/ martes 10 de agosto de 2021

Presencia de autodefensas en Veracruz

Sobre el tema de seguridad en México, la consultora Lantia Intelligence destaca que, según lo reportado en siete informes elaborados por el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), de 2018 a noviembre de 2020, la administración de Andrés Manuel López Obrador identificaba grupos de autodefensas en Michoacán, Guerrero, Sonora (Guaymas, Cajeme, Huatabampo), San Luis Potosí y Veracruz.

Y nos hacen ver que un informe realizado por Lantia Intelligence registra presencia de ese tipo de grupos, además de los estados identificados por el CNI, en Tamaulipas, Chiapas, Oaxaca y Sinaloa para un total de 24 autodefensas en el país, la mayoría en el estado de Guerrero, azotado por la violencia.

De acuerdo con Lantia Intelligence, en el último año al menos ocho grupos de autodefensas tenían vínculos con el crimen organizado.

Entre esos destacan, señala la consultora, la Fuerza Rural Comunitaria de Pueblos del Norte de Culiacán, con el Cártel de Sinaloa (en particular con Los Rusos, brazo armado de los Zambada), y las Autodefensas en Contra del Secuestro y Robo y Cobro de Piso, con Sangre Nueva Zeta en Veracruz.

La violencia generada por grupos de la delincuencia organizada, que se desató a partir del gobierno de Vicente Fox, no tiene fin.

Y crece el peligro que representan los cárteles, como queda demostrado con la amenaza lanzada contra periodistas de Michoacán, por parte de una de las organizaciones más sanguinarias, el Cártel Jalisco Nueva Generación, porque según capos de esa agrupación consideran que comunicadores han tomado partido con algunas autodefensas.

“Si sigues tirándome, te lo aseguro que donde sea que estés doy contigo y te haré que te comas tus palabras, aunque me acusen de feminicidio porque no me conocen a mí, Rubén Oseguera Cervantes”, dice un tipo en un video dirigido a la periodista Azucena Uresti.

En México, nos indican especialistas en temas de seguridad, ya no hay sector de la sociedad que se escape de las acciones delictivas del crimen organizado. Los médicos, petroleros, maestros, comerciantes, agricultores, pescadores, taxistas, transportistas, empresarios, mecánicos y un largo etcétera de otros profesionistas y trabajadores de oficios, temen a diario ser objeto de secuestros, extorsiones o asaltos.

Se espera la consolidación del Corredor Transístmico. Nos reportan que el proyecto del Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec (CIIT) en Oaxaca y Veracruz, que apuesta por ser un detonador de desarrollo económico en la región sur-sureste del país, aún no cuenta con un marco normativo que permita establecer de manera formal las bases sobre modelo y tipo de industrias que permitirán sean instaladas en los polígonos al interior del Istmo de Tehuantepec.

También nos hacen recordar que una de las estrategias del gobierno federal para atraer la inversión y detonar el detonar el desarrollo económico y social de la zona es establecer un esquema de incentivos fiscales para lograr captar inversiones y con ello consolidar este proyecto sexenal.

Según información del organismo del Corredor Interoceánico, hasta finales de julio no se contaba con ese instrumento jurídico para brindar la certeza necesaria para el establecimiento del sector empresarial en la zona. Como que ya es tiempo de que se cuente con esa normatividad, nos dicen empresarios interesados en el tema.

Sobre el tema de seguridad en México, la consultora Lantia Intelligence destaca que, según lo reportado en siete informes elaborados por el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), de 2018 a noviembre de 2020, la administración de Andrés Manuel López Obrador identificaba grupos de autodefensas en Michoacán, Guerrero, Sonora (Guaymas, Cajeme, Huatabampo), San Luis Potosí y Veracruz.

Y nos hacen ver que un informe realizado por Lantia Intelligence registra presencia de ese tipo de grupos, además de los estados identificados por el CNI, en Tamaulipas, Chiapas, Oaxaca y Sinaloa para un total de 24 autodefensas en el país, la mayoría en el estado de Guerrero, azotado por la violencia.

De acuerdo con Lantia Intelligence, en el último año al menos ocho grupos de autodefensas tenían vínculos con el crimen organizado.

Entre esos destacan, señala la consultora, la Fuerza Rural Comunitaria de Pueblos del Norte de Culiacán, con el Cártel de Sinaloa (en particular con Los Rusos, brazo armado de los Zambada), y las Autodefensas en Contra del Secuestro y Robo y Cobro de Piso, con Sangre Nueva Zeta en Veracruz.

La violencia generada por grupos de la delincuencia organizada, que se desató a partir del gobierno de Vicente Fox, no tiene fin.

Y crece el peligro que representan los cárteles, como queda demostrado con la amenaza lanzada contra periodistas de Michoacán, por parte de una de las organizaciones más sanguinarias, el Cártel Jalisco Nueva Generación, porque según capos de esa agrupación consideran que comunicadores han tomado partido con algunas autodefensas.

“Si sigues tirándome, te lo aseguro que donde sea que estés doy contigo y te haré que te comas tus palabras, aunque me acusen de feminicidio porque no me conocen a mí, Rubén Oseguera Cervantes”, dice un tipo en un video dirigido a la periodista Azucena Uresti.

En México, nos indican especialistas en temas de seguridad, ya no hay sector de la sociedad que se escape de las acciones delictivas del crimen organizado. Los médicos, petroleros, maestros, comerciantes, agricultores, pescadores, taxistas, transportistas, empresarios, mecánicos y un largo etcétera de otros profesionistas y trabajadores de oficios, temen a diario ser objeto de secuestros, extorsiones o asaltos.

Se espera la consolidación del Corredor Transístmico. Nos reportan que el proyecto del Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec (CIIT) en Oaxaca y Veracruz, que apuesta por ser un detonador de desarrollo económico en la región sur-sureste del país, aún no cuenta con un marco normativo que permita establecer de manera formal las bases sobre modelo y tipo de industrias que permitirán sean instaladas en los polígonos al interior del Istmo de Tehuantepec.

También nos hacen recordar que una de las estrategias del gobierno federal para atraer la inversión y detonar el detonar el desarrollo económico y social de la zona es establecer un esquema de incentivos fiscales para lograr captar inversiones y con ello consolidar este proyecto sexenal.

Según información del organismo del Corredor Interoceánico, hasta finales de julio no se contaba con ese instrumento jurídico para brindar la certeza necesaria para el establecimiento del sector empresarial en la zona. Como que ya es tiempo de que se cuente con esa normatividad, nos dicen empresarios interesados en el tema.