/ miércoles 4 de agosto de 2021

Los peligros que ya no quieren taxistas; Veracruz da ejemplo y clases al TEPJF

Taxistas que desde hace muchos años se dedican al servicio del transporte público nos han llamado para expresar su preocupación porque la inseguridad los golpea desde hace un buen número de años y no ven para cuando puedan mejorar sus condiciones.

Advierten que los grupos de la delincuencia organizada los tienen como uno de sus blancos preferidos, pues los extorsiona o los obliga a ser parte de los delitos, ya sea como halcones, transportadores y vendedores de drogas o participando en robos, asaltos o secuestros.

Eso ha derivado, lamentan estos viejos taxistas, en constantes desapariciones, secuestros y asesinatos de choferes de automóviles de alquiler.

Nos comentan estar conscientes de que la inseguridad no acabará de un día para otro, menos cuando ven que prácticamente todos los sectores de la sociedad son dañados por los criminales, pero proponen diversas acciones para mejorar en su seguridad.

Hacen ver que es necesario ser más estricto, por parte de la autoridad del área de Transporte, a la hora de otorgar la licencia de chofer. Señalan que si bien es cierto que se exige la carta de antecedentes no penales, en la actualidad debería ser obligatorio un examen psicológico y otro médico tipo antidoping.

También consideran necesario establecer un estricto control sobre la actuación de los conductores. Si cometen varias infracciones, si son detectados que conducen alcoholizados, dependiendo de la gravedad de la infracción, deben ser sancionados con el retiro temporal o definitivo de la licencia.

Chofer que continuamente ande con sus copas, manejando temerariamente o faltándole el respeto al pasaje, puede llevar a suponer que se siente protegido por grupos de la delincuencia organizada, así que si existiera un control sobre su actuación, podría dársele de baja antes de que cometa una fechoría.

Sobre esos puntos los viejos taxistas hacen notar que es necesaria una depuración en su gremio, pues un buen número no solo no está capacitado para dar el servicio de transporte público, sino que está ahí al servicio de quienes dañan a la sociedad con sus acciones criminales.

Y no es difícil detectarlos, solo se requiere que la autoridad apriete tuercas con evaluaciones y revisiones periódicas, nos indican.

Vaya lío que hay en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, en el momento más inoportuno, pues se está en la etapa de la calificación de las elecciones.

El problema estalló en la sesión de este miércoles, cuando uno de los magistrados exigió incluir en la orden del día el análisis y desempeño de la presidencia del referido Tribunal, que está a cargo de José Luis Vargas.

Nos hacen ver, abogados del ramo electoral, que el magistrado Vargas está siendo investigado por presunto enriquecimiento ilícito, investigación que, nos expresan, ya se ha alargado mucho.

Son cinco los magistrados que tiene en contra Vargas, a quien solo lo defiende una de sus pares.

Estos abogados que están especializados en los temas electorales nos indican que este tipo de situaciones tan negativas se hubieran evitado si desde el poder no hubieran impulsado al magistrado Vargas para la presidencia del TEPJF, pues su paso como juzgador está cuestionado.

Los magistrados inconformes, que tienen amplia mayoría, quieren destituir a José Luis Vargas, cuestión que finalmente hicieron.

¡Vaya que Veracruz ya dio ejemplo a nivel nacional de lo que se puede hacer cuando no se quiere al presidente o a la presidenta de un tribunal!, nos expresan los abogados.

Taxistas que desde hace muchos años se dedican al servicio del transporte público nos han llamado para expresar su preocupación porque la inseguridad los golpea desde hace un buen número de años y no ven para cuando puedan mejorar sus condiciones.

Advierten que los grupos de la delincuencia organizada los tienen como uno de sus blancos preferidos, pues los extorsiona o los obliga a ser parte de los delitos, ya sea como halcones, transportadores y vendedores de drogas o participando en robos, asaltos o secuestros.

Eso ha derivado, lamentan estos viejos taxistas, en constantes desapariciones, secuestros y asesinatos de choferes de automóviles de alquiler.

Nos comentan estar conscientes de que la inseguridad no acabará de un día para otro, menos cuando ven que prácticamente todos los sectores de la sociedad son dañados por los criminales, pero proponen diversas acciones para mejorar en su seguridad.

Hacen ver que es necesario ser más estricto, por parte de la autoridad del área de Transporte, a la hora de otorgar la licencia de chofer. Señalan que si bien es cierto que se exige la carta de antecedentes no penales, en la actualidad debería ser obligatorio un examen psicológico y otro médico tipo antidoping.

También consideran necesario establecer un estricto control sobre la actuación de los conductores. Si cometen varias infracciones, si son detectados que conducen alcoholizados, dependiendo de la gravedad de la infracción, deben ser sancionados con el retiro temporal o definitivo de la licencia.

Chofer que continuamente ande con sus copas, manejando temerariamente o faltándole el respeto al pasaje, puede llevar a suponer que se siente protegido por grupos de la delincuencia organizada, así que si existiera un control sobre su actuación, podría dársele de baja antes de que cometa una fechoría.

Sobre esos puntos los viejos taxistas hacen notar que es necesaria una depuración en su gremio, pues un buen número no solo no está capacitado para dar el servicio de transporte público, sino que está ahí al servicio de quienes dañan a la sociedad con sus acciones criminales.

Y no es difícil detectarlos, solo se requiere que la autoridad apriete tuercas con evaluaciones y revisiones periódicas, nos indican.

Vaya lío que hay en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, en el momento más inoportuno, pues se está en la etapa de la calificación de las elecciones.

El problema estalló en la sesión de este miércoles, cuando uno de los magistrados exigió incluir en la orden del día el análisis y desempeño de la presidencia del referido Tribunal, que está a cargo de José Luis Vargas.

Nos hacen ver, abogados del ramo electoral, que el magistrado Vargas está siendo investigado por presunto enriquecimiento ilícito, investigación que, nos expresan, ya se ha alargado mucho.

Son cinco los magistrados que tiene en contra Vargas, a quien solo lo defiende una de sus pares.

Estos abogados que están especializados en los temas electorales nos indican que este tipo de situaciones tan negativas se hubieran evitado si desde el poder no hubieran impulsado al magistrado Vargas para la presidencia del TEPJF, pues su paso como juzgador está cuestionado.

Los magistrados inconformes, que tienen amplia mayoría, quieren destituir a José Luis Vargas, cuestión que finalmente hicieron.

¡Vaya que Veracruz ya dio ejemplo a nivel nacional de lo que se puede hacer cuando no se quiere al presidente o a la presidenta de un tribunal!, nos expresan los abogados.