/ miércoles 15 de enero de 2020

En caso Atzalan la CEDH no es omisa

En mayo pasado la presidenta de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Namiko Matzumoto emitió la recomendación número 25/2019 hacia la Fiscalía General del Estado.

Esto por presuntos actos de tortura en contra de Gilberto Aguirre —exdirector de Servicios Periciales de la FGE, internado entonces en el reclusorio de Pacho Viejo, sujeto a proceso por el presunto delito de desaparición forzada de personas—, los correligionarios y defensores oficiosos del fiscal Jorge Winckler arremetieron en contra de la titular de la CEDH, a la cual pretendieron descalificar divulgando que su hijo Luis Augusto Urbina Matzumoto había sido contratado apenas tres meses antes en la Secretaría de Seguridad Pública a cargo de Hugo Gutiérrez Maldonado, quien junto con el secretario de Gobierno, Éric Cisneros, mantenía una fuerte embestida penal y mediática en contra del abogado yunista para forzar su salida del órgano constitucionalmente autónomo encargado de procurar justicia.

Ahora, ante los trágicos hechos ocurridos la madrugada del jueves 9 en la comunidad Tepetzintla, municipio de Atzalan —donde un fallido operativo policiaco decantó en el asesinato de un adulto mayor y su nieta de 11 años de edad—, han vuelto a arreciar las críticas hacia la presidenta de CEDH porque supuestamente ha guardado silencio frente a este lamentable suceso, debido a un aparente conflicto de intereses por estar implicada la SSP donde labora su vástago.

Sin embargo, dichos señalamientos carecen de sustento, pues en cuanto se enteró de estos hechos Namiko Matzumoto abrió un expediente de queja, en el cual se presume arbitrariedad por parte de las fuerzas de Seguridad Pública.

En un comunicado que difundió el pasado fin de semana, la CEDH señaló que ante la denuncia pública y los testimonios, acudieron al lugar de los hechos para comenzar con la indagatoria correspondiente y con ello emitir la resolución pertinente, además de saber si hubo responsabilidades institucionales.

Dicho expediente está foliado con la serie DOQ/0033/2020, con la que busca investigar la actuación de los elementos policiacos que dependen de la Secretaría de Seguridad Pública.

Según testigos de los hechos, la policía llegó a las 2:30 horas del pasado jueves, irrumpiendo de forma violenta los hogares.

Indican que Berllarmino Cardeña Cortés, exagente municipal de Tepetzintla, advirtió que no entraran a su casa, ya que al no saber qué sucedía, decidió disparar desde el interior de su domicilio con la finalidad de proteger a su esposa y nietas, lo que terminó costándole la vida tanto a él como a su nieta María Magdalena.

Las que sí han guardado silencio son las autoridades de la SSP y de la Fiscalía, mientras que el gobernador Cuitláhuac García negó que se haya tratado de un "operativo fallido", no obstante la muerte de estas dos personas inocentes y que cuatro policías hayan resultado heridos, uno de ellos de gravedad.

En mayo pasado la presidenta de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Namiko Matzumoto emitió la recomendación número 25/2019 hacia la Fiscalía General del Estado.

Esto por presuntos actos de tortura en contra de Gilberto Aguirre —exdirector de Servicios Periciales de la FGE, internado entonces en el reclusorio de Pacho Viejo, sujeto a proceso por el presunto delito de desaparición forzada de personas—, los correligionarios y defensores oficiosos del fiscal Jorge Winckler arremetieron en contra de la titular de la CEDH, a la cual pretendieron descalificar divulgando que su hijo Luis Augusto Urbina Matzumoto había sido contratado apenas tres meses antes en la Secretaría de Seguridad Pública a cargo de Hugo Gutiérrez Maldonado, quien junto con el secretario de Gobierno, Éric Cisneros, mantenía una fuerte embestida penal y mediática en contra del abogado yunista para forzar su salida del órgano constitucionalmente autónomo encargado de procurar justicia.

Ahora, ante los trágicos hechos ocurridos la madrugada del jueves 9 en la comunidad Tepetzintla, municipio de Atzalan —donde un fallido operativo policiaco decantó en el asesinato de un adulto mayor y su nieta de 11 años de edad—, han vuelto a arreciar las críticas hacia la presidenta de CEDH porque supuestamente ha guardado silencio frente a este lamentable suceso, debido a un aparente conflicto de intereses por estar implicada la SSP donde labora su vástago.

Sin embargo, dichos señalamientos carecen de sustento, pues en cuanto se enteró de estos hechos Namiko Matzumoto abrió un expediente de queja, en el cual se presume arbitrariedad por parte de las fuerzas de Seguridad Pública.

En un comunicado que difundió el pasado fin de semana, la CEDH señaló que ante la denuncia pública y los testimonios, acudieron al lugar de los hechos para comenzar con la indagatoria correspondiente y con ello emitir la resolución pertinente, además de saber si hubo responsabilidades institucionales.

Dicho expediente está foliado con la serie DOQ/0033/2020, con la que busca investigar la actuación de los elementos policiacos que dependen de la Secretaría de Seguridad Pública.

Según testigos de los hechos, la policía llegó a las 2:30 horas del pasado jueves, irrumpiendo de forma violenta los hogares.

Indican que Berllarmino Cardeña Cortés, exagente municipal de Tepetzintla, advirtió que no entraran a su casa, ya que al no saber qué sucedía, decidió disparar desde el interior de su domicilio con la finalidad de proteger a su esposa y nietas, lo que terminó costándole la vida tanto a él como a su nieta María Magdalena.

Las que sí han guardado silencio son las autoridades de la SSP y de la Fiscalía, mientras que el gobernador Cuitláhuac García negó que se haya tratado de un "operativo fallido", no obstante la muerte de estas dos personas inocentes y que cuatro policías hayan resultado heridos, uno de ellos de gravedad.