imagotipo

Capturan a sicario de 15 años en Playa del Carmen

Un presunto sicario adolescente de apenas 15 años de edad, provisto con una pistola calibre 9 milímetros, abastecida con ocho balas, fue detenido por la Policía Turística en el antro La Cucaracha, en la zona turística de Playa del Carmen.

El quinceañero fue detenido cuando presuntamente se disponía a cometer una ejecución, dos días después del sangriento ataque armado en el bar La Vaquita que dejó un muerto y dos heridos graves y tres delincuentes detenidos, entre éstos el Comandante Flama uno de los cabecillas de los Zetas, vieja escuela.

Cerca de la media noche se reportó la presencia de dos sujetos armados en La Cucaracha, ubicado en la calle Seis, entre la Quinta Avenida y la Décima, razón por la cual al lugar señalado se trasladaron los agentes de la Policía Turística Municipal (PTM), logrando ubicar al joven de 15 años de edad, originario de Comitán, Chiapas.

El menor dijo que actualmente vive en la ciudad de Tulum y le fue decomisada con una pistola calibre 9 milímetros, abastecida con ocho cartuchos útiles, cuando presuntamente buscaba a la persona a quien tenía el encargo de ejecutar.

Posteriormente, el joven fue llevado a las instalaciones de la Dirección General de Seguridad Pública y Tránsito (SPTyB), para que el departamento jurídico elaborara el oficio de su puesta a disposición del agente investigador del Ministerio Público del Fuero Común (MPFC) adscrito a la Fiscalía Especializada en Menores de Edad en la ciudad de Cancún, para el deslinde de responsabilidades.

EL PONCHIS

Hace siete años irrumpió en las conciencias de los mexicanos el caso de El Ponchis, el niño sicario de los Beltrán Leyva (adiestrado por Julio de Jesús Hernández Radilla alias El Negro) que a sus 14 años, al ser detenido, confesó haber llevado a cabo al menos cuatro decapitaciones y múltiples torturas y asesinatos.

El Ponchis fue capturado en Cuernavaca, en diciembre de 2010 y tres años después fue liberado y extraditado a Estados Unidos, ya que tiene nacionalidad estadounidense, para internarlo y posteriormente reinsertarlo a la sociedad.

El informe “Violencia, niñez y crimen organizado”, de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, dice que alrededor de 30 mil niños y adolescentes trabajan para la delincuencia en México, a partir de los diez años son integrados a las organizaciones criminales.

Desde pequeños se les asignan tareas como vigilancia, a los 12 años son utilizados para cuidar casas de seguridad y a los 16 trabajan en secuestros y sicarios; mientras que las niñas son utilizadas para empaquetar droga o en la trata de personas con fines de explotación sexual.