imagotipo

Hay carencias en el sistema de transporte de Chihuahua

  • El Heraldo de Chihuahua
  • en República

David Varela

CHIHUAHUA, Chih. (OEM-Informex).- Desde cartones y hules como ventanas, cristales sueltos o rotos; falta de asientos y algunos otros que no están fijados al vehículo; condiciones mecánicas adversas, suspensiones dañadas; malos tratos de choferes con mala actitud, carrerosos y a quienes les importa poco el usuario, es un poco de lo que deben enfrentar los chihuahuenses para trasladarse en la ciudad.

El sistema de transporte público en Chihuahua cuenta con centenares de carencias, muchas de ellas son heredadas de una época en la cual se relajó la aplicación de la ley sobre quienes incumplían con los lineamientos derivados de una concesión que otorga Gobierno del Estado a particulares.

Durante muchos años el sistema de transporte daba de qué hablar en Chihuahua por el pésimo servicio que se prestaba, la contaminación que generaban los camiones, los incrementos que durante un corto periodo se elevaron de tres pesos hasta seis pesos.

Otra de las situaciones que a inicios de la década del nuevo milenio parecía no concluir, era la de las carreras por el pasaje. La avenida Universidad, la Tecnológico, la Ocampo, la Cuauhtémoc, se convertían en peligrosas pistas de carreras.

Muchos concesionarios sí compraron unidades nuevas durante la primera década del 2000. Durante la época de los nuevos autobuses se podía observar las modificaciones que se les hacían: rines, luces, estrobos, asientos y amenidades para los choferes como equipos de sonido.

También en esos años fue que existió la iniciativa ciudadana para prohibir los equipos de sonido en los autobuses del transporte público, por lo que a la mayoría les retiraron los estéreos y bocinas.

El nuevo momento del transporte público fue con el anuncio e inicio de obras para la ruta troncal aún conocida como Vivebús, que prometía ser un sistema eficiente en el que ganarían todos los integrantes: concesionarios, choferes y usuarios.

Es hasta la actualidad que no se alcanza a ver el beneficio de la implementación del nuevo sistema, tras la omisión que persistió en los concesionarios y autoridades para no hacer valer la ley en el sentido de la antigüedad y condiciones de los vehículos que prestan el servicio.

En el artículo 30 de la Ley de Transporte y sus Vías de Comunicación para Chihuahua se establece que el modelo del camión no deberá ser mayor a 10 años de antigüedad en rutas alimentadoras y 15 para rutas troncales.

En el artículo 32 de la misma ley se hace mención sobre la información que debió dar el Estado sobre el cumplimiento a los ordenamientos de tránsito y condiciones fijadas para la concesión para la prestación del servicio en cuanto a continuidad, regularidad, permanencia, seguridad, comodidad e higiene del medio, es decir, del camión.

Actualmente los autobuses, tanto de la ruta troncal como los alimentadores, presentan deficiencias mecánicas y físicas que ponen en riesgo la comodidad de los usuarios, e incluso su seguridad.