/ domingo 28 de agosto de 2022

Lactancia materna: fuente de alimentación segura y nutritiva

La lactancia materna ofrece una defensa poderosa contra las enfermedades y todas las formas de malnutrición infantil, incluida la emaciación

La lactancia materna se ha convertido en una de las mayores aliadas para las mamás que buscan ayudar a sus hijos en su desarrollo alimentario y de salud.

Claudia Ivette Díaz Licona es una mamá que logró desarrollar esta actividad con información, educación y mucha paciencia. Su hijo actualmente tiene 18 meses y desde que nació ha recibido lactancia materna exclusiva.

Aunque el inicio no fue fácil, pues más dos primeras semanas el cansancio se apoderó del cuerpo de Claudia, debido a que la alimentación de su bebé era a libre demanda, la paciencia fue un factor indispensable para lograr mantener esta actividad.

Previo a ello, recurrió a la información especializada con profesionales en el tema que le ayudaron a comprender los beneficios que su hijo obtendría con la lactancia. "Algunas mamás por la desesperación hacen uso del biberón, en mi caso las dos primeras semanas fueron difíciles porque mi bebé comía cada hora y fue muy cansado para mí, pero después de eso nos adaptamos a los horarios", expuso.

Otra circunstancia a la que se enfrentó fue que al regresar a las actividades laborales, después de la incapacidad, debía cubrir las necesidades de alimentación de su bebé y la leche que dejaba en el banco que hizo en su hogar era insuficiente.

Ante ello, debía recurrir a la extracción en su espacio de trabajo y trasladar la leche a su domicilio, afortunadamente contó con el apoyo y la comprensión de sus jefes.

Hasta los seis meses de edad su bebé fue alimentado únicamente con leche materna, pero se dio paso a la alimentación complementaria.

La lactancia materna vive una crisis provocada por la desinformación / Foto: René Corrales | Diario de Xalapa

A la fecha no ha tenido barreras para continuar con la lactancia; sin embargo, ante lo demandante de su empleo ya se encuentra en el proceso de información para poder llevar a cabo un destete amoroso y amable para su hijo.

"Lo que sí me ha pasado es ser criticada y señalada por la gente, a veces me preguntan si todavía tengo leche o me critican por la edad que tiene mi bebé y continuamos con la lactancia, ese tipo de señalamientos sí duelen porque cada mamá debe ser respetada, sobre todo por la propia familia que, en ocasiones, es la que más daña con los comentarios que hace", comentó.

La recomendación de Claudia para las mamás que deseen lactar es que busquen información y se acerquen a especialistas en el tema, que tengan mucha paciencia y que no se rindan.

"La lactancia puede ser dura para muchas personas, pero lo importante es tener paciencia y hacerlo con mucho amor, sobre todo teniendo la seguridad de que es lo mejor que le pueden ofrecer a sus hijos y la mayor protección que pueden tener para su salud", dijo.

Llamado desde la OMS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) realizó un llamado a los gobiernos a fin de que asignen más recursos para proteger, promover y apoyar las políticas y los programas de lactancia materna, especialmente los que están dirigidos a las familias más vulnerables que viven en situaciones de emergencia.

En un documento emitido a nivel mundial, el organismo señala que la lactancia materna constituye una fuente de alimentación segura, nutritiva y accesible para los bebés y los niños pequeños durante situaciones de emergencia.

Además, ofrece una defensa poderosa contra las enfermedades y todas las formas de malnutrición infantil, incluida la emaciación.

El organismo señala que la lactancia materna constituye una fuente de alimentación segura, nutritiva y accesible para los bebés / Foto: Cuartoscuro | Artemio Guerra

La lactancia materna también actúa como la primera vacuna del bebé, ya que lo protege contra las enfermedades más frecuentes de la infancia.

Sin embargo, la angustia emocional, el agotamiento físico, la falta de espacio e intimidad y las malas condiciones de saneamiento que padecen las madres durante las situaciones de emergencia implican que muchos bebés no pueden aprovechar los beneficios de la lactancia materna para sobrevivir.

Menos de la mitad de los recién nacidos reciben leche materna en la primera hora de vida, y esto los hace más vulnerables a las enfermedades y a la muerte.

Únicamente el 44 por ciento de los bebés toman leche materna de manera exclusiva durante sus primeros seis meses de vida, una cifra que está por debajo del objetivo de la Asamblea Mundial de la Salud del 50 por ciento para 2025.

"Proteger, promover y apoyar la lactancia materna es más importante que nunca, no solo porque al ser el primer sistema alimentario natural y sostenible del bebé protegemos nuestro planeta, sino también porque promovemos la supervivencia, el crecimiento y el desarrollo de millones de lactantes", expone el documento.

El organismo recomienda que la leche materna sea el alimento exclusivo de los bebés recién nacidos, hasta los 6 meses de edad, y que hasta los 2 años se alimenten con una combinación de la misma con alimentos adecuados y nutritivos para su edad.

Lo anterior, señala la OMS, ya que además de proporcionar todos los nutrientes y la hidratación necesarios, la lactancia materna ayuda a prevenir infecciones gastrointestinales y respiratorias, obesidad, diabetes, leucemia, alergias, cáncer infantil, hipertensión y colesterol alto.

¿Qué dicen los datos de Esanut?

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) 2018-2019 el 95 por ciento de los menores de 24 meses fueron amamantados por lo menos una vez.

El inicio temprano de la lactancia materna fue mayor entre los menores con mamás sin un trabajo remunerado (50.2 por ciento) comparando con hijos de mujeres con trabajo remunerado (41.3 por ciento).

La ingesta de líquidos en los primeros tres días de vida del menor fue de 34.0 por ciento a nivel nacional. El 44 por ciento de los bebés con madres menores a 20 años de edad fueron amamantados, el porcentaje para menores con mamás con edades mayores a los 35 años fue de 44 por ciento y de los bebés con mamás de edades de 30 a 34 años fue de 30.4 por ciento.

A nivel nacional, casi un tercio de los niños menores a 6 meses fue alimentado con lactancia materna. Aproximadamente, una cuarta parte de niños menores de 6 meses recibió lactancia materna mixta y cerca de la mitad de los niños menores de 24 meses tuvieron lactancia materna continua en el primer año de vida. Un tercio de bebés recibieron lactancia materna hasta el segundo año de vida.

Por su parte, la ingesta de fórmula infantil en menores de 12 meses alcanzó 42.9% por ciento.

La lactancia materna se ha convertido en una de las mayores aliadas para las mamás que buscan ayudar a sus hijos en su desarrollo alimentario y de salud.

Claudia Ivette Díaz Licona es una mamá que logró desarrollar esta actividad con información, educación y mucha paciencia. Su hijo actualmente tiene 18 meses y desde que nació ha recibido lactancia materna exclusiva.

Aunque el inicio no fue fácil, pues más dos primeras semanas el cansancio se apoderó del cuerpo de Claudia, debido a que la alimentación de su bebé era a libre demanda, la paciencia fue un factor indispensable para lograr mantener esta actividad.

Previo a ello, recurrió a la información especializada con profesionales en el tema que le ayudaron a comprender los beneficios que su hijo obtendría con la lactancia. "Algunas mamás por la desesperación hacen uso del biberón, en mi caso las dos primeras semanas fueron difíciles porque mi bebé comía cada hora y fue muy cansado para mí, pero después de eso nos adaptamos a los horarios", expuso.

Otra circunstancia a la que se enfrentó fue que al regresar a las actividades laborales, después de la incapacidad, debía cubrir las necesidades de alimentación de su bebé y la leche que dejaba en el banco que hizo en su hogar era insuficiente.

Ante ello, debía recurrir a la extracción en su espacio de trabajo y trasladar la leche a su domicilio, afortunadamente contó con el apoyo y la comprensión de sus jefes.

Hasta los seis meses de edad su bebé fue alimentado únicamente con leche materna, pero se dio paso a la alimentación complementaria.

La lactancia materna vive una crisis provocada por la desinformación / Foto: René Corrales | Diario de Xalapa

A la fecha no ha tenido barreras para continuar con la lactancia; sin embargo, ante lo demandante de su empleo ya se encuentra en el proceso de información para poder llevar a cabo un destete amoroso y amable para su hijo.

"Lo que sí me ha pasado es ser criticada y señalada por la gente, a veces me preguntan si todavía tengo leche o me critican por la edad que tiene mi bebé y continuamos con la lactancia, ese tipo de señalamientos sí duelen porque cada mamá debe ser respetada, sobre todo por la propia familia que, en ocasiones, es la que más daña con los comentarios que hace", comentó.

La recomendación de Claudia para las mamás que deseen lactar es que busquen información y se acerquen a especialistas en el tema, que tengan mucha paciencia y que no se rindan.

"La lactancia puede ser dura para muchas personas, pero lo importante es tener paciencia y hacerlo con mucho amor, sobre todo teniendo la seguridad de que es lo mejor que le pueden ofrecer a sus hijos y la mayor protección que pueden tener para su salud", dijo.

Llamado desde la OMS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) realizó un llamado a los gobiernos a fin de que asignen más recursos para proteger, promover y apoyar las políticas y los programas de lactancia materna, especialmente los que están dirigidos a las familias más vulnerables que viven en situaciones de emergencia.

En un documento emitido a nivel mundial, el organismo señala que la lactancia materna constituye una fuente de alimentación segura, nutritiva y accesible para los bebés y los niños pequeños durante situaciones de emergencia.

Además, ofrece una defensa poderosa contra las enfermedades y todas las formas de malnutrición infantil, incluida la emaciación.

El organismo señala que la lactancia materna constituye una fuente de alimentación segura, nutritiva y accesible para los bebés / Foto: Cuartoscuro | Artemio Guerra

La lactancia materna también actúa como la primera vacuna del bebé, ya que lo protege contra las enfermedades más frecuentes de la infancia.

Sin embargo, la angustia emocional, el agotamiento físico, la falta de espacio e intimidad y las malas condiciones de saneamiento que padecen las madres durante las situaciones de emergencia implican que muchos bebés no pueden aprovechar los beneficios de la lactancia materna para sobrevivir.

Menos de la mitad de los recién nacidos reciben leche materna en la primera hora de vida, y esto los hace más vulnerables a las enfermedades y a la muerte.

Únicamente el 44 por ciento de los bebés toman leche materna de manera exclusiva durante sus primeros seis meses de vida, una cifra que está por debajo del objetivo de la Asamblea Mundial de la Salud del 50 por ciento para 2025.

"Proteger, promover y apoyar la lactancia materna es más importante que nunca, no solo porque al ser el primer sistema alimentario natural y sostenible del bebé protegemos nuestro planeta, sino también porque promovemos la supervivencia, el crecimiento y el desarrollo de millones de lactantes", expone el documento.

El organismo recomienda que la leche materna sea el alimento exclusivo de los bebés recién nacidos, hasta los 6 meses de edad, y que hasta los 2 años se alimenten con una combinación de la misma con alimentos adecuados y nutritivos para su edad.

Lo anterior, señala la OMS, ya que además de proporcionar todos los nutrientes y la hidratación necesarios, la lactancia materna ayuda a prevenir infecciones gastrointestinales y respiratorias, obesidad, diabetes, leucemia, alergias, cáncer infantil, hipertensión y colesterol alto.

¿Qué dicen los datos de Esanut?

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) 2018-2019 el 95 por ciento de los menores de 24 meses fueron amamantados por lo menos una vez.

El inicio temprano de la lactancia materna fue mayor entre los menores con mamás sin un trabajo remunerado (50.2 por ciento) comparando con hijos de mujeres con trabajo remunerado (41.3 por ciento).

La ingesta de líquidos en los primeros tres días de vida del menor fue de 34.0 por ciento a nivel nacional. El 44 por ciento de los bebés con madres menores a 20 años de edad fueron amamantados, el porcentaje para menores con mamás con edades mayores a los 35 años fue de 44 por ciento y de los bebés con mamás de edades de 30 a 34 años fue de 30.4 por ciento.

A nivel nacional, casi un tercio de los niños menores a 6 meses fue alimentado con lactancia materna. Aproximadamente, una cuarta parte de niños menores de 6 meses recibió lactancia materna mixta y cerca de la mitad de los niños menores de 24 meses tuvieron lactancia materna continua en el primer año de vida. Un tercio de bebés recibieron lactancia materna hasta el segundo año de vida.

Por su parte, la ingesta de fórmula infantil en menores de 12 meses alcanzó 42.9% por ciento.

Local

Exigen electricidad y agua para primaria "Antonio Revuelta" en el Puerto de Veracruz [Video]

Madres y padres de alumnos de la primaria "Antonio Revuelta", en la Colonia Ortiz cerraron el paso de la Avenida Xalapa

Doble Vía

Usuarios denuncian maltrato animal de motociclista veracruzano en Arboledas San Miguel

El caso de un perrito que es jalado de una cuerda atada al cuello por una mujer copiloto de una motocicleta ha generado indgnación entre veracruzanos

Local

Desaparece activista ambiental Amparo Salinas Hernández, en Zentla

Familiares piden ayuda para encontrarla; FGE inició investigación

Local

¡Todo listo! Te damos algunas recomendaciones para el examen de admisión UV

En medio de la ola de calor que se vive en la entidad, la Universidad Veracruzana emitió una serie de recomendaciones para los aspirantes y sus familias

Local

Por mitin de Morena cierran el centro de Xalapa este viernes, tome vías alternas

El centro de Xalapa ya fue cerrado a la circulación vehicular desde la mañana de e te viernes