/ miércoles 25 de marzo de 2020

La UV el Covid-19

Debido tal vez a que en Veracruz aún no empiezan a escalar los casos de coronavirus como en Jalisco o en la Ciudad de México, llama la atención la actitud pasiva de la Universidad Veracruzana (UV).

Esto porque hasta ahora sólo ha secundado las medidas preventivas que los gobiernos federal y del estado han establecido para contener la pandemia, mientras que otras instituciones públicas de educación superior asumieron la iniciativa de aportar sus conocimientos, utilizar recursos y diseñar estrategias para paliar el impacto de esta crisis sanitaria en sus comunidades universitarias y en la población en general.

La semana pasada, por ejemplo, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, anunció que la Universidad de Guadalajara había presentado públicamente un modelo científico que a partir de los datos oficiales calcula la evolución y comportamiento de la enfermedad.

"Este modelo ha tenido un nivel de correlación del 98%, esto quiere decir que lo que ha predicho prácticamente está sucediendo", afirmó el mandatario tapatío, quien resaltó que la importancia de este estudio es que "nos revela que los próximos cinco días serán cruciales para controlar el crecimiento del contacto del virus en nuestra sociedad".

Por eso pidió a los jaliscienses que esta semana hicieran el esfuerzo de quedarse en casa durante cinco días para evitar tener que hacer un sacrificio de meses.

El gobernador de Movimiento Ciudadano dijo que su llamado "no es para entrar en pánico", sino "para enfrentar la contingencia juntos, unidos, con absoluta seriedad y responsabilidad, un llamado sustentado en evidencias científicas, no en ocurrencias o corazonadas; es un llamado que busca evitar el escenario de la cuarentena obligatoria, de medidas radicales por no actuar a tiempo, como hoy sucede en el estado de California".

Alfaro destacó que "hoy lo más importante es la velocidad con la que se detectan los casos, de eso depende la contención de la enfermedad", y por esa razón anunció que echaría a andar "un programa para hacer la mayor cantidad de pruebas posibles como medida de preidentificación temprana, tal como lo recomienda la Organización Mundial de Salud".

Por su parte, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) anunció que partir de este martes 24 ponía a disposición de su comunidad —personal académico, trabajadores y estudiantes— el servicio de diagnóstico molecular para el coronavirus SARS-CoV-2, limitando el número de pruebas a 20 personas por día, y sólo a quienes presentaran síntomas de infección respiratoria.

En cambio, en la UV —cuya rectora Sara Ladrón de Guevara ha participado como invitada de piedra en algunas sesiones del Consejo Estatal de Salud— se han tomado principalmente medidas administrativas, como la suspensión de actividades académicas presenciales y de la celebración de la Feria Internacional del Libro Universitario 2020, pospuesta por "las cancelaciones de numerosos invitados", según el comunicado oficial.

Debido tal vez a que en Veracruz aún no empiezan a escalar los casos de coronavirus como en Jalisco o en la Ciudad de México, llama la atención la actitud pasiva de la Universidad Veracruzana (UV).

Esto porque hasta ahora sólo ha secundado las medidas preventivas que los gobiernos federal y del estado han establecido para contener la pandemia, mientras que otras instituciones públicas de educación superior asumieron la iniciativa de aportar sus conocimientos, utilizar recursos y diseñar estrategias para paliar el impacto de esta crisis sanitaria en sus comunidades universitarias y en la población en general.

La semana pasada, por ejemplo, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, anunció que la Universidad de Guadalajara había presentado públicamente un modelo científico que a partir de los datos oficiales calcula la evolución y comportamiento de la enfermedad.

"Este modelo ha tenido un nivel de correlación del 98%, esto quiere decir que lo que ha predicho prácticamente está sucediendo", afirmó el mandatario tapatío, quien resaltó que la importancia de este estudio es que "nos revela que los próximos cinco días serán cruciales para controlar el crecimiento del contacto del virus en nuestra sociedad".

Por eso pidió a los jaliscienses que esta semana hicieran el esfuerzo de quedarse en casa durante cinco días para evitar tener que hacer un sacrificio de meses.

El gobernador de Movimiento Ciudadano dijo que su llamado "no es para entrar en pánico", sino "para enfrentar la contingencia juntos, unidos, con absoluta seriedad y responsabilidad, un llamado sustentado en evidencias científicas, no en ocurrencias o corazonadas; es un llamado que busca evitar el escenario de la cuarentena obligatoria, de medidas radicales por no actuar a tiempo, como hoy sucede en el estado de California".

Alfaro destacó que "hoy lo más importante es la velocidad con la que se detectan los casos, de eso depende la contención de la enfermedad", y por esa razón anunció que echaría a andar "un programa para hacer la mayor cantidad de pruebas posibles como medida de preidentificación temprana, tal como lo recomienda la Organización Mundial de Salud".

Por su parte, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) anunció que partir de este martes 24 ponía a disposición de su comunidad —personal académico, trabajadores y estudiantes— el servicio de diagnóstico molecular para el coronavirus SARS-CoV-2, limitando el número de pruebas a 20 personas por día, y sólo a quienes presentaran síntomas de infección respiratoria.

En cambio, en la UV —cuya rectora Sara Ladrón de Guevara ha participado como invitada de piedra en algunas sesiones del Consejo Estatal de Salud— se han tomado principalmente medidas administrativas, como la suspensión de actividades académicas presenciales y de la celebración de la Feria Internacional del Libro Universitario 2020, pospuesta por "las cancelaciones de numerosos invitados", según el comunicado oficial.