imagotipo

Familias asentadas en zonas de alto riesgo se encomiendan a Dios ante deslaves

  • Ariadna García
  • en Veracruz

“Encomendarse a Dios es todo lo que nos queda”, coinciden familias que por necesidad desde hace años se han asentado en zonas de riesgo, por lo que viven con la zozobra de que algo pueda sucederles cada vez que llueve.

Son familias que han acondicionado sus cuartos o casas con material, muchas veces frágil e improvisado, para pasar menos frío.

En Xalapa se tienen ubicadas por lo menos 16 colonias consideradas de alto riesgo, dado que hay viviendas asentadas en laderas o desniveles propensas a los deslaves.

Los señores Néstor Velasco Hernández y Rogelia Juárez viven en un cerro en la colonia Dolores Hidalgo, donde en agosto del año pasado quedaron sepultadas tres viviendas y un jardín de niños resultó afectado. Confiesan que aunque Protección Civil les dijo que el riesgo es menor no duermen pensando en que algo pueda pasarles durante cada lluvia.

“Sí le pensamos, porque dijeron que estamos en zona segura, pero no. Hace tiempo cuando vivíamos en un cuarto de madera hubo un deslave y la entonces alcaldesa Elízabeth Morales García dijo que se nos iba a brindar ayuda, pero hasta el momento no nos ayudaron en nada”, dijo Rogelia.

Aunque ahora tienen un cuarto de concreto, el riesgo no es menor y el temor no cambia. “No duerme uno ya tranquilo porque si se llega a deslavar, nos tapa. Arriba hicieron unas casas de material y uno sí piensa en el sobrepeso y luego se reblandece la tierra, pero no queda de otra más que estar aquí porque no tenemos otro lugar”, agregó.

Recordó que aunque conocieron de personas de la misma zona que fueron reubicadas, varias de ellas se regresaron, dado que el lugar al que las llevaron no contaba con los servicios básicos. “No tiene luz, no tienen agua, no hay servicios, y se tuvieron que regresar porque los llevaron a la 6 de Enero. Varios no se quisieron ir porque no hay servicios y tienen niños”, lamentó.

Por su parte, la señora Elizabeth dijo que al no tener recursos ni otra opción para vivir tienen que asentarse donde pueden. “Son muchas las casas que están en zonas de alto riesgo, yo también tengo un cerro chico arriba y el temor ya lo tiene uno, de ver tanta cosa que pasa, pero ya se pone uno en manos de Dios porque qué vamos a hacer”, dijo.

PLAN DE AYALA, ESCENARIO DE DERRUMBES Y TRAGEDIAS

Otra de las colonias con riesgo es la Plan de Anaya, donde los deslaves también son comunes cada vez que llueve, lo que pone en riesgo a las familias asentadas de manera irregular.

Hace cerca de un mes se registró un deslave en la calle Insurgentes y a la fecha Protección Civil no se presenta. “Tiene como un mes que pasó el deslave y llamamos a Protección Civil, nos pidieron que metiéramos un oficio y lo hicimos, pero al momento no han hecho caso”, dijo Roberto Martínez.

Explicó que han tenido que adaptar el camino para poder transitar, dado que se cayó una parte del concreto por donde caminaban. Por ello, reiteró su llamado a la autoridad municipal para atender su demanda, pues se corre el riesgo de que por las lluvias el cerro se siga desgajando y se ponga en peligro a las familias que habitan en las inmediaciones.