imagotipo

La Buena Vida|¡Adiós invierno, llegó la primavera!

  • Rosa María Campos
  • en Sociales

¡Bienvenido equinoccio de Primavera! Recemos, meditemos, cantemos. Vistámonos de blanco, pongámonos flores en la cabeza, descalcemos nuestros pies y disfrutemos de la entrada de la bendita primavera. ¿Qué tal si vamos a la pirámide del Sol de Teotihuacán o la de Kukuxklánen Chichén Itzá o a Tajín. Pero si la cartera está medio vacía cualquier   jardín o  parque  es bueno  para  tomar la energía del amanecer del año. Tomémosla como  recarga mental, ideológica para salir de todas nuestras crisis ¡no tenemos de dónde agarrarnos! y nos estamos tronchando con el alza de la gasolina, la corrupción de nuestros  políticos, el derrumbe de las instituciones, la pulverización del peso, la inseguridad y las diabólicas  maniobras de  Donald Trump. Así que  pagana, prehispánica, ecologista o  de la Nueva Era, participemos en la fiesta o hagamos lo que nuestros tatas y nanitas: metámonos al mar, ríos, manantiales o a  la regadera hasta quedar rechinando de limpiecitos y luego nos vestimos  con ropa fresca y multicolor para que no se le ocurra abandonarnos a la buena suerte.

Los Mayas para ser bendecidos con buenas cosechas incluían en su calendario el equinoccio de primavera durante el mes de las flores, tozoztontli, dedicado a la diosa madre Coatlicue en cuyo honor –entre el 14 de marzo y el 2 de abril— realizaban danzas, quema de incienso, baños purificadores y ayunos. Los aztecas hacían largas peregrinaciones hasta la hoy conocida como Villa de Guadalupe para reverenciar a su Madre Tonatzin, quien los esperaba en  lo  más alto del Cerro del Tepeyac (en náhuatl:  nariz o punta de la sierra). Esta  festividad de carácter  sacro  obligaba a los aztecas a realizar  ayunos y depuraciones corporales antes de tener la dicha de postrarse ante Tonantzin y obtener de ella su protección y bendiciones…

 

Totonacas: ritual en El Tajín

Las Totonacas de antaño a la fecha, para alejar calamidades reciben  a  la primavera  con la ceremonia del Perdón-Permiso en El Tajín. Esta ceremonia es  precedida por El Consejo Supremo de Ancianos y sus brujos o chamanes son los encargados de colocar las ofrendas frente a la Pirámide de los Nichos. Todos bailan y hacen sahumaciones antes de que los ancianos ejecutaran un ritual en el que giran  primero en la dirección de las manecillas del reloj y después en sentido contrario; para tejer y destejer, avanzar y regresar a sus mismos pasos, con el propósito  de  deshacer  sus pecados  y pedir perdón. En  fin queridos amigos,  les conté sobre algunos rituales prehispánicos para obtener salud y fortuna, ahora mentalicemos el equinoccio para lograr una renovación, resurrección, un nuevo crecimiento.

 

taca.campos@gmal.com