imagotipo

Conmemoran el Día del Diplomático

  • Redacción El Sol de México
  • en Sociedad

EDUARD MALAYAN.

EDUARD MALAYAN.

Carmen Sánchez

La arquitectura monumental de la Embajada de la Federación de Rusia albergó una vez más la celebración del Día del Diplomático, que se conmemora desde el 2002 cada 10 de febrero, fecha en la que entró en vigor en 1549 la primera institución rusa encargada de la política exterior.

El embajador de Rusia en México, Eduard Malayan, con su uniforme de gala, negro con detalles dorados, recibió a los invitados especiales en la sede diplomática, la mayoría, embajadores de los distintos países en la nación mexicana, quienes se instalaron en el jardín de la residencia para la convivencia.

Posteriormente, todos se trasladaron al lobby de la embajada para escuchar las palabras de Malayan quien en esta ocasión refirió “hice mi discurso más largo” para hablar de los peligros a los que en ocasiones se exponen los embajadores frente al terrorismo, y para afirmar que los diplomáticos “ponemos nuestro mejor empeño en defender los intereses de nuestros países, en hacer así, que la tierra sea un lugar más tranquilo”.

En su discurso, el embajador ruso habló de distintos aspectos referentes a la diplomacia que fueron celebrados con una ovación por los ahí reunidos y a ellos les extendió un sincero anhelo: “De todo corazón les deseo bienestar, felicidad y éxito en nuestro trabajo”.

Las anteriores expresiones se sellaron con un brindis y después el cuerpo diplomático acreditado en nuestro país, sus acompañantes y demás convidados a la celebración, disfrutaron de los bocadillos que se sirvieron para la ocasión como quesos finos, salmón, brochetas de camarón, fuentes de verduras con berenjena que fueron maridados con vino, whiskey y por supuesto vodka.