/ lunes 9 de mayo de 2022

El fraude con el alumbrado público

Xalapeños a los que les gusta el ciclismo nos señalan que la muerte de Francisco Javier, ocurrida el pasado sábado en Xalapa, ha revivido el debate sobre la falta de respeto a los ciclistas en la capital veracruzana así como las pruebas que los automovilistas deben pasar para obtener una licencia.

Nos afirman que testigos han dado cuenta de que la muerte del ciclista se dio luego de que este exigiera respeto a un automovilista, quien presuntamente viajaba en estado de ebriedad.

Nos comentan que la muerte del hombre de oficio herrero debe ser tratada como un homicidio doloso, toda vez que, según afirman, el automovilista arremetió en contra del ciclista en un arrebato de violencia. Incluso, nos dicen que el cuerpo fue arrastrado por varios metros.

Ayer por la noche ciclistas de diversos colectivos llevaron a cabo una rodada pacífica en memoria de Francisco Javier. Partieron del auditorio IMAC, en la avenida Adolfo Ruiz Cortines, para concluir en la plaza Lerdo.

Sobre esa rodada nos expusieron que el objetivo no sólo fue visibilizar la muerte de Francisco Javier, sino también recordarle a los automovilistas que a bordo de una bicicleta van personas que tienen una vida por delante, con personas que los aman y los necesitan.

Además nos insisten en el tema de que la expedición de licencias para conducir automóviles debe ser más estricta, pues todos los días, a todas horas y por casi todas las calles de Xalapa se observa a conductores que evidentemente no tienen conocimiento sobre las reglas viales.

Y también reconocen que hay ciclistas que tampoco tienen conocimiento sobre el reglamento de Tránsito, al no respetar señalamientos, semáforos, meterse entre los automóviles y avanzar sobre carriles de alta velocidad.

Por cierto, xalapeños que están atentos a lo que sucede en su ciudad, desde hace un buen tiempo nos han insistido en que se les diga a las autoridades de Tránsito que debe haber una vigilancia especial sobre motociclistas.

Nos señalan que es notorio que el número de motocicletas que circulan en Xalapa se ha incrementado en gran medida y que la mayoría de sus conductores causan problemas al conducir y se exponen constantemente a sufrir accidentes.

Nos apuntan que una gran cantidad de motociclistas, principalmente los que ofrecen servicios de entrega de comida, cometen infracciones en cada cuadra por la que pasan, sin que haya un elemento de Tránsito que los meta al orden.

Nos indican que este problema va más allá de respetar o no el reglamento vial, pues rebasa el sentido común de las personas para autoprotegerse y evitar causarse un daño, así que, nos dicen, deben ya las autoridades empezar a aplicar sanciones y retirar licencias.

Es posible que en cuanto se enteren que se están aplicando sanciones severas, empiecen a conducir de una manera responsable, nos expresan.

Nos hacen llegar la queja de que lámparas y luminarias de diversos puntos de la ciudad de Xalapa no funcionan, poniendo en riesgo a personas que transitan por estos espacios durante las noches y madrugadas, por la falta de luz.

Nos apuntan que en calles como Úrsulo Galván, Arteaga, Independencia -todas en el centro- el alumbrado público no funciona y que sólo se alumbra el espacio público con algunos focos de casas.

Nos dicen que esto se da en medio de los problemas de violencia contra las mujeres en las han denunciado casos de acoso y abuso en las calles.

El problema se genera, nos indican, por haber contratado, el gobierno municipal pasado, a una empresa que incumplió y colocó luminarias que en cuestión de semanas empezaron a presentar fallas y que a estas alturas muchas han dejado de servir.

Muchos millones de pesos están bailando, nos dicen, y lo peor es que, como dio a conocer ayer el Gobernador, los representantes de esa empresa ya desaparecieron.

Xalapeños a los que les gusta el ciclismo nos señalan que la muerte de Francisco Javier, ocurrida el pasado sábado en Xalapa, ha revivido el debate sobre la falta de respeto a los ciclistas en la capital veracruzana así como las pruebas que los automovilistas deben pasar para obtener una licencia.

Nos afirman que testigos han dado cuenta de que la muerte del ciclista se dio luego de que este exigiera respeto a un automovilista, quien presuntamente viajaba en estado de ebriedad.

Nos comentan que la muerte del hombre de oficio herrero debe ser tratada como un homicidio doloso, toda vez que, según afirman, el automovilista arremetió en contra del ciclista en un arrebato de violencia. Incluso, nos dicen que el cuerpo fue arrastrado por varios metros.

Ayer por la noche ciclistas de diversos colectivos llevaron a cabo una rodada pacífica en memoria de Francisco Javier. Partieron del auditorio IMAC, en la avenida Adolfo Ruiz Cortines, para concluir en la plaza Lerdo.

Sobre esa rodada nos expusieron que el objetivo no sólo fue visibilizar la muerte de Francisco Javier, sino también recordarle a los automovilistas que a bordo de una bicicleta van personas que tienen una vida por delante, con personas que los aman y los necesitan.

Además nos insisten en el tema de que la expedición de licencias para conducir automóviles debe ser más estricta, pues todos los días, a todas horas y por casi todas las calles de Xalapa se observa a conductores que evidentemente no tienen conocimiento sobre las reglas viales.

Y también reconocen que hay ciclistas que tampoco tienen conocimiento sobre el reglamento de Tránsito, al no respetar señalamientos, semáforos, meterse entre los automóviles y avanzar sobre carriles de alta velocidad.

Por cierto, xalapeños que están atentos a lo que sucede en su ciudad, desde hace un buen tiempo nos han insistido en que se les diga a las autoridades de Tránsito que debe haber una vigilancia especial sobre motociclistas.

Nos señalan que es notorio que el número de motocicletas que circulan en Xalapa se ha incrementado en gran medida y que la mayoría de sus conductores causan problemas al conducir y se exponen constantemente a sufrir accidentes.

Nos apuntan que una gran cantidad de motociclistas, principalmente los que ofrecen servicios de entrega de comida, cometen infracciones en cada cuadra por la que pasan, sin que haya un elemento de Tránsito que los meta al orden.

Nos indican que este problema va más allá de respetar o no el reglamento vial, pues rebasa el sentido común de las personas para autoprotegerse y evitar causarse un daño, así que, nos dicen, deben ya las autoridades empezar a aplicar sanciones y retirar licencias.

Es posible que en cuanto se enteren que se están aplicando sanciones severas, empiecen a conducir de una manera responsable, nos expresan.

Nos hacen llegar la queja de que lámparas y luminarias de diversos puntos de la ciudad de Xalapa no funcionan, poniendo en riesgo a personas que transitan por estos espacios durante las noches y madrugadas, por la falta de luz.

Nos apuntan que en calles como Úrsulo Galván, Arteaga, Independencia -todas en el centro- el alumbrado público no funciona y que sólo se alumbra el espacio público con algunos focos de casas.

Nos dicen que esto se da en medio de los problemas de violencia contra las mujeres en las han denunciado casos de acoso y abuso en las calles.

El problema se genera, nos indican, por haber contratado, el gobierno municipal pasado, a una empresa que incumplió y colocó luminarias que en cuestión de semanas empezaron a presentar fallas y que a estas alturas muchas han dejado de servir.

Muchos millones de pesos están bailando, nos dicen, y lo peor es que, como dio a conocer ayer el Gobernador, los representantes de esa empresa ya desaparecieron.