención de manera inmediata

Local

Destacan sentencia a involucrados en asesinato de la periodista María Elena Ferral

Durante la conferencia del presidente Andrés Manuel López Obrador se informó que se tienen avances significativos por el caso de la periodista María Elena Ferral