/ sábado 11 de marzo de 2023

Ciencia y luz | Minirrelatos de un cerebro inquieto

La búsqueda de respuestas, el móvil de esta historia

Cuando me preguntan por qué decidí ser investigador, siempre contesto que fue porque deseaba encontrar respuestas mediante la observación y la experimentación; pero a ti te hago una confesión adicional, me volví investigador porque me fascina contar historias donde hay trama, y de esa manera encontrar a través de la lectura, a otros investigadores natos como tú. ¡Comencemos!

Episodio 1. El suceso

¡La vitrina estalló! Las joyas fueron sustraídas. La alarma sonó, alguien salió corriendo; llevaba en la mano derecha una caja de terciopelo negro, en la izquierda una mancha roja que era muy evidente en el puño de la camisa. Nadie se acercó a ayudarle, solo miré que tres mujeres lo observaron paradas en la esquina. Una de ellas murmuró algo a la señora que sujetaba con fuerza a una anciana.

Te puede interesar: Sumérgete en el cerebro: UV prepara jornadas culturales


Alguien se acercó a la puerta de la tienda, luego de eso nadie salió, y eso que hasta dejé de sacar brillo al calzado para no distraerme. Gracias a ello pude ver con detalle cómo recogió una pieza de plata. Lo digo con esa seguridad porque reconozco ese blanco terso que no resplandece como lo hacen los accesorios cromados de los coches. El sujeto recogió y guardó rápido la pieza de plata en la bolsa de yute que llevaba.


Entró estrepitosamente a la tienda, y no demoró ahí ni 2 minutos. Eso lo sé porque conozco bien el tiempo de cambio de luces del semáforo donde trabajo todos los días. Nada más obvio, el primero era un ladrón, y el segundo, el sujeto que se hizo ladrón por la ocasión. Sí, aunque existe otra posibilidad, que el tipo que tomó el objeto de plata era el cómplice, por eso llegó después, para despistar.


O quizás, ni la una ni la otra, el hombre de la caja era el dependiente de la tienda, no era un ladrón, y el hombre de la bolsa de yute era un trabajador de la tienda, quien recogió el objeto para que nadie lo hurtara, y al entrar a la tienda al no encontrar a su compañero salió rápidamente para buscarlo o dar aviso a la caseta de policía. Esa puede ser la verdadera explicación.

Aunque, no estoy tan seguro, porque si el plan era localizar a la policía en la caseta, y si de verdad era amigo o compañero de la tienda, debería saber que esa caseta nunca nadie la ocupa desde que el delegado la inauguró hace tres años. En fin, quizás la opción de que sea el ladrón y un cómplice ocasional sea la mejor opción, salvo un pequeño detalle:

Vuelve a leer: ¿Te importa el ecosistema? Próximas pandemias podrían prevenirse


… Las tres mujeres no se movieron de su lugar, no estremecieron la escena con un grito, y se dispusieron a seguir su andar, incluso sonriendo, como cuando las vi por primera vez.


Estimado lector, ¿a qué se dedica el narrador? ¿Qué realmente sustrajeron de la tienda? ¿Cuáles son las pistas que nos refieren la veracidad del suceso? ¿Puede el cerebro humano idear una trama en un solo parpadear?

Continuará…


*Instituto de Neuroetología, Universidad Veracruzana


Cuando me preguntan por qué decidí ser investigador, siempre contesto que fue porque deseaba encontrar respuestas mediante la observación y la experimentación; pero a ti te hago una confesión adicional, me volví investigador porque me fascina contar historias donde hay trama, y de esa manera encontrar a través de la lectura, a otros investigadores natos como tú. ¡Comencemos!

Episodio 1. El suceso

¡La vitrina estalló! Las joyas fueron sustraídas. La alarma sonó, alguien salió corriendo; llevaba en la mano derecha una caja de terciopelo negro, en la izquierda una mancha roja que era muy evidente en el puño de la camisa. Nadie se acercó a ayudarle, solo miré que tres mujeres lo observaron paradas en la esquina. Una de ellas murmuró algo a la señora que sujetaba con fuerza a una anciana.

Te puede interesar: Sumérgete en el cerebro: UV prepara jornadas culturales


Alguien se acercó a la puerta de la tienda, luego de eso nadie salió, y eso que hasta dejé de sacar brillo al calzado para no distraerme. Gracias a ello pude ver con detalle cómo recogió una pieza de plata. Lo digo con esa seguridad porque reconozco ese blanco terso que no resplandece como lo hacen los accesorios cromados de los coches. El sujeto recogió y guardó rápido la pieza de plata en la bolsa de yute que llevaba.


Entró estrepitosamente a la tienda, y no demoró ahí ni 2 minutos. Eso lo sé porque conozco bien el tiempo de cambio de luces del semáforo donde trabajo todos los días. Nada más obvio, el primero era un ladrón, y el segundo, el sujeto que se hizo ladrón por la ocasión. Sí, aunque existe otra posibilidad, que el tipo que tomó el objeto de plata era el cómplice, por eso llegó después, para despistar.


O quizás, ni la una ni la otra, el hombre de la caja era el dependiente de la tienda, no era un ladrón, y el hombre de la bolsa de yute era un trabajador de la tienda, quien recogió el objeto para que nadie lo hurtara, y al entrar a la tienda al no encontrar a su compañero salió rápidamente para buscarlo o dar aviso a la caseta de policía. Esa puede ser la verdadera explicación.

Aunque, no estoy tan seguro, porque si el plan era localizar a la policía en la caseta, y si de verdad era amigo o compañero de la tienda, debería saber que esa caseta nunca nadie la ocupa desde que el delegado la inauguró hace tres años. En fin, quizás la opción de que sea el ladrón y un cómplice ocasional sea la mejor opción, salvo un pequeño detalle:

Vuelve a leer: ¿Te importa el ecosistema? Próximas pandemias podrían prevenirse


… Las tres mujeres no se movieron de su lugar, no estremecieron la escena con un grito, y se dispusieron a seguir su andar, incluso sonriendo, como cuando las vi por primera vez.


Estimado lector, ¿a qué se dedica el narrador? ¿Qué realmente sustrajeron de la tienda? ¿Cuáles son las pistas que nos refieren la veracidad del suceso? ¿Puede el cerebro humano idear una trama en un solo parpadear?

Continuará…


*Instituto de Neuroetología, Universidad Veracruzana


Local

Para evitar la violencia, municipios promueven empoderamiento económico y educación de veracruzanas

La violencia económica contra mujeres ocupa el tercer lugar en número de incidencias, después de la violencia psicológica y física

Local

Tramo Orizaba-La Esperanza es foco rojo para conductores; se registran hasta dos robos diarios

Aunque se han implementado nuevas estrategias para tratar de disuadir los robos, no han dado los resultados esperados

Local

Sembrando Vida sigue, pero cambiarán las reglas: especialista enlista cambios al programa

Actualmente en Veracruz son aproximadamente 33 mil productores beneficiarios que han sembrado café con alrededor de 20 mil hectáreas

Cultura

Hacerlo a pesar del miedo: ilustradoras envían mensajes de lucha y sororidad a través de sus carteles

Llaman a las niñas, adolescentes y jóvenes como ellas a salir de la zona de confort a pesar del miedo y saber que no están solas

Turismo

Costa Esmeralda, Centro Histórico de Veracruz y El Tajín se vuelven populares para turistas

Se ha dado impulso a las maravillas que ofrece Veracruz, desde sus playas y montañas hasta su riqueza cultural y gastronómica

Deportes

Deadlift Xalapa, competencia en beneficio para adultos mayores; entérate de qué se trata

Será el 4 de agosto en el Gimnasio Municipal de Halterofilia “Fouad Hakim Santiesteban” de Xalapa