imagotipo

La buena vida|Por la boca entra la salud

  • Rosa María Campos
  • en Sociales

Esos platillos deliciosos, abundantes en carne roja y grasa, condimentados con increíbles salsas de muchas y  finas especies, acompañados de  vinos y licores, por los que pagamos cantidades estratosféricas de dinero en elegantes restaurantes, lo único que hacen es lacerar nuestro corazón, hígado, riñones y por supuesto ¡engordarnos! Al engordar despedimos a la salud, envejecemos, morimos un poco y nos vemos obligados a visitar al doctor y pagarle un dineral para que nos alivie del estreñimiento, afecciones reumáticas, esclerosis, estrés, cáncer o bien esas “delicias” que hoy comemos nos obligan a recurrir a las instituciones gubernamentales de salud para lograr una cita con el médico familiar, las cuales tardan semanas o meses en dárnoslas.

Rechacemos, por favor, el manipuleo de una sociedad consumista que publicita, a más no poder, la comida chatarra demasiado salada y grasosa, acompañada de diabólicos refrescos embotellados y  pastelillos encremados con  kilos de azúcar blanca. ¡Cuidado! En Oriente sucede lo contrario. En China por ejemplo, las comidas están reconocidas como medicina para el cuerpo. Los chinos con sus palillos, picotean alimentos frescos, en porciones pequeñas, cocinados con poca sal. Lo único que se sirven en abundancia es arroz al vapor. Muchos centenarios chinos comen de cinco a seis veces al día, sin sobrepasarlos 300 gramos, por comida. Esta es herencia de sus ancestros: “comer varias veces en poca cantidad y no comer mucho”. Investigaciones científicas actuales han corroborado los beneficios que reciben las personas  habituados a  esta forma de comer. Una vida sencilla, con tres comidas al día –de preferencia vegetariana—, bajas en calorías y grasas animales, nos garantizan salud y buen peso. El aporte  proteínico lo obtenemos de los frijoles, garbanzos, lentejas, entre otros granos; y todas las vitaminas que se le ocurra las encontrará en la fruta y los vegetales crudos. Una dieta así nos mantendrá saludables… y a nuestra cartera muy contenta.

 

taca.campos@gmail.com