imagotipo

Explota taller de pirotecnia en Silao

  • El Sol del Bajío
  • en República

  • Desconocían las posibles causas de la tragedia

SILAO, Gto. (OEM-Informex).- Saldo de dos muertos y un lesionado grave es lo que dejó la explosión de un taller de pirotecnia llamado polvorín, esto en las inmediaciones de la comunidad de Nápoles, en la parte trasera del Puerto Interior.

Hasta el momento no se saben las posibles causas de esta tragedia, situación que se determinará luego de las investigaciones realizadas por peritos especializados de las autoridades federales, tanto de la Secretaría de Gobernación como de la Secretaría de la Defensa Nacional, quienes otorgan el permiso de este tipo de giros peligrosos.

El incidente sucedió antes de las dos de la tarde, cuando se reportó por parte de elementos de una empresa de seguridad privada, de una explosión que se había registrado junto a la empresa Nestlé, en el Puerto Interior, esto por el camino de El Coecillo a la comunidad de Nápoles.

En el camino los elementos de protección del Estado encontraron una camioneta Ford Explorer de color verde, en la que se llevaba a una persona lesionada muy grave identificada como Leonardo Hernández, de unos 20 años de edad, que presentaba quemaduras en todo el cuerpo, además de fracturas y heridas a consecuencia de la explosión.

Se solicitó la intervención de paramédicos de Cruz Roja, pero nunca llegaron al lugar donde se encontraba el joven lesionado, por lo que en la misma camioneta fue escoltado por los elementos de Protección Civil municipal y trasladado al Hospital General.

En tanto las demás unidades llegaron hasta el lugar de los hechos junto a los paneles solares instalados a un costado del Puerto Interior, por la carretera a El Coecillo, lugar en el que se registró la explosión de un polvorín de los cuatro que hay en el lugar.

En éste trabajan el ahora lesionado, así como su padre, el señor Martín Hernández Ramírez, de 45 años de edad, vecino de la calle Francisco Villa mejor conocida como “La Pancho Villa”, en la zona centro de Silao, También murió su sobrino Alan Hernández y el primo Leonardo está muy grave.

Ellos quedaron calcinados entre los escombros de lo que fue el polvorín, un lugar permitido por las autoridades federales, en este caso el Ejército mexicano, para trabajar con pólvora en la elaboración de juegos pirotécnicos.

Los tres vivían en la zona centro de Silao, era una familia dedicada a este oficio que para muchos es un arte, sin embargo, el peligro es latente y en este hecho hay dos muertos y un lesionado grave.

Se sabe que por generaciones esta familia que hoy sufre la pérdida de dos integrantes, por décadas se han dedicado a este peligroso oficio.