/ martes 5 de diciembre de 2023

¡Aumenta la compra de almanaques! Jorge Hernández los vende hace 20 años

El entrevistado llega a vender estos objetos en los bajos del palacio de Gobierno

Diciembre y enero son buenos meses para la venta de almanaques. Don Jorge Hernández, de 75 años, acude con regularidad a la Ciudad de México para comprarlos y poder comercializarlos en las calles del centro de esta capital.

Antes, reconoce que no era tan buen negocio porque como los regalaban en los comercios, pocos tenían que cómpralos, pero ahora tiene chance de ganarse unos pesos porque las personas se los compran gustan o tienen la tradición de colgarlos en su casa para durante el año checar sus celebraciones más importantes.

Entrevistado cuando llegó a vender en los bajos del palacio de Gobierno, explica que tiene más de 20 años adquiriendo calendarios para comercializarlos durante los meses de diciembre y enero.

Expone que antes se vendían bastante poco porque en cada tienda y negocio los regalaban, pero ahora como casi ya no los obsequian, “pues vendo más y me va mejor”.

Hay algunos clientes que se quejan porque dicen que antes eran más baratos los almanaques, pero pues es que ahora todo se encareció. Relata que cada cierto tiempo se va a la ciudad de México a traerlos porque allá hay negocios especializados donde los encuentra a mejor precio y además tienen innumerables diseños y tamaños.

Hay algunos clientes que se quejan porque dicen que antes eran más baratos | Foto: Jesús Escamiroza | Diario de Xalapa

Resalta que los que mejor se venden son los más pequeños, pero también hay clientes para los de tamaño doble carta. “En las oficinas los utilizan como agenda y los utilizan para apuntar las reuniones de trabajo”.

Dice que algunos de los almanaques funcionan como organizadores y eso los comercializa en aproximadamente 90 pesos. Son grandes y cada mes viene una hoja. Los hay de dos o tres hojas y los de una sola vista.

Otro de los más buscados es el tradicional que es al que se puede arrancar la hoja cada día. Son un poco más caros. Llegan a costar más de 100 pesos y así se agotan. Muchas familias los buscan para colgarlos en su cocina. Esos ya los terminó, pero irá por más para sus clientes. Son de vinilo, aunque hay unos más baratos que son de cartón y tienen un precio de 40 pesos.

Uno de los más buscados es el tradicional que es al que se puede arrancar la hoja cada día | Foto: Jesús Escamiroza | Diario de Xalapa

Comenta que tiene para todos los gustos y bolsillos. Desde 5 pesos los de bolsillo o los de más de 120, que son los más grandes y con varias páginas.

Comenta que se instala a venderlos en la zona centro porque es ahí donde le compran mucho quienes trabajan en las oficinas. Lo pueden encontrar en varias esquinas en la zona centro. Abajo del palacio de gobierno o por la calle Xalapeños Ilustres, entre otros sitios.

Dice que son las personas mayores las que más le compran, pero también hay jóvenes que preguntan cuándo cuando ven algo que les gusta.

Dice que son las personas mayores las que más le compran | Foto: Jesús Escamiroza | Diario de Xalapa

Los tradicionales son los que tienen imágenes de paisajes o figuras religiosas como la virgen de Guadalupe, son los que gustan más a los adultos mayores.

Cada vez que se le agotan se va a la Ciudad de México a la calle Justo Sierra porque ahí hay muchos negocios de este tipo. "Al menos hay que comprar unos 300 para sacar algo y poder invertir más”.

Resalta que en su vida ha tenido muchos oficios, y ahora encontró que vender almanaques en esta temporada le da para sacar unos pesos para sobrevivir.

Diciembre y enero son buenos meses para la venta de almanaques. Don Jorge Hernández, de 75 años, acude con regularidad a la Ciudad de México para comprarlos y poder comercializarlos en las calles del centro de esta capital.

Antes, reconoce que no era tan buen negocio porque como los regalaban en los comercios, pocos tenían que cómpralos, pero ahora tiene chance de ganarse unos pesos porque las personas se los compran gustan o tienen la tradición de colgarlos en su casa para durante el año checar sus celebraciones más importantes.

Entrevistado cuando llegó a vender en los bajos del palacio de Gobierno, explica que tiene más de 20 años adquiriendo calendarios para comercializarlos durante los meses de diciembre y enero.

Expone que antes se vendían bastante poco porque en cada tienda y negocio los regalaban, pero ahora como casi ya no los obsequian, “pues vendo más y me va mejor”.

Hay algunos clientes que se quejan porque dicen que antes eran más baratos los almanaques, pero pues es que ahora todo se encareció. Relata que cada cierto tiempo se va a la ciudad de México a traerlos porque allá hay negocios especializados donde los encuentra a mejor precio y además tienen innumerables diseños y tamaños.

Hay algunos clientes que se quejan porque dicen que antes eran más baratos | Foto: Jesús Escamiroza | Diario de Xalapa

Resalta que los que mejor se venden son los más pequeños, pero también hay clientes para los de tamaño doble carta. “En las oficinas los utilizan como agenda y los utilizan para apuntar las reuniones de trabajo”.

Dice que algunos de los almanaques funcionan como organizadores y eso los comercializa en aproximadamente 90 pesos. Son grandes y cada mes viene una hoja. Los hay de dos o tres hojas y los de una sola vista.

Otro de los más buscados es el tradicional que es al que se puede arrancar la hoja cada día. Son un poco más caros. Llegan a costar más de 100 pesos y así se agotan. Muchas familias los buscan para colgarlos en su cocina. Esos ya los terminó, pero irá por más para sus clientes. Son de vinilo, aunque hay unos más baratos que son de cartón y tienen un precio de 40 pesos.

Uno de los más buscados es el tradicional que es al que se puede arrancar la hoja cada día | Foto: Jesús Escamiroza | Diario de Xalapa

Comenta que tiene para todos los gustos y bolsillos. Desde 5 pesos los de bolsillo o los de más de 120, que son los más grandes y con varias páginas.

Comenta que se instala a venderlos en la zona centro porque es ahí donde le compran mucho quienes trabajan en las oficinas. Lo pueden encontrar en varias esquinas en la zona centro. Abajo del palacio de gobierno o por la calle Xalapeños Ilustres, entre otros sitios.

Dice que son las personas mayores las que más le compran, pero también hay jóvenes que preguntan cuándo cuando ven algo que les gusta.

Dice que son las personas mayores las que más le compran | Foto: Jesús Escamiroza | Diario de Xalapa

Los tradicionales son los que tienen imágenes de paisajes o figuras religiosas como la virgen de Guadalupe, son los que gustan más a los adultos mayores.

Cada vez que se le agotan se va a la Ciudad de México a la calle Justo Sierra porque ahí hay muchos negocios de este tipo. "Al menos hay que comprar unos 300 para sacar algo y poder invertir más”.

Resalta que en su vida ha tenido muchos oficios, y ahora encontró que vender almanaques en esta temporada le da para sacar unos pesos para sobrevivir.

Local

La donación los unió para toda la vida: Lorena y José narran su historia

Lorena del Carmen y José Carlos comparten la importancia de la donación de órganos para salvar vidas

Local

¿Vamos a colapsar? Sin agua no habrá crecimiento ni desarrollo: empresarios

Ante las deficiencias que se tienen es momento de invertir para impulsar energías limpias e impulsar una nueva cultura del agua

Local

Panaderos afectados por altas temperaturas; las ventas han bajando

Otro problema es el aumento a precios de los insumos, servicios y de los salarios

Cultura

Museo de la Ciudad de Veracruz será rehabilitado, ¿qué hay en su interior? Te contamos

El lugar es de dos plantas, que reúne ocho salas de exhibición, en las cuales se presenta un recorrido de la historia de Veracruz

Deportes

¡Más fuerte que nunca! Guerrera Oriental regresa a los cuadriláteros; va por campeonato

Aceptó que la etapa que pasó la desesperó y la hizo pensar en dejar su carrera deportiva

Cultura

Acultzingo busca donaciones para exhibir en Casa de la Cultura, ¿cuáles son los requisitos?

Piden donar objetos, utensilios, instrumentos, herramientas prehispánicas o piezas coloniales encontradas en la región