imagotipo

Esoterismo|Persefone, ninfa de la primavera

  • Frank Barrios
  • en Sociales

Y empezó la primavera, pero todavía continúan manifestándose los embates del invierno demostrando que tiene su poder; y continuará infiltrándose en la tierna primavera que al paso del tiempo irá manifestando la calidez que mucha gente espera. Las estaciones del año, aunque ya no se cumplen como debe corresponder, se necesitan para alimentar la Tierra, porque no todo debe ser sequía, agua, calor o frío. Es un equilibrio que se requiere, porque todo debe ser con medida. El hombre en su loca carrera de ambición, se ha encargado de desequilibrar al planeta Tierra, y a su ambiciosa carrera no se le mira fin. A los gobiernos no les importa la vida de sus habitantes. La corrupción que impera en ellos, hace que sólo vean que sus arcas se llenen de dinero, como si el día de mañana, cuando  escasee el alimento y agua potable, va a comer dinero mal habido. El desequilibrio que estamos viviendo, se muestra a plena luz del día. El calentamiento global que se vive es mortal. Y aun así, mandatarios ignorantes como Donald Trump, argumentan que no aceptan que el planeta se esté calentando. En lugares como la ciudad de Xalapa, capital del Estado de Veracruz, México, 30 años atrás, la temperatura ambiental era de unos 26 grados promedio. Y para ese entonces, muchos nos quejábamos del calor que hacía. Ahora ha llegado a 33 y 34 grados, y ya nos estamos asfixiando (8 grados más). Se guardaban los zapatos en el closet, y a los 3 días estaban llenos de hongos color verde, al igual que la ropa. Esto desde hace varios años ya no se aprecia. Y con estas manifestaciones que han desaparecido, siguen los ignorantes desconociendo el cambio climático, queriendo tapar el sol con un dedo, como si estuviéramos viviendo todavía en época de la inquisición.

 

Mitología griega muy explícita

Existe una hermosa fábula que orienta a la comprensión de este fenómeno natural, y a pesar de haber transcurrido siglos, todavía sigue vigente en la mente del ser humano, al grado de haber filmado películas sobre ellas. Cuenta la leyenda que Zeus, padre del Olimpo, nunca dejó de ser un personaje lascivo e infiel, que no conforme de tener amoríos con las diosas, también agarraba parejo con hermosas mujeres de la Tierra. Con la diosa de la fertilidad, Deméter, procrea a la ninfa Perséfone, la cual desde su nacimiento denotó enorme belleza. Para protegerla de la lascivia de los mismos dioses y humanos, su madre la apartó a un hermoso bosque, para que ahí viviera en unión de otras ninfas, disfrutando de la belleza de la flora y fauna de la naturaleza. Hades, el señor del infierno y hermano de Zeus, estaba intrigado por desconocer el lugar donde habitaba su sobrina Perséfone, y se dedicó a viajar por toda la Tierra y los cielos, hasta que por fin, encontró el sitio anhelado. De inmediato quedó prendido de la belleza de su sobrina, y se deleitaba visitándola diariamente, pasando desapercibido porque gracias a sus poderes, lo hacía de manera invisible. Fue creciendo su lascivia, y pensó en la forma de raptar a su sobrina, pero le detenía la ira que desataría en su hermano Zeus, y las consecuencias que esto originaría con otros dioses, que también apoyarían a Deméter. Pero pudo más su pasión y fraguó un plan.

Perséfone gustaba recoger cierto tipo de flor, con la cual preparaba una corona que ponía sobre su cabeza haciéndola lucir irresistible. Cierto día, cuando iba a arrancar una de esas flores, Hades había tomado esa forma y engulle a la ninfa, huyendo de la escena. No se escuchó grito alguno, ni hubo rasgos de violencia, porque no le dio tiempo a la ninfa de pedir algún tipo de ayuda. Deméter se intriga por la ausencia de su hija y empieza a buscarla, en el Olimpo como en la Tierra. Nadie había visto nada, y si sabían, por temor a represalias callaban. Fueron días de angustia hasta que por fin Helios, el sol que todo lo ve, le comenta lo que hizo su cuñado Hades. De inmediato viaja a los infiernos y exige a su cuñado la devolución de su hija, y ante la negativa de éste, expone la queja ante Zeus, quien se muestra indiferente, por lo que Deméterentra en huelga y como diosa de la fertilidad, deja de trabajar. De inmediato la Tierra, junto con toda especie viviente se vuelve estéril. La vida amenazaba con extinguirse y si el hombre moría, hasta los mismos dioses lo harían también. Zeus convoca a mediar a ambas partes. Hades, de manera maliciosa, había dado a comer a Perséfone una semilla de granada, y quien probara ese fruto, ya no podría abandonar el infierno. Por fin, ambas partes llegan a un acuerdo. 6 meses Perséfone convive con su esposo, y los otros 6 meses con su madre. Al iniciar la primavera, la tierra se alegra porque Perséfone regresa y vuelve a manifestarse el inicio de la vida. Y al iniciar el otoño, la tierra se entristece por los 6 meses de ausencia de la ninfa. Con los conocimientos de alta magia, utilizando un ritual que sólo quienes tenemos acceso a grimorios lo conocemos, prepararé el “Talismán de Perséfone”, gracias al cual tendremos el poder de esas energías. Sus poseedores gozarán de una poderosa herramienta para abrir portales, recibir la ayuda de seres siderales presentes con el ingreso de la primavera. Quienes gusten adquirir este talismán deben solicitarlo a los teléfonos 228 8181029, 2289 884303 o  a tusifasi@yahoo.com.mx.

 

*Colaborador