imagotipo

“Bomba de tiempo”, mercado de San Andrés

  • Diario de Xalapa
  • en Veracruz

Por  Ricardo Bravo

San Andrés Tuxtla, Ver.- El mercado municipal de este municipio es una “bomba de tiempo”, ya que en este centro de abasto convergen comerciantes fijos, semifijos y ambulantes en pasillos abarrotados, donde la estructura data de hace más de tres décadas, señalan clientes.

Además varias zonas presentan daños y en las calles de los alrededores hay puestos ambulantes, peatones y automóviles tanto particulares como del servicio público.

“Sí está deteriorado en algunas zonas, sobre todo porque el techo es de lámina y hay muchas filtraciones de agua; al mercado viene gente de la tercera edad y se puede resbalar o caer alguien”, afirmó el señor Ramsés Rodríguez, cliente de dicho inmueble.

“Ya lleva mucho tiempo así, lo han remodelado, pero no lo han resanado de la mejor manera; considero que es un lugar peligroso, ya que hay muchas otras zonas deterioradas, la estructura es muy vieja y no da confianza para recorrerse”, expresó.

En dicho lugar también pululan los puestos tanto de comida corrida como de antojitos, mismos que manejan instalaciones de gas, al no haber una ubicación adecuada, pues dicho inmueble ha crecido de manera desmesurada y sin orden; igual se encuentran dichos puestos en la zona de fondas (parte alta) que en las entradas y salidas del inmueble, lo que los convierte en un peligro.

Señalan clientes que los pasillos, además de ser muy reducidos, se encuentran llenos de las llamadas “canasteras”, quienes impiden una buena circulación; de igual modo vendedores ambulantes se colocan en entradas y salidas, tomando en cuenta que desde hace años la calle Plan de Guadalupe se cerró al tránsito para hacerla extensión del mercado, situación que se repite en otras arterias aledañas, especialmente la ampliación Manuel A. de la Cabada, donde cada vez son más los vendedores que se instalan, provocando tráfico lento, por lo que es un peligro para peatones y automovilistas.

“Desde hace varias administraciones no se le ha metido mano a ese mercado; es una bomba de tiempo porque es un peligro para todos los que acudimos a éste, sobre todo tomando en cuenta la vejez de la infraestructura, la falta de atención, la sobrepoblación y el exceso de tráfico y tránsito de personas alrededor; las calles son imposibles de transitar, las entradas y salidas están tapadas y cada vez más hay vendedores alrededor, en caso de un siniestro no hay ni para dónde correr”, manifestó el señor Porfirio Sánchez.

Una administración municipal más está por concluir, y a ese inmueble le hacen falta innumerables mejoras, pero la situación ha pasado desapercibida en los últimos trienios y cuatrienios, lo cierto es que se han hecho esfuerzos por despejar un poco el mercado, pero locatarios y marchantes se han negado a irse.

Desde hace años se construyó el llamado Mercado Nuevo en la colonia Belén Grande, a un costado de lo que ahora es la Inspección de Policía Municipal, de igual manera hace unos años se invitó a vendedores ambulantes y semifijos a ocupar el mercado conocido como Plaza Juárez, pero ambos inmuebles lucen vacíos, pues los comerciantes se han negado a utilizarlos, mientras el mercado municipal 5 de Febrero sigue creciendo de manera desmedida.