/ domingo 20 de octubre de 2019

La atacaron 2 enfurecidos pitbulls en colonia de Xalapa

El cruel ataque mantiene a Toñita en constante terapia, porque hay noches que vienen a su mente los peores tres minutos de su vida

Xalapa, Ver.- Que Dios me agarre confesada… seguro aquí me matan”, recuerda doña Toñita los momentos de infierno que vivió en la colonia Luz del Barrio al ser atacada salvajemente por dos perros de la raza pitbull.

El pasado 13 de agosto parecía un día normal en la vida de doña Toñita. Desde que se levantó muy temprano había pensado las actividades que debía hacer a lo largo del día.

El ama de casa, de 65 años de edad, comentó que regularmente despierta a la misma hora que su esposo se va trabajar, a las 6 de la mañana, después realiza sus labores domésticas y más tarde desayuna.

Todo hasta ese momento marchaba bien. Sin embargo, decidió salir a la tienda a comprar un pan para degustarlo con su cafe. Allí fue el inicio de lo que nos confiesa “ha sido el peor momento de mi vida”, dijo en entrevista en su domicilio, a unos metros de donde sufrió el feroz ataque de los perros.

Precisó que en el trayecto a la tienda se encontró con una perra en celo de la raza pitbull que “jalaba” una larga fila de canes. Con el miedo aún reflejado en su rostro, Toñita relató que esos fueron instantes de terror jamás vividos. “Sentí el peligro de inmediato, y cuando vi que la perra gruñía y se ponía en posición de ataque quise levantar una cáscara de jinicuil para asustarla, pero lo pensé y dije: no, porque si lo hago me puede atacar, por lo que me di la vuelta para evitarla”.

Y sobrevino el primer ataque.

Al dar la espalda sentí que me dio una mordida en la sentadera y grité para que alguien me ayudara, pero nadie llegó, luego caí y allí se me aventó otro perro de la misma raza… como pude me levanté y seguí caminando, pero el otro perro me lanzó otra mordida y lo llevaba colgando de mi brazo izquierdo, mire, aquí están las cicatrices

Con un nudo en la garganta por su narración, y como si lo estuviera viviendo en ese momento, Toñita recuerda que cayó por tercera ocasión y fue cuando los perros, ya enfurecidos tal vez por el olor a sangre, lanzaron una última embestida que la dejó sin fuerzas y en medio de un charco de sangre, ya que sufrió mordidas en brazos y piernas. “Mis gritos de terror fueron escuchados por jóvenes que trabajan en la farmacia de aquí cerca y de un negocio de materiales para la construcción, ellos salieron y me los quitaron y me decían `levántese señora, pero yo no tenía fuerzas para hacerlo”, precisó mientras lloraba en esos momentos porque sabe que la tragedia pudo hacerla su víctima.

El cruel ataque hoy mantiene a Toñita en una constante terapia que la ayude, porque hay noches que vienen a su mente los peores tres minutos de su existencia, pero que se volvieron eternos, interminables.

Las heridas que sufrió Toñita en gran parte del cuerpo ya cerraron, sin embargo, sabe que las cicatrices que quedaron en su mente y corazón tardarán en sanar, de quedar atrás en un pronto olvido.

¿Y LOS RESPONSABLES?

Sobre este ataque nadie se hizo responsable. Nadie sabe quiénes son los dueños de los perros ni dónde están, por lo que la familia de Toñita tuvo que absorber los gastos que generaron sus curaciones.

Foto: Cortesía

Xalapa, Ver.- Que Dios me agarre confesada… seguro aquí me matan”, recuerda doña Toñita los momentos de infierno que vivió en la colonia Luz del Barrio al ser atacada salvajemente por dos perros de la raza pitbull.

El pasado 13 de agosto parecía un día normal en la vida de doña Toñita. Desde que se levantó muy temprano había pensado las actividades que debía hacer a lo largo del día.

El ama de casa, de 65 años de edad, comentó que regularmente despierta a la misma hora que su esposo se va trabajar, a las 6 de la mañana, después realiza sus labores domésticas y más tarde desayuna.

Todo hasta ese momento marchaba bien. Sin embargo, decidió salir a la tienda a comprar un pan para degustarlo con su cafe. Allí fue el inicio de lo que nos confiesa “ha sido el peor momento de mi vida”, dijo en entrevista en su domicilio, a unos metros de donde sufrió el feroz ataque de los perros.

Precisó que en el trayecto a la tienda se encontró con una perra en celo de la raza pitbull que “jalaba” una larga fila de canes. Con el miedo aún reflejado en su rostro, Toñita relató que esos fueron instantes de terror jamás vividos. “Sentí el peligro de inmediato, y cuando vi que la perra gruñía y se ponía en posición de ataque quise levantar una cáscara de jinicuil para asustarla, pero lo pensé y dije: no, porque si lo hago me puede atacar, por lo que me di la vuelta para evitarla”.

Y sobrevino el primer ataque.

Al dar la espalda sentí que me dio una mordida en la sentadera y grité para que alguien me ayudara, pero nadie llegó, luego caí y allí se me aventó otro perro de la misma raza… como pude me levanté y seguí caminando, pero el otro perro me lanzó otra mordida y lo llevaba colgando de mi brazo izquierdo, mire, aquí están las cicatrices

Con un nudo en la garganta por su narración, y como si lo estuviera viviendo en ese momento, Toñita recuerda que cayó por tercera ocasión y fue cuando los perros, ya enfurecidos tal vez por el olor a sangre, lanzaron una última embestida que la dejó sin fuerzas y en medio de un charco de sangre, ya que sufrió mordidas en brazos y piernas. “Mis gritos de terror fueron escuchados por jóvenes que trabajan en la farmacia de aquí cerca y de un negocio de materiales para la construcción, ellos salieron y me los quitaron y me decían `levántese señora, pero yo no tenía fuerzas para hacerlo”, precisó mientras lloraba en esos momentos porque sabe que la tragedia pudo hacerla su víctima.

El cruel ataque hoy mantiene a Toñita en una constante terapia que la ayude, porque hay noches que vienen a su mente los peores tres minutos de su existencia, pero que se volvieron eternos, interminables.

Las heridas que sufrió Toñita en gran parte del cuerpo ya cerraron, sin embargo, sabe que las cicatrices que quedaron en su mente y corazón tardarán en sanar, de quedar atrás en un pronto olvido.

¿Y LOS RESPONSABLES?

Sobre este ataque nadie se hizo responsable. Nadie sabe quiénes son los dueños de los perros ni dónde están, por lo que la familia de Toñita tuvo que absorber los gastos que generaron sus curaciones.

Foto: Cortesía

Policiaca

Docentes exigen justicia ante robo de telesecundaria

El monto de lo hurtado en el plantel “Lic. Luis Donaldo Colosio Murrieta”, ubicado en el municipio de Emiliano Zapata, rebasa los 134 mil pesos

Local

Estar en lista de espera para recibir un órgano; más de mil veracruzanos necesitan uno

Sara tiene 26 años y desde hace dos la diagnosticaron con riñones infantiles, por lo que necesita un trasplante. "Según que así vengo desde que nací", cuenta mientras espera que le realicen una hemodiálisis

Local

La fusión de sonidos que salen del violín de Karen

Bióloga de profesión, supo desde pequeña que la música era lo suyo y, al tener su primer violín, incursionó en otros géneros musicales que le permitieron no encasillar al instrumento como algo clásico y aburrido

Local

Incremento al pasaje no está avalado

La Asociación de Transportistas del Estado de Veracruz anunció que tras un amparo federal se podría aplicar un aumento de hasta un 40%

Policiaca

Docentes exigen justicia ante robo de telesecundaria

El monto de lo hurtado en el plantel “Lic. Luis Donaldo Colosio Murrieta”, ubicado en el municipio de Emiliano Zapata, rebasa los 134 mil pesos

Policiaca

Choque de tráileres paralizan la autopista Veracruz- Puebla

El conductor de un tractocamión Kenworth blanco con semirremolque tipo salchicha, le pegó por alcance a un contenedor similar y, a su ve, a otro vehículo pesado

Local

Paro nacional de mujeres debe servir para reflexionar: Estela Casados

La coordinadora del Observatorio Universitario de Violencias Contra las Mujeres de la UV calificó como absurdo que grupos antiderecha se cuelguen del movimiento “Un día sin nosotras”

Policiaca

Pistola en mano le quitan su taxi a chofer

Delincuentes se hicieron pasar por clientes y le pidieron trasladarlos a otro lugar