imagotipo

Peatones y automovilistas ignoran proyecto “Pacificación del tráfico”

  • Itzel Molina
  • en Veracruz

Las calles Ignacio Zaragoza y Primo Verdad fueron adaptadas para que la ciudadanía pueda cruzarlas sin problema alguno, pues el peatón puede pedir el paso a los automovilistas y éstos lo deben ceder, además de conducir a una velocidad máxima de 30 kilómetros por hora.

Pacificación del tráfico es el nombre que tiene el proyecto que busca la convivencia entre peatones y conductores; pero el conocimiento que tienen ambos personajes es prácticamente nulo. Luego de tres horas de observación, realizada por Diario de Xalapa, se pudo comprobar que aunque a lo largo de ambas vías se encuentran letreros de información, son ignorados por quienes transitan por las vías. Algunos se aíslan con la música de sus audífonos, otros con los mensajes de texto que envían con su celular, pocos con la plática que comparten con sus acompañantes y los mínimos observando detenidamente los vehículos para aprovechar cruzarse sin riesgos. Letreros que indican que el peatón al levantar la mano los automovilistas se detendrán fueron colocados en ambas calles, siete en Ignacio Zaragoza y tres en Primo Verdad.

Estos anuncios son acompañados por otros que indican que la velocidad máxima es de 30 kilómetros por hora. En Ignacio Zaragoza hay cinco y en Primo Verdad hay tres, en esta última vía también hay uno para prohibir estacionarse, así como dos informativos que señalan la entrada al callejón González Aparicio y al pasaje Enríquez.

Allí se explican que “El límite de velocidad a 30km/h salva vidas, el número y la gravedad de los accidentes se reducen; peatones, ciclistas y automovilistas conviven de manera segura; un tránsito constante y prudente significa menos emisiones de CO2 y ruido; cuando uno camina las calles, las hace suyas, se generan oportunidades de convivencia y pacificación del espacio público”.

“Ya había visto esos letreros, pero creo que nadie les hace caso, al menos yo he levantado la mano y los conductores no se detienen, me toman a loco”, comentó Gerardo Hernández.

Las personas no levantan la mano para pedir el paso, ya que esperan a que el elemento de Tránsito pare los vehículos, otros deciden aprovechar que las unidades transitan lento para atravesarse y son pocos los que utilizan las esquinas o los semáforos.

“Los letreros están bien y estaría bien también que todos respetáramos las reglas, pero son pocos los que lo hacen y la verdad es que para cruzarte mejor buscas las esquinas o los espacios seguros”, expuso Manuel Galván.

Sobre la calle Ignacio Zaragoza se encuentran dos elementos de Tránsito, uno afuera del acueducto y otro en el entronque con la calle Leandro Valle, quienes durante el día se dedican a proteger a los peatones, deteniendo los vehículos y cediéndoles el paso.

“Es mejor que ellos (los elementos de Tránsito) te den el paso porque así te aseguras de que no te van a atropellar en cualquier momento porque los automovilistas no se detienen para nada”, mencionó Juana Valdés. A decir de los elementos de Tránsito, la población está acostumbrada a cruzarse a mitad de las vías, lo que pone en riesgo su integridad, pues son mínimas las personas que deciden hacerlo en las esquinas o donde se ubican los semáforos.

“Pues te cruzas en donde puedes, lo que cuidas es hacerlo con precaución, siempre cuidando que no te vayan a atropellar, a veces sí me cruzo en las esquinas o en los semáforos porque eso es más seguro, pero si me queda muy lejos el lugar al que voy me atravieso donde puedo”, manifestó Claudia Gómez.

Asimismo se debe destacar que en ambas calles se tienen banquetas y zonas determinadas para el cruce de los transeúntes.