imagotipo

Gastos hormiga o compras no planeadas pueden diluir reparto de utilidades

  • Alma Rosa Quiroz
  • en Veracruz

Pagar deudas, crear un fondo para emergencias, aportar en el ahorro para el retiro o comprar bienes duraderos, son las mejores opciones que tendrán para invertir los trabajadores que reciban reparto de utilidades este mes.

De acuerdo con la Condusef (Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros) lo mejor es hacer un buen plan financiero. Recomienda que éste debe elaborarse con base a cuánto es lo que se necesita para cubrir las necesidades básicas de la familia para la que se hace.

Recuerda que es importante recordar que cada año, hasta el 30 de mayo, las empresas deben repartir entre sus empleados 10% de las utilidades; en tanto, las personas físicas con actividad empresarial con empleados a su cargo deberán atender esta prestación a finales de junio.

Explica que quienes recibirán esta prestación deben planificar el uso de estos recursos. Para quienes ya tengan decidido como utilizarlo, agregó, lo mejor es buscar la mejor oferta, por ejemplo, por Internet, ya que la red puede ser la mejor opción para comparar precios y determinar cuál es el mejor.

En este caso lo más recomendable es adquirir bienes duraderos, como un refrigerador o un auto, entre otras opciones. Explica que el pago de utilidades representa un monto extraordinario de dinero, por lo que es de vital importancia planear el destino que se le dará, ya que si no se proyecta cómo aprovechar adecuadamente ese ingreso, puede diluirse en gastos hormiga o compras no planeadas.

Condusef expone que de acuerdo a expertos en finanzas se aconseja sacarle provecho a este ingreso extra al destinarlo al ahorro, mejorar la casa, pagar deudas o, ¿por qué no?, usar una parte para tomar unas merecidas vacaciones.

Lo ideal es que si recibes el pago de utilidades, lo primero que se recomienda es pagar las deudas, en particular las de alto interés, como es el caso de las tarjetas de crédito.

Otro punto importante sería que tras liquidar las deudas de alto interés, se recomendaría abrir un fondo de emergencia, cuyo propósito sea preservar la seguridad de la economía familiar ante alguna contingencia, como en caso de la pérdida del trabajo o algún gasto inesperado de salud.