/ miércoles 29 de abril de 2020

Niños dibujan lo que más extrañan del mundo exterior

Desde la casa de sus abuelos hasta balones de futbol y prados donde correr, los jóvenes detallan en papel y colores lo que quieren hacer una vez que pase esta contingencia

Los niños confinados en sus hogares por la pandemia del coronavirus están dibujando lo que más extrañan: sus amigos de la escuela, los abuelos, partidos de fútbol y espacios verdes.

Sin importar el lugar en el que vivan, los temas a menudo son los mismos.Desde Buenos Aires a Tokio, o de Nueva York hasta Katmandú, salieron a sus balcones o jardines para exhibir los dibujos que han hecho y explicarle sus significados a los fotógrafos de Reuters.

Reku Matsui, un niño de ocho años que vive en Tokio, se dibujó entre sus abuelos, los tres sonriendo juntos. "Extraño estar con mi abuela y mi abuelo. Además, quiero ir a la casa de mi abuela", contó.

Su hermana mayor, Yaya, de 12 años, hizo un dibujo de ella y una amiga. "Lo que más quiero es salir con mis amigos", relató Reku.

En la ciudad alemana de Bad Honnef, cerca de Bonn, Tom, de seis años, explica: "He pintado una imagen de la casa de la abuela y el abuelo, porque los extraño mucho".

Además de los abuelos a los que extrañan, los niños también dibujan los deportes que no pueden practicar.

Ivan Posta, de ocho años, y su hermano Vince de 11, que viven en la capital húngara, Budapest, han dibujado enormes balones de fútbol.

"Dibujé una pelota de fútbol porque no podemos jugar al fútbol en el jardín ya que hay árboles y arbustos en todas partes", dijo Vince.

A miles de kilómetros, en la ciudad nigeriana de Lagos, Olatunji Adebayo, de 11 años, también dibujó una pelota de fútbol.

"Echo de menos jugar con mis amigos como hacíamos antes (...) Me siento triste por tener que estar encerrado", comentó.

También en Lagos, los adultos usan a un monstruo de caricatura para explicar a los niños nigerianos cómo funciona la enfermdad que tiene enclaustrada a la mitad de la humanidad.

Sandithi Illeperuma tiene 14 años y vive en la capital de Sri Lanka, Colombo.

En su dibujo, una niña con una máscara se sienta sola en la esquina inferior derecha con las rodillas hasta la barbilla. En la parte superior, un grupo de figuras femeninas con faldas arremolinadas bailan juntas, divirtiéndose.

"Antes del encierro, solía dibujar cosas divertidas y creativas. Pero ahora comencé a dibujar las cosas que más extraño. Dibujo mis emociones. Encerrada me siento muy sola porque soy hija única", contó.

Los dibujos de otros niños son más crudos, con representaciones del virus que los mantiene encerrados.

Nipoon Kitkrailard, de 10 años y que vive en la provincia tailandesa de Samut Prakan, representó al virus como un monstruo que viene a invadir el mundo, algo que finalmente no puede lograr porque los trabajadores de salud y artículos que incluyen gel de manos y máscaras fa- ciales se lo impiden.

En China, donde comenzó el brote del nuevo coronavirus y el primer lugar en el que se levantó la cuarentena, Li Congchen, de 11 años y que vive en Pekín, hizo una intrincada serie de dibujos que muestran que el virus llega en un "avión de murciélagos". Pero muchas personas, que están dispuestas a dar su vida por detenerlo, finalmente lo derrotan con "pistolas de vacunas".


Te recomendamos el podcast ⬇

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Omny

Los niños confinados en sus hogares por la pandemia del coronavirus están dibujando lo que más extrañan: sus amigos de la escuela, los abuelos, partidos de fútbol y espacios verdes.

Sin importar el lugar en el que vivan, los temas a menudo son los mismos.Desde Buenos Aires a Tokio, o de Nueva York hasta Katmandú, salieron a sus balcones o jardines para exhibir los dibujos que han hecho y explicarle sus significados a los fotógrafos de Reuters.

Reku Matsui, un niño de ocho años que vive en Tokio, se dibujó entre sus abuelos, los tres sonriendo juntos. "Extraño estar con mi abuela y mi abuelo. Además, quiero ir a la casa de mi abuela", contó.

Su hermana mayor, Yaya, de 12 años, hizo un dibujo de ella y una amiga. "Lo que más quiero es salir con mis amigos", relató Reku.

En la ciudad alemana de Bad Honnef, cerca de Bonn, Tom, de seis años, explica: "He pintado una imagen de la casa de la abuela y el abuelo, porque los extraño mucho".

Además de los abuelos a los que extrañan, los niños también dibujan los deportes que no pueden practicar.

Ivan Posta, de ocho años, y su hermano Vince de 11, que viven en la capital húngara, Budapest, han dibujado enormes balones de fútbol.

"Dibujé una pelota de fútbol porque no podemos jugar al fútbol en el jardín ya que hay árboles y arbustos en todas partes", dijo Vince.

A miles de kilómetros, en la ciudad nigeriana de Lagos, Olatunji Adebayo, de 11 años, también dibujó una pelota de fútbol.

"Echo de menos jugar con mis amigos como hacíamos antes (...) Me siento triste por tener que estar encerrado", comentó.

También en Lagos, los adultos usan a un monstruo de caricatura para explicar a los niños nigerianos cómo funciona la enfermdad que tiene enclaustrada a la mitad de la humanidad.

Sandithi Illeperuma tiene 14 años y vive en la capital de Sri Lanka, Colombo.

En su dibujo, una niña con una máscara se sienta sola en la esquina inferior derecha con las rodillas hasta la barbilla. En la parte superior, un grupo de figuras femeninas con faldas arremolinadas bailan juntas, divirtiéndose.

"Antes del encierro, solía dibujar cosas divertidas y creativas. Pero ahora comencé a dibujar las cosas que más extraño. Dibujo mis emociones. Encerrada me siento muy sola porque soy hija única", contó.

Los dibujos de otros niños son más crudos, con representaciones del virus que los mantiene encerrados.

Nipoon Kitkrailard, de 10 años y que vive en la provincia tailandesa de Samut Prakan, representó al virus como un monstruo que viene a invadir el mundo, algo que finalmente no puede lograr porque los trabajadores de salud y artículos que incluyen gel de manos y máscaras fa- ciales se lo impiden.

En China, donde comenzó el brote del nuevo coronavirus y el primer lugar en el que se levantó la cuarentena, Li Congchen, de 11 años y que vive en Pekín, hizo una intrincada serie de dibujos que muestran que el virus llega en un "avión de murciélagos". Pero muchas personas, que están dispuestas a dar su vida por detenerlo, finalmente lo derrotan con "pistolas de vacunas".


Te recomendamos el podcast ⬇

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Omny

Local

¿Cómo anda la venta de autos nuevos?, te lo decimos

Guillermo Rosales Zárate indica que están muy lejos de revertir los impactos que padecieron con la pandemia del Covid-19

Local

Tito, encarcelado por investigación yunista: Gobierno; enojo en panistas

Cuitláhuac García Jiménez señaló que la administración de Miguel Ángel Yunes Linares como ex gobernador del estado fingió amnesia en torno a este caso

Local

No encontraban trabajo por ser ciegos y ve lo que salva a esta pareja

En este tiempo juntos se han encontrado con el rechazo, la discriminación y la falta de inclusión por lo que optaron trabajar en la música

Mundo

Jack Dorsey dice adiós a Twitter y deja la presidencia

La noticia se conoce en un momento en que Twitter ha acelerado el ritmo de innovación de sus productos durante el último año

Celebridades

Lupillo Rivera cancela presentación en la CDMX; dio positivo a Covid-19

Otra de las famosas que confirmó su contagio fue Ana Bárbara; ve los detalles

Finanzas

2.3 millones de mexicanos buscaron empleo en octubre: INE

El Instituto señaló que la tasa de desempleo se ubicó en 3.9%

Sociedad

AMLO descarta restricciones por la nueva variante Ómicron

El presidente López Obrador aseguró que "ante presencia de la cepa Omicron, no debemos espantarnos"

Futbol

Portugal detecta 13 casos de la variante Ómicron en equipo de fútbol de Lisboa

El partido comenzó con solo nueve jugadores del Belenenses en la cancha porque el resto se aisló

Mundo

[Podcast] Las claves del mundo | Robots asesinos, una amenaza más allá de la ciencia ficción

A medida que la tecnología militar avanza hacia una autonomía cada vez mayor, crece la preocupación sobre cómo pueden usar estas nuevas armas para revolucionar la guerra.