/ martes 15 de enero de 2019

Ciencia y Luz / Curiosidad químicamente pura

Intercambiar experiencias que se viven a diario en el laboratorio o en casa enriquece el aprendizaje

Cierta mañana, Victoria se dirigía al colegio como todos los días, acudía entusiasmada porque iniciaba otro ciclo escolar, satisfecha de haber pasado al tercer grado de secundaria. No obstante, los nervios la invadían ante la incertidumbre de las nuevas materias que contemplaba su plan de estudios; le habían hecho tantos comentarios que sinceramente sí le preocupaba tener que lidiar con nuevas asignaturas.

Al fin llegó el momento de conocer a su profesor de química, un señor maduro con una imagen muy pulcra que daba la apariencia de estar enojado, y que a decir verdad, así se lo había imaginado, con su cabello completamente blanco que contrastaba con el color de la bata de laboratorio que llevaba puesta, en cuya parte superior derecha se podía observar una fórmula: SiO2, totalmente desconocida para ella.

Además de iniciar la clase con el pase de lista, su primera pregunta hacia el grupo fue precisamente si alguien sabía qué significaba la fórmula SiO2. Después de algunas intervenciones no exitosas de sus compañeros, pues nadie imaginaba que la fórmula estuviera relacionada con el apellido del profesor, quien terminó presentándose como el químico Arenas. Es decir, eso significaba la fórmula: dióxido de silicio.


Victoria nunca olvidó esa anécdota tan ilustrativa y desde ese instante supo que la química no sería tan complicada para ella si a todo le buscaba una explicación. A Victoria le atraía observar los cambios que sufren las sustancias, y no tendría que esforzarse mucho por aprender porque le agradaba realizar experimentos en el laboratorio.

El profesor Arenas había logrado despertar la curiosidad en sus alumnos, además de que los exhortaba a ser muy observadores, pues deseaba que fueran adentrándose poco a poco en ese entorno. Les sugería que en su hogar llevaran a cabo experimentos sencillos e inofensivos, “esto los conducirá a descubrir de qué está compuesta la materia y cuáles son las variaciones que sufre al reaccionar con otras sustancias”, les decía.

Partiendo de esa teoría, a Victoria no le quedó duda de que en su alrededor se manifestaban muchos fenómenos. Desde ese instante, prestaba atención a lo que hacía hasta en la cocina, y las dudas que tenía se las planteaba a su profesor quien le explicaba de manera sencilla qué era lo que realmente ocurría.

Victoria le cuestionó sobre qué ocasionaba que llorara cada vez que cortaba una cebolla, y cómo podría evitarlo. A lo que su profesor sonriendo le dijo: “sucede que la cebolla contiene una molécula inodora que cuando la partimos rompemos sus células y liberamos una enzima llamada alinasa, que al entrar en contacto con esa molécula produce tres compuestos volátiles, entre ellos el amoniaco cuyo olor es característico, actuando sobre el sistema nervioso a través de nuestros ojos. Los científicos explican que el lagrimeo se debe a una fuerte reacción al entrar en contacto con el agua que recubre el ojo; este efecto no se puede eliminar del todo, pero sí reducir de dos formas: por un lado, refrigerando las cebollas, ya que el frío disminuye la liberación de componentes volátiles, y por otro, lavando la cebolla a medida que la cortamos”, concluyó.

Victoria y sus compañeros empezaron a intercambiar experiencias que vivían a diario en el laboratorio o en casa, llegó el momento que cada uno exponía un caso diferente, enriqueciendo con ello su aprendizaje.

Recordaron que en su libro de Biología también les ilustraban el proceso de la digestión, una serie de reacciones químicas mediante las cuales los alimentos que no son solubles se transforman en compuestos químicos más sencillos y de esta forma son digeridos. Los compuestos asimilados, a su vez se convierten en sustancias complejas, formando las células de los tejidos y órganos.

Incluso hubo quien comparó a la naturaleza misma como un sorprendente laboratorio en el cual la materia sufre transformaciones continuas; por ejemplo en la tierra, las plantas y los animales crecen, se nutren y se descomponen cuando mueren.

El químico Arenas estaba fascinado ante la curiosidad que sus alumnos manifestaban y ante la pregunta de Victoria de que si aun así él pensaba que habría estudiantes reprobados al finalizar el curso, el profesor sonriente le contestó, "siempre y cuando estudien… cbp” aprobar. Victoria quedó completamente desconcertada, seguramente era una lección más de su catedrático, ¿qué habría querido decir? Uno de sus compañeros le preguntó, ¿si has puesto atención en la etiqueta de los medicamentos? Tienen la leyenda “excipiente cbp”, el excipiente es una solución que no tiene ninguna acción farmacológica, es el líquido en que se disuelve el medicamento (principio activo). Y se le agrega como baste para diluirlo. Así que el profesor quiso decir: como baste para aprobar.

Sin duda alguna, nunca terminaría de aprender algo nuevo.

Cierta mañana, Victoria se dirigía al colegio como todos los días, acudía entusiasmada porque iniciaba otro ciclo escolar, satisfecha de haber pasado al tercer grado de secundaria. No obstante, los nervios la invadían ante la incertidumbre de las nuevas materias que contemplaba su plan de estudios; le habían hecho tantos comentarios que sinceramente sí le preocupaba tener que lidiar con nuevas asignaturas.

Al fin llegó el momento de conocer a su profesor de química, un señor maduro con una imagen muy pulcra que daba la apariencia de estar enojado, y que a decir verdad, así se lo había imaginado, con su cabello completamente blanco que contrastaba con el color de la bata de laboratorio que llevaba puesta, en cuya parte superior derecha se podía observar una fórmula: SiO2, totalmente desconocida para ella.

Además de iniciar la clase con el pase de lista, su primera pregunta hacia el grupo fue precisamente si alguien sabía qué significaba la fórmula SiO2. Después de algunas intervenciones no exitosas de sus compañeros, pues nadie imaginaba que la fórmula estuviera relacionada con el apellido del profesor, quien terminó presentándose como el químico Arenas. Es decir, eso significaba la fórmula: dióxido de silicio.


Victoria nunca olvidó esa anécdota tan ilustrativa y desde ese instante supo que la química no sería tan complicada para ella si a todo le buscaba una explicación. A Victoria le atraía observar los cambios que sufren las sustancias, y no tendría que esforzarse mucho por aprender porque le agradaba realizar experimentos en el laboratorio.

El profesor Arenas había logrado despertar la curiosidad en sus alumnos, además de que los exhortaba a ser muy observadores, pues deseaba que fueran adentrándose poco a poco en ese entorno. Les sugería que en su hogar llevaran a cabo experimentos sencillos e inofensivos, “esto los conducirá a descubrir de qué está compuesta la materia y cuáles son las variaciones que sufre al reaccionar con otras sustancias”, les decía.

Partiendo de esa teoría, a Victoria no le quedó duda de que en su alrededor se manifestaban muchos fenómenos. Desde ese instante, prestaba atención a lo que hacía hasta en la cocina, y las dudas que tenía se las planteaba a su profesor quien le explicaba de manera sencilla qué era lo que realmente ocurría.

Victoria le cuestionó sobre qué ocasionaba que llorara cada vez que cortaba una cebolla, y cómo podría evitarlo. A lo que su profesor sonriendo le dijo: “sucede que la cebolla contiene una molécula inodora que cuando la partimos rompemos sus células y liberamos una enzima llamada alinasa, que al entrar en contacto con esa molécula produce tres compuestos volátiles, entre ellos el amoniaco cuyo olor es característico, actuando sobre el sistema nervioso a través de nuestros ojos. Los científicos explican que el lagrimeo se debe a una fuerte reacción al entrar en contacto con el agua que recubre el ojo; este efecto no se puede eliminar del todo, pero sí reducir de dos formas: por un lado, refrigerando las cebollas, ya que el frío disminuye la liberación de componentes volátiles, y por otro, lavando la cebolla a medida que la cortamos”, concluyó.

Victoria y sus compañeros empezaron a intercambiar experiencias que vivían a diario en el laboratorio o en casa, llegó el momento que cada uno exponía un caso diferente, enriqueciendo con ello su aprendizaje.

Recordaron que en su libro de Biología también les ilustraban el proceso de la digestión, una serie de reacciones químicas mediante las cuales los alimentos que no son solubles se transforman en compuestos químicos más sencillos y de esta forma son digeridos. Los compuestos asimilados, a su vez se convierten en sustancias complejas, formando las células de los tejidos y órganos.

Incluso hubo quien comparó a la naturaleza misma como un sorprendente laboratorio en el cual la materia sufre transformaciones continuas; por ejemplo en la tierra, las plantas y los animales crecen, se nutren y se descomponen cuando mueren.

El químico Arenas estaba fascinado ante la curiosidad que sus alumnos manifestaban y ante la pregunta de Victoria de que si aun así él pensaba que habría estudiantes reprobados al finalizar el curso, el profesor sonriente le contestó, "siempre y cuando estudien… cbp” aprobar. Victoria quedó completamente desconcertada, seguramente era una lección más de su catedrático, ¿qué habría querido decir? Uno de sus compañeros le preguntó, ¿si has puesto atención en la etiqueta de los medicamentos? Tienen la leyenda “excipiente cbp”, el excipiente es una solución que no tiene ninguna acción farmacológica, es el líquido en que se disuelve el medicamento (principio activo). Y se le agrega como baste para diluirlo. Así que el profesor quiso decir: como baste para aprobar.

Sin duda alguna, nunca terminaría de aprender algo nuevo.

Local

Químico pide no automedicarse contra Covid; explica la razón

Hasta la ingesta de paracetamol pudiera tener efectos secundarios en los pacientes que están cursando esta enfermedad

Local

El Tribunal Superior de Justicia está de vacaciones: Colectivo Solecito

La contingencia sanitaria se toma como pretexto para "no hacer nada", asegura Lucía Díaz Genao

Local

¿Sabes lo que es aula extendida?; la aplicarán en Cobaev

Esta plataforma permitirá a los alumnos subir sus trabajos, mientras que los docentes podrán revisarlos para aplicar una calificación de manera más fácil

Mundo

Negligencia, posible causa de explosión en Beirut: investigación

Durante seis años se almacenaron sin seguridad 2 mil 750 toneladas de nitrato de amonio, utilizado en fertilizantes y bombas

Mundo

EU lanza ensayo clínico de anticuerpos sintéticos contra el Covid-19

Se trata de un anticuerpo contra el coronavirus llamado LY-CoV555, descubierto por la compañía canadiense AbCellera Biologics

Mundo

UE desplegará 100 bomberos en Beirut tras explosión

Esta acción es para apoyar en las tareas de búsqueda de víctimas tras la explosión en Líbano

Mundo

Explosión en Beirut deja más de 100 muertos y 300 mil personas sin casa

Según un último balance provisional de la Cruz Roja, más de 100 personas perdieron la vida y más de 4 mil resultaron heridas

Mundo

España implanta app para rastreo de Covid-19

La herramienta digital es más efectiva que el seguimiento manual, asegura la Secretaría de Estado de Digitalización española

Gossip

Jorge Campos se vuelve inmortal en documental

TV Azteca presenta un documental donde el guardameta expone detalles reveladores de su vida y carrera