imagotipo

Vaticano y China, cerca de alcanzar acuerdo histórico sobre designación de obispos

  • Jorge Sandoval | Corresponsal
  • en Mundo

 

CIUDAD DEL VATICANO, Italia. (OEM-Informex).- Avances significativos entre el Vaticano y China. Ambas partes  están  muy cerca de alcanzar un acuerdo histórico después del “consenso inicial” sobre la designación de los obispos, que representa el principal obstáculo en el camino de la normalización de las relaciones bilaterales  entre ambos Estados. Así lo escribió el cardenal de Hong Kong, John TongHon, en un largo artículo publicado en el semanario “on line”; “Sunday Examiner” y difundido también en medios italianos.

Según el consenso al que se habría llegado, al Papa le quedaría la autoridad final de designación de los obispos en China continental.

Durante el año pasado se registraron en el Vaticano frecuentes contactos secretos  entre delegados de China y de la Santa Sede. Se instituyó un grupo de trabajo a través del cual se logró limar algunos de los problemas, el más importante de los cuales era precisamente el relativo al nombramiento de los obispos.

En base a la doctrina católica, el Papa es la última y más alta autoridad con la facultad de nombrar a los obispos, los cuales le deben obediencia.

China y el Vaticano interrumpieron sus relaciones diplomáticas en 1951, a raíz del cisma entre los católicos chinos que reconocen la autoridad del Pontífice y aquellos que son fieles a la llamada Iglesia Patriótica, aprobada y controlada por el Estado.

Hasta ahora ha sido esta última la que elige y nombra autónomamente a los obispos sin consultar mínimamente a la Santa Sede.

Según algunas indiscreciones que desde tiempo circulan en ambientes eclesiásticos de Roma, una solución podría ser que la Iglesia Patriótica presente al Vaticano una lista de posibles nuevos obispos grata al Papa, el cual nombraría a uno de ellos. Al parecer, un acuerdo en este sentido ya habría sido alcanzado, como dio a entender el cardenal de Hong Kong.

Ahora bien, en el contexto de este acuerdo, el Vaticano tendría también que dejar de reconocer a Taiwán, condición impuesta por la República Popular China a quien quiera enviar un embajador bajo la Gran Muralla.

Es más, los más optimistas ya hipotetizan que Francisco podría realizar este año un viaje a China, que sería un evento histórico. Sería el primer Pontífice en visitar este país, que cuenta con 4 millones de católicos inscritos a la Iglesia católica y sobre todo con 16 millones de fieles de la Iglesia fiel a Roma, considerada actualmente fuera de la ley.