/ lunes 25 de noviembre de 2019

In Vivo/Aves silvestres no son mascotas; hay que frenar su comercio ilegal

Al adquirir un ave silvestre, además de dañar a las especies está cometiendo un delito federal que podría llevarle a la cárcel

Xalapa, Ver.- México cuenta con una gran diversidad de aves, algunas especies son endémicas y solo las podemos encontrar en sitios específicos de nuestro país, otras nos visitan solo en invierno cuando vienen a refugiarse de las bajas temperaturas del norte del continente y otras atraviesan el país en su viaje migratorio hacia el hemisferio sur.

La belleza de las aves ha sido apreciada desde tiempos inmemorables como lo demuestran los pergaminos egipcios o los códices de las culturas mesoamericanas, solo basta mencionar el penacho de Moctezuma el cual está hecho con 222 plumas de cinco especies de aves (azulejo, quetzal, espátula platalea rosada, cuclillo canela y tragón).

Esta belleza ha llevado a que, a lo largo de la historia de la humanidad, las aves hayan sido capturadas con distintos usos, incluso, algunas aves han sido domesticadas y utilizadas para consumo. También hay especies que en algunas culturas se utilizan como una herramienta para conseguir alimento, como la cetrería practicada por las tribus nómadas de Mongolia, o las que entran en el rango de mascotas no convencionales las cuales son criadas con este fin en criaderos certificados y vendidos en tiendas especializadas.

COMERCIO ILEGAL

La diversidad de cantos y plumajes de las aves las ha hecho susceptibles a ser comercializadas de manera ilegal y es muy común ver por las calles o en los mercados de México a los llamados pajareros con sus jaulas de madera llevando una gran cantidad aves hacinadas, o caminando con aves en sacos o bolsitas ofreciéndolas para su venta.

Muchas de las especies que se venden en los mercados están protegidas por la Ley General de Vida Silvestre, sin embargo, en ocasiones tanto los vendedores como los compradores lo desconocen e incurren en un delito al realizar este negocio, el ejemplo más claro son los psitácidos mexicanos en donde se encuentran las guacamayas, los loros, los cotorros y los pericos que podemos encontrar en muchas viviendas de nuestro país.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) es muy precis.

El tráfico ilegal de ejemplares, partes y derivados de flora y fauna silvestres es un delito que se castiga con pena de uno a nueve años de prisión y por el equivalente de trescientos a tres mil días multa.

Además, "se aplica una pena adicional hasta de tres años más de prisión y hasta mil días multa cuando las conductas descritas en el presente artículo se realicen en o afecten un área natural protegida, o cuando se realicen con fines comerciales”.

La parte preocupante es que la mayoría de las aves son extraídas de su hábitat natural sin medir las consecuencias de los posibles daños a la naturaleza, a la salud pública y a la salud veterinaria. Esta extracción puede llevar a la extinción de especies ya que puede modificar las interacciones entre las especies del ecosistema del que fue extraído. Además, muchas de éstas son trasladadas a sitios lejanos de su área de distribución natural, lo que las convierte en especies exóticas que, bajo ciertas condiciones, se podrían convertir en plagas. El riesgo se maximiza cuando se adquieren especies de aves que vienen de otro lugar del mundo a través del comercio ilegal, ya que se incrementa el riesgo a la salud pública y ecológica.

Las especies de aves pueden ser portadoras de virus, bacterias y parásitos zoonóticos, es decir, que en muchas ocasiones pueden provocar enfermedades en humanos y/o en otras especies de animales. Algunas de éstas ya han sido reportadas en diversas publicaciones como el caso de la Clamidiasis, influenza aviar, enfermedad de New Castle y virus del Oeste del Nilo. En algunos casos pueden causar enfermedades poco severas como conjuntivitis, pero en otros casos, han provocado altas mortalidades tanto en las aves como en los humanos provocando enormes costos económicos.

No compre aves silvestres, no fomente el comercio ilegal de aves, recuerde que al adquirir un ave silvestre además de dañar a las especies se está cometiendo un delito federal que podría llevarle a la cárcel. Si es amante de las aves, conserve desde afuera, acérquese a los clubes de observadores de aves, deléitese con su canto en la naturaleza, y evite liberar especies de aves exóticas.

Xalapa, Ver.- México cuenta con una gran diversidad de aves, algunas especies son endémicas y solo las podemos encontrar en sitios específicos de nuestro país, otras nos visitan solo en invierno cuando vienen a refugiarse de las bajas temperaturas del norte del continente y otras atraviesan el país en su viaje migratorio hacia el hemisferio sur.

La belleza de las aves ha sido apreciada desde tiempos inmemorables como lo demuestran los pergaminos egipcios o los códices de las culturas mesoamericanas, solo basta mencionar el penacho de Moctezuma el cual está hecho con 222 plumas de cinco especies de aves (azulejo, quetzal, espátula platalea rosada, cuclillo canela y tragón).

Esta belleza ha llevado a que, a lo largo de la historia de la humanidad, las aves hayan sido capturadas con distintos usos, incluso, algunas aves han sido domesticadas y utilizadas para consumo. También hay especies que en algunas culturas se utilizan como una herramienta para conseguir alimento, como la cetrería practicada por las tribus nómadas de Mongolia, o las que entran en el rango de mascotas no convencionales las cuales son criadas con este fin en criaderos certificados y vendidos en tiendas especializadas.

COMERCIO ILEGAL

La diversidad de cantos y plumajes de las aves las ha hecho susceptibles a ser comercializadas de manera ilegal y es muy común ver por las calles o en los mercados de México a los llamados pajareros con sus jaulas de madera llevando una gran cantidad aves hacinadas, o caminando con aves en sacos o bolsitas ofreciéndolas para su venta.

Muchas de las especies que se venden en los mercados están protegidas por la Ley General de Vida Silvestre, sin embargo, en ocasiones tanto los vendedores como los compradores lo desconocen e incurren en un delito al realizar este negocio, el ejemplo más claro son los psitácidos mexicanos en donde se encuentran las guacamayas, los loros, los cotorros y los pericos que podemos encontrar en muchas viviendas de nuestro país.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) es muy precis.

El tráfico ilegal de ejemplares, partes y derivados de flora y fauna silvestres es un delito que se castiga con pena de uno a nueve años de prisión y por el equivalente de trescientos a tres mil días multa.

Además, "se aplica una pena adicional hasta de tres años más de prisión y hasta mil días multa cuando las conductas descritas en el presente artículo se realicen en o afecten un área natural protegida, o cuando se realicen con fines comerciales”.

La parte preocupante es que la mayoría de las aves son extraídas de su hábitat natural sin medir las consecuencias de los posibles daños a la naturaleza, a la salud pública y a la salud veterinaria. Esta extracción puede llevar a la extinción de especies ya que puede modificar las interacciones entre las especies del ecosistema del que fue extraído. Además, muchas de éstas son trasladadas a sitios lejanos de su área de distribución natural, lo que las convierte en especies exóticas que, bajo ciertas condiciones, se podrían convertir en plagas. El riesgo se maximiza cuando se adquieren especies de aves que vienen de otro lugar del mundo a través del comercio ilegal, ya que se incrementa el riesgo a la salud pública y ecológica.

Las especies de aves pueden ser portadoras de virus, bacterias y parásitos zoonóticos, es decir, que en muchas ocasiones pueden provocar enfermedades en humanos y/o en otras especies de animales. Algunas de éstas ya han sido reportadas en diversas publicaciones como el caso de la Clamidiasis, influenza aviar, enfermedad de New Castle y virus del Oeste del Nilo. En algunos casos pueden causar enfermedades poco severas como conjuntivitis, pero en otros casos, han provocado altas mortalidades tanto en las aves como en los humanos provocando enormes costos económicos.

No compre aves silvestres, no fomente el comercio ilegal de aves, recuerde que al adquirir un ave silvestre además de dañar a las especies se está cometiendo un delito federal que podría llevarle a la cárcel. Si es amante de las aves, conserve desde afuera, acérquese a los clubes de observadores de aves, deléitese con su canto en la naturaleza, y evite liberar especies de aves exóticas.

Policiaca

Agredió con pistola en centro nocturno de Xalapa

Policías implementaron operativo y lo detuvieron

Local

Presupuesto para salud aumentará 30%, dice diputado Sergio Gutiérrez

Habrá también, apuntó, más dinero para medicamento oncológico y para medicina, en general

Deportes

Surfistas veracruzanos se presentarán en los Nacionales de Conade 2021

Se desarrollará del 26 al 31 de octubre en Puerto Escondido, Oaxaca

Policiaca

Rescatan a 334 migrantes que viajaban en contenedor de tráiler

Gritaron para pedir ayuda, en la autopista La Tinaja-Acayucan

Sociedad

Necesario crear una corriente en defensa de la UNAM: académicos

Los académicos sostuvieron que es momento de crear una corriente de opinión en defensa de la UNAM, del resto de las universidades públicas

Sociedad

Libertad académica, una conquista de la UNAM para México: rechaza Krauze críticas de AMLO

El historiador publicó un breve mensaje donde aseguró que "la libertad académica es una conquista de la UNAM para México". 

Automotriz

Ford Ranger Wildtrak 2021 luce y se comporta implacable

Una versión creada para sortear cualquier dificultad que presente el trayecto: segura, elegante e innovadora

Deportes

Veracruz gana dos oros y un bronce en Para Atletismo, en Cancún

Jeremy Montesinos Rojas logró la primera medalla de oro en la clasificación F44 en Impulso de Bala categoría Juvenil Mayor

Deportes

Surfistas veracruzanos se presentarán en los Nacionales de Conade 2021

Se desarrollará del 26 al 31 de octubre en Puerto Escondido, Oaxaca