imagotipo

Vida Verde

  • Raúl Espinoza
  • en Sociales

La protección a la vida animal, legalmente reconocida, es uno de los principales objetivos que a los hermanos Marco y Mauricio Laserre Laborde los ha movido para consagrar gran parte de su tiempo a promover el cuidado a las especies, labor que desde años realizan.

Actualmente no tiene tregua, pues después de impartir conferencias diarias en instituciones escolares se enfocan a atender personalmente a la fauna notable que poseen, entre ellas más de 150 serpientes consideradas las más venenosas y grandes del mundo, una de las cuales, la pitón reticulada de varios metros de longitud, muestran para este entrevista especial, realizada en la comodidad de su hogar, aquí en Xalapa, punto de salida hacia donde tengan que dirigirse a temprana hora.3

Marco en su afán de informarnos sobre cómo debemos contribuir a proteger a la fauna animal, nos devela tarántulas, una pareja de búhos y una lechuza cuyo graznido la torna más mágica al desplegar sus alas y agrandar sus ojos, lejos de aquella superstición de que su canto es una de las razones que ha avivado mitos y supersticiones, que la gente teme y por eso la ataca, contribuyendo a su extinción.

Entre un acuario con pirañas del amazonas que se luce en el recibidor, los hermanos Laserre nos anticipan que en dos meses tendrán listo el artopodrario más grande quizá de Veracruz, al que agregarán dos cocodrilos de dimensiones generosas, todos con un fin educativo en el que los estudiantes de los niveles básicos tendrán gran presencia. ¿Pero cómo sostienen su loable labor de rescate y respeto a la fauna animal? “por amor a la camiseta”, nos responden y “con nuestro propio dinero”, agregan. Y como si su cruz no fuera ya tan notoria, nuestros entrevistados tienen incluso que responder por conciencia ecológica al llamado de auxilio que quienes conocen su labor, les lanzan cuando se encuentran a un animal herido o deambulando por las calles xalapeñas. No importa que sean perros o gatos, a los que por cierto se toman el tiempo de buscarles hogar y sustento seguros. Mientras tanto en pos de cumplir con su misión humana, nuestros jóvenes entrevistados han consolidad el grupo “Vida Verde” que conglomera a gente que como ellos comparten lo que no es un hobbie, sino una razón poderosa para defender a estos seres vivos, que contradictorio, poseen los venenos más letales del mundo.