/ martes 16 de marzo de 2021

Cayó Franco y seguirían otros

Especialistas médicos nos hacen ver que hace un año la gran mayoría de los veracruzanos teníamos miedo al estarse registrando los primeros casos de coronavirus en el país y en Veracruz.

Nos recuerdan que era noticia mundial la sacudida tan fea que resentían los países europeos, como Francia, Italia y España, por los efectos del Covid-19 y cómo los gobiernos europeos habían ordenado encerrarse a los pobladores.

Acá en México el gobierno dudaba en ordenar medidas de ese tipo y, nos señalan, el pueblo sabio decidió adelantarse y recluirse en sus casas.

¿Qué pasa tras haber transcurrido un año? Pues médicos nos indican que mucha gente ya relajó las medidas de seguridad y que esto impide que haya un mayor avance en el control de la pandemia. Nos apuntan que esto fue muy claro en diciembre, cuando ya venían en descenso los números diarios de contagios, en ese mes hubo muchas reuniones por las posadas y las reuniones y fiestas por Navidad y fin de año, lo que dio como resultado que en enero y febrero se volvieran a disparar los casos de contagios y, muy lamentablemente, de muertes.

A un año de los primeros casos ha empezado la vacunación masiva, ¿esto nos permitirá una mayor movilidad y que haya posibilidad de relajar medidas sanitarias? La respuesta contundente de los especialistas médicos es: No.

Las voces de advertencia ya están, si hay concentraciones masivas con motivo de las vacaciones de Semana Santa volverán a dispararse los números y vendrá otra ola de contagios. No hay que perder de vista esto, así es que hay que seguirse cuidando y evitar las aglomeraciones.

Vaya escándalo generado por la detención de Rogelio Franco, quien fue secretario de Gobierno en la administración de Miguel Ángel Yunes Linares y quien realmente maneja al Partido de la Revolución Democrática (PRD) en Veracruz, ya que esta aprehensión tiene varias implicaciones, nos apuntan observadores de la política jarocha.

Más allá de las consideraciones legales del caso, una acción así se veía venir y, si bien no en Franco, sí en algún actor de ese calibre; pero dadas las agresivas declaraciones soltadas desde el cercano puerto, hubo respuesta inmediata, para que se notara de qué se trataba y ahora el perredista estará en la cárcel el tiempo que se pueda tenerlo ahí, nos señalan. Otros personajes podrían correr la misma suerte del tuxpeño que tenía cerca ser diputado federal, pero que actualmente no se sabe qué será de él, en lo que se refiere a su futuro político inmediato.

Estos observadores de la política nos apuntan que los golpes seguirán y que pueden caer tanto duartistas como yunistas, alcaldes y otros. Claro que, nos dicen, tampoco se les puede pasar la mano, pues entonces del escándalo se puede llegar a una agitación que no se sabe cómo pararía. A ver cómo reaccionan los que tienen liderazgo en la oposición, si aguantan a pie firme o doblan las manos sin dar batalla al escuchar las primeras detonaciones, nos dicen estos politólogos. Mientras tanto, nos apuntan militantes del propio Sol Azteca, en el PRD se han quedado sin su verdadero dirigente. Rogelio Franco, nos señalan, superó a su maestro Arturo Hérviz y ha logrado prolongar el control sobre el perredismo veracruzano.

Nos indican que había logrado realizar peligrosas piruetas dentro de la política, pues de estar cercano al fidelismo-duartismo, brincó en trapecio al yunismo, y durante ese tiempo impuso a dirigentes. La pregunta es, nos apuntan perredistas, qué pasará con el partido si se prolonga la ausencia de Franco.

Especialistas médicos nos hacen ver que hace un año la gran mayoría de los veracruzanos teníamos miedo al estarse registrando los primeros casos de coronavirus en el país y en Veracruz.

Nos recuerdan que era noticia mundial la sacudida tan fea que resentían los países europeos, como Francia, Italia y España, por los efectos del Covid-19 y cómo los gobiernos europeos habían ordenado encerrarse a los pobladores.

Acá en México el gobierno dudaba en ordenar medidas de ese tipo y, nos señalan, el pueblo sabio decidió adelantarse y recluirse en sus casas.

¿Qué pasa tras haber transcurrido un año? Pues médicos nos indican que mucha gente ya relajó las medidas de seguridad y que esto impide que haya un mayor avance en el control de la pandemia. Nos apuntan que esto fue muy claro en diciembre, cuando ya venían en descenso los números diarios de contagios, en ese mes hubo muchas reuniones por las posadas y las reuniones y fiestas por Navidad y fin de año, lo que dio como resultado que en enero y febrero se volvieran a disparar los casos de contagios y, muy lamentablemente, de muertes.

A un año de los primeros casos ha empezado la vacunación masiva, ¿esto nos permitirá una mayor movilidad y que haya posibilidad de relajar medidas sanitarias? La respuesta contundente de los especialistas médicos es: No.

Las voces de advertencia ya están, si hay concentraciones masivas con motivo de las vacaciones de Semana Santa volverán a dispararse los números y vendrá otra ola de contagios. No hay que perder de vista esto, así es que hay que seguirse cuidando y evitar las aglomeraciones.

Vaya escándalo generado por la detención de Rogelio Franco, quien fue secretario de Gobierno en la administración de Miguel Ángel Yunes Linares y quien realmente maneja al Partido de la Revolución Democrática (PRD) en Veracruz, ya que esta aprehensión tiene varias implicaciones, nos apuntan observadores de la política jarocha.

Más allá de las consideraciones legales del caso, una acción así se veía venir y, si bien no en Franco, sí en algún actor de ese calibre; pero dadas las agresivas declaraciones soltadas desde el cercano puerto, hubo respuesta inmediata, para que se notara de qué se trataba y ahora el perredista estará en la cárcel el tiempo que se pueda tenerlo ahí, nos señalan. Otros personajes podrían correr la misma suerte del tuxpeño que tenía cerca ser diputado federal, pero que actualmente no se sabe qué será de él, en lo que se refiere a su futuro político inmediato.

Estos observadores de la política nos apuntan que los golpes seguirán y que pueden caer tanto duartistas como yunistas, alcaldes y otros. Claro que, nos dicen, tampoco se les puede pasar la mano, pues entonces del escándalo se puede llegar a una agitación que no se sabe cómo pararía. A ver cómo reaccionan los que tienen liderazgo en la oposición, si aguantan a pie firme o doblan las manos sin dar batalla al escuchar las primeras detonaciones, nos dicen estos politólogos. Mientras tanto, nos apuntan militantes del propio Sol Azteca, en el PRD se han quedado sin su verdadero dirigente. Rogelio Franco, nos señalan, superó a su maestro Arturo Hérviz y ha logrado prolongar el control sobre el perredismo veracruzano.

Nos indican que había logrado realizar peligrosas piruetas dentro de la política, pues de estar cercano al fidelismo-duartismo, brincó en trapecio al yunismo, y durante ese tiempo impuso a dirigentes. La pregunta es, nos apuntan perredistas, qué pasará con el partido si se prolonga la ausencia de Franco.