imagotipo

Esoterismo/ Howard Atwood Kelly

  • Frank Barrios
  • en Sociales

Cada quien cosecha lo que siembra. Ley natural a la que nadie escapa. Hay gente inescrupulosa que lo mismo le da dañar a un semejante que a un animalito y hasta se mofan retando a la divinidad diciendo que si es cierto que Dios castiga que en ese momento se lo cobre. Y hasta lo hacen y dicen en público, orgullosos de su poder en ese momento, porque saben que nada va a sucederles y así se pasan toda su vida, renegando, destruyendo, mofándose y sintiéndose amos y señores de las circunstancias que manejan a su antojo.  Reza un refrán que Dios no cumple caprichos, ni endereza jorobados. Por el sólo hecho de negarlo y retarlo, él no se va a manifestar en ese momento, para seguirle la corriente a un chiflado, con un ego gordo, producto de su propia ignorancia, que y que se ve siempre rodeado de otros, que son más ignorantes que él.

Vivimos en un mundo material, el cual se rige por sus propias leyes y el Todopoderoso deposita en el hombre el don del “libre albedrío”. De esta manera, a nadie impone su propia doctrina, y cada quien es libre de elegir el camino, por el que va a deambular durante toda su existencia. Sólo un líder es capaz de enseñar el camino sin mezquindad, para que cada quien lo recorra y alcance sus beneficios. No hay que confundir al líder con el jefe. Por el primero muchos ofrendan la vida, porque conocen que en sus ideales, no hay mezquindad y nada impone, además de velar por los intereses en forma generalizada, y a todos los ve por igual, sin importar casta social.

El jefe es muy diferente, siempre está ordenando detrás de un escritorio, y lo primero que hace es imponer su voluntad, en base a su propia conveniencia. Escatima tiempo y apoyo, porque antepone sus caprichos, y poco o nada le importa lo que le suceda a las masas. La gente lo que hace es respetarlo porque así conviene a sus intereses, pero en el fondo siguen sus órdenes, más que todo por necesidad que por convicción.

 

Médico famoso

Howard Atwood Kelly fue un médico que alcanzó fama durante su vida. Siempre fue muy espiritual por pertenecer a una familia religiosa procedente de Irlanda. Su madre le regaló una Biblia, la cual leía muy a menudo, y la tenía en un lugar especial y de fácil acceso. Nació en Camden, Nueva Jersey, en febrero de 1858, y fue el último de los 4 fundadores de Johns Hopkins en ser requerido, para atender las labores relacionadas con el nuevo hospital. En 1877 inició sus estudios de medicina, en la Universidad de Pensilvania, teniendo unos maestros muy estrictos. La escuela gozaba de lo necesario, para que el alumnado saliera con una preparación excelente. En mayo de 1882 recibió el título graduándose con honores. Se especializó en la ginecología médica y quirúrgica. También se desempeñó como maestro en la Universidad de Pensilvania.

En 1833, en Kensington, funda el hospital Kelly para mujeres, uno de los primeros en los Estados Unidos dedicado únicamente en obstetricia y enfermedades de la mujer. Gracias a sus aportes a la ciencia médica se comenzaron a utilizar los “puntos de Kelly” para curar la incontinencia urinaria por esfuerzo. Por sus muchos logros fue conocido el doctor Kelly, pero no todo en su vida fue color de rosa. Como algunos que llegan a triunfar, tuvo que batallar para ganarse el sustento diario, y gracias a su empeño, logró superar todos los embates para dejar huella en este mundo. De joven Kelly vendía mercancía tocando de puerta en puerta, gracias a lo cual se ganaba unos dólares, los cuales empleaba para medio comer y estudiar. Cierto día se vio únicamente con una moneda de 10 centavos  en sus bolsillos y de inmediato le entró la preocupación. Los negocios no le sonreían y tenía hambre. Pensó en pedir caridad en la siguiente casa, pero le daba pena porque no sabía si le darían algo de comer. Pudo más la necesidad y armándose de valor tocó el timbre. Aparece una simpática dama preguntándole, qué se le ofrece y él balbuceando, sólo atina a pedir un vaso con agua. Aquella muchacha lo observó, y de inmediato se dio cuenta de la necesidad que estaba atravesando. Le pide que espere un momento, va a la cocina, y regresa con un vaso grande de leche y se lo ofrece. Kelly saboreó la leche, la cual sentía como el mejor manjar comido en mucho tiempo. Gracias a ello recuperó parte de sus fuerzas, y preguntó cuánto debía. La señorita, esbozando una sonrisa que se le quedó grabada en su mente, respondió que no le debía nada, porque su madre la había educado a dar caridad, sin recibir nada a cambio. Pasaron los años y un día aquella dama enfermó. Los médicos no atinaban a curarla y la enviaron a la ciudad, para que la atendiera uno de los más prestigiados médicos de la época. Cuando el doctor Kelly fue consultado sobre ese caso, sintió curiosidad al escuchar el nombre del pueblo de dónde provenía la paciente, interesándose en atenderla personalmente. Cuando tuvo enfrente a la paciente, reconoció de inmediato a aquella hermosa niña, que años atrás le había saciado su hambre con un vaso con leche, sin recibir nada a cambio. De inmediato se dedicó a atenderla, poniendo en práctica todo lo aprendido, y pidiendo a Dios, le diera la oportunidad de salvar esa vida. Después de mucho batallar, por fin se venció la enfermedad y la paciente sanó. El doctor Kelly pidió a la administración del hospital, le enviaran a él la factura con todos los gastos para cubrirlos. Luego escribió algo de su puño y letra, y pidió que en su momento le fuera entregado a la paciente.

Cuando llegó el momento de abandonar el nosocomio, la dama recibió un sobre en el que sabía iba la factura, indicando los gastos ocasionados por su estancia ahí. No quería abrir el sobre, porque sabía que tendría que trabajar el resto de sus días, para poder pagar esa deuda. Sudando frío, por fin decide abrir el sobre, encontrando una carta que decía: “Totalmente pagado con aquel vaso con leche, gracias a lo cual pude saciar mi hambre. Doctor Howard Kelly”.

Featured Video Play Icon

Fuerte sismo en México deja 50 muertos; reportan derrumbes y severos daños

Hasta el momento 3 víctimas en Puebla, 5 en Ecatepec y 42 en Morelos

Redacción OEM en Línea

local

Featured Video Play Icon

Veracruz sin mayores daños por sismo: gobernador

En la noche se define si continúa o no suspensión de clases

Featured Video Play Icon

Por sismo, se suspenden clases en todos los niveles educativos

Para hacer revisiones pertinentes a la infraestructura de planteles

Featured Video Play Icon

Inseguridad cambia forma de divertirse; jóvenes empiezan a optar por no salir de noche

Muchos han dejado de asistir a antros o procuran no andar solos

Featured Video Play Icon

Sismo de 7.1 con epicentro en Axochiapan, Morelos, “sacude” a xalapeños

Se percibió desde Huayacocotla hasta Minatitlán

Featured Video Play Icon

Trasladan al presunto asesino de Mara al penal de Tepexi

El movimiento se realizó a las 2 de la madrugada

destacados

Peña Nieto ordena evacuar hospitales con daños y trasladar a pacientes

Peña Nieto ordena evacuar hospitales con daños y trasladar a pacientes

El sismo de 7.1 grados ha dejado más de 60 muertos en el país

Suspenden clases en CDMX, Edomex, Guerrero, Hidalgo, Morelos, Puebla, Veracruz y Tlaxcala

Suspenden clases en CDMX, Edomex, Guerrero, Hidalgo, Morelos, Puebla, Veracruz y Tlaxcala

Todos los niveles educativos no estarán activos hasta nuevo aviso

Peña Nieto sobrevuela el Valle de México tras sismo

Peña Nieto sobrevuela el Valle de México tras sismo

El presidente activó el Plan MX

Terremoto en México deja 93 muertos; reportan 29 derrumbes

Terremoto en México deja 93 muertos; reportan 29 derrumbes

Hasta el momento hay once víctimas en Puebla y nueve en Ecatepec, Edomex, y 54 en Morelos

Senado de EU cancela entrevista con abogado de Trump sobre trama rusa

Michael Cohen llegó con su abogado, pero abandonó la sesión después de apenas una hora