imagotipo

Cueva de Totutla, tumba de Quetzalcóatl

  • Diario de Xalapa
  • en Veracruz

Por Miguel Olvera Caballero / El Sol de Córdoba

Totutla, Ver.- En la Cueva del Muerto, en Totutla, se afirma que fue encontrada la tumba y momia de Quetzalcóatl. Hoy, esa historia se ha convertido en mito.

El municipio de Totutla está íntimamente ligado a la historia de la serpiente emplumada y su sumo sacerdote, que aquí se inmoló. Su mismo nombre significa “en el lugar de las aves”: el nombre deriva del Náhuatl Toto-tlan; tótotl o pájaro y Tlan; junto, entre, con.

La momia de Quetzalcóatl, no el dios, sino uno de sus principales sacerdotes, sigue provocando controversia, pues los mismos pobladores de Totutla no se ponen de acuerdo sobre el lugar donde fue descubierto. Hay quienes afirman que fue en El Retiro, la mayoría se inclina por la Cueva del Muerto, en Tlapala.

Según la misma gente de Totutla, en 1938 varios campesinos entraron a la cueva en busca del abono derivado del estiércol de murciélago, llamado “guano”, pero en su lugar descubrieron el cuerpo momificado de una persona que estaba rodeada de ofrendas y objetos prehispánicos.

Apenas unos años después, en 1959, el etnólogo José Luis Melgarejo Vicanco visitó la cueva, donde encontró inscrito el nombre Ce Acatl Topiltzin Quetzalcóatl. La momia aun portaba su collar de jade.

Este hallazgo maravilloso no tuvo un final feliz dado que todas esas piezas fueron saqueadas y malbaratadas, debido al desconocimiento de su valor cultural e histórico, por gente de la misma comunidad.

Hoy nadie sabe dónde se encuentra la momia. Una de las versiones es que los arqueólogos se la llevaron al Distrito Federal para hacerle varios estudios, pero nunca la devolvieron, mientras que fuentes históricas refieren que los restos fueron depositados en el panteón de Huatusco. Ésta es su historia.

EL SACERDOTE DE QUETZALCOÁTL

Ce Acatl Topiltzin Quetzalcóatl fue un sacerdote de los toltecas, que en 1116, durante la guerra Tolteca-Chichimeca, fue expulsado de sus dominios, provocando una migración hacia la costa del Golfo de México.

La historia señala que el Quetzalcóatl encontrado en Totutla fue el sacerdote principal del dios del mismo nombre y que se llamaba Ce Acatl Topiltzin Quetzalcóatl. Hijo de Mixcóatl y Chimalma.

Fue el último rey de Tollan o Toílan, ciudad que algunos estudios han identificado con la de Tula. El nombre con que se reconocía al gobernante significa “Nuestro Joven Noble/Príncipe”.

Su denominación como Quetzalcóatl se debe al culto al que pertenecía. Algunos autores creen que Tollan es hoy la ciudad de Tula, situada en el estado de Hidalgo, México.

El Quetzalcóatl que gobernó a los toltecas es descrito por historiadores como una persona de cabello amarillo, alto y quien portaba siempre ornamentas prehispánicas.

Según los relatos prehispánicos, después de verse en un espejo que le mostró Tezcatlipoca, consideró que su rostro era horrible, por lo que se dejó crecer la barba y posteriormente comenzó a usar una máscara.

LA LEYENDA DE QUETZALCÓATL

José Luis Melgarejo Vicando relata en su obra Breve historia de Veracruz que el último gobernante tolteca, el albino, marchó también hacia el Golfo de México, llegó a Tlapalan la nueva, o Tlilan-Tlapalan (en el municipio de Totutla), desde donde divisó a lo lejos la orilla celeste del agua divina, se paró, lloró, cogió sus arreos, aderezó sus insignias de plumas y su máscara verde.

Quetzalcóatl se atavió, él mismo se prendió fuego y se quemó. Se dice que cuando ardió, relata Melgarejo Vivanco, al punto se encumbraron sus cenizas y que aparecieron a verlas todas las aves preciosas, que se remontan y visitan el cielo… Decían los viejos que se convirtió en la estrella que al alba sale para seguir los anales de Cuauhtitlán.

Efectivamente Quetzalcóatl murió en Tlapalan, hoy Totutla. El albino fue sepultado con alguna ofrenda, incluyendo la verde máscara en una gruta, donde se momificó, hasta cuando los campesinos, al extraer guano, lo encontraron y confundido con algún muerto durante la Revolución Mexicana fue sepultado en el cementerio de Huatusco, según datos del Instituto Veracruzano de Antropología.

Hoy el acceso a la Cueva del Muerto está bloqueado por una enorme roca que tapó la entrada a la cueva. Otra versión es que la gente decidió colocar dinamita para tapar el paso e impedir más profanaciones.