/ lunes 6 de enero de 2020

Ebrard y Sánchez Cordero, en sus cargos

Después de una charla que duró poco menos de 60 minutos, AMLO garantizó a Olga Sánchez Cordero su cargo como secretaria de Gobernación, “hasta que su salud le impida continuar”.

Por ello, durante el mes de diciembre, la ministra en retiro incrementó su presencia en medios de comunicación, y dijo contundentemente que no se iba.

Marcelo Ebrard se queda como canciller porque la Casa Blanca no quiere tratar con alguien más, petición expresa de Trump. De esta manera, al menos en Gobernación y Relaciones Exteriores, AMLO no tiene mucho más por meditar; las decisiones están tomadas.

Me dicen que el presidente decidió relanzar a Sánchez Cordero porque no quiere una “posición dos” disminuida (no es conveniente en ningún gobierno), y porque durante 2020 delegará varias tareas más en su entrañable amiga.

AMLO valoró el trabajo que Olga Sánchez hizo representándolo en los informes de varios gobernadores en 2019; de hecho, el “resbalón” ocurrido en Baja California, donde fue captada defendiendo los 5 años de Jaime Bonilla (cuando le correspondían 2), y su forma de retractarse después de calificar como inconstitucional dicho movimiento, le valieron para conservar su cargo hasta “que su salud se lo permita”.

Los dos secretarios con mayor exposición mediática durante 2020 serán Olga Sánchez y Marcelo Ebrard. AMLO les dará más presencia durante “las mañaneras”, además de que permitirá que tanto Mario Delgado como Ricardo Monreal continúen apuntalando sus aspiraciones, sin dejar de lado a Martí Batres.

En pocas palabras, las posiciones de Sánchez Cordero y Ebrard no sufren modificaciones porque Trump lo impidió, y claro, porque la ministra en retiro habló con AMLO. La instrucción es, entonces, que las “baterías mediáticas” oficiales vayan sobre ellos.

Me hacen saber que las tres mujeres fuertes en la mente de AMLO son Olga Sánchez, Claudia Sheinbaum y Rocío Nahle, mientras que en el lado masculino, Marcelo Ebrard, Mario Delgado y Martí Batres se distinguen. Sin embargo, si en este momento el presidente tuviese que elegir un candidato sucesor, saldría de dos personajes: Ebrard o Slim.

alejandroaguirre77@gmail.com

Después de una charla que duró poco menos de 60 minutos, AMLO garantizó a Olga Sánchez Cordero su cargo como secretaria de Gobernación, “hasta que su salud le impida continuar”.

Por ello, durante el mes de diciembre, la ministra en retiro incrementó su presencia en medios de comunicación, y dijo contundentemente que no se iba.

Marcelo Ebrard se queda como canciller porque la Casa Blanca no quiere tratar con alguien más, petición expresa de Trump. De esta manera, al menos en Gobernación y Relaciones Exteriores, AMLO no tiene mucho más por meditar; las decisiones están tomadas.

Me dicen que el presidente decidió relanzar a Sánchez Cordero porque no quiere una “posición dos” disminuida (no es conveniente en ningún gobierno), y porque durante 2020 delegará varias tareas más en su entrañable amiga.

AMLO valoró el trabajo que Olga Sánchez hizo representándolo en los informes de varios gobernadores en 2019; de hecho, el “resbalón” ocurrido en Baja California, donde fue captada defendiendo los 5 años de Jaime Bonilla (cuando le correspondían 2), y su forma de retractarse después de calificar como inconstitucional dicho movimiento, le valieron para conservar su cargo hasta “que su salud se lo permita”.

Los dos secretarios con mayor exposición mediática durante 2020 serán Olga Sánchez y Marcelo Ebrard. AMLO les dará más presencia durante “las mañaneras”, además de que permitirá que tanto Mario Delgado como Ricardo Monreal continúen apuntalando sus aspiraciones, sin dejar de lado a Martí Batres.

En pocas palabras, las posiciones de Sánchez Cordero y Ebrard no sufren modificaciones porque Trump lo impidió, y claro, porque la ministra en retiro habló con AMLO. La instrucción es, entonces, que las “baterías mediáticas” oficiales vayan sobre ellos.

Me hacen saber que las tres mujeres fuertes en la mente de AMLO son Olga Sánchez, Claudia Sheinbaum y Rocío Nahle, mientras que en el lado masculino, Marcelo Ebrard, Mario Delgado y Martí Batres se distinguen. Sin embargo, si en este momento el presidente tuviese que elegir un candidato sucesor, saldría de dos personajes: Ebrard o Slim.

alejandroaguirre77@gmail.com

jueves 20 de febrero de 2020

No irán por Peña ni Osorio

miércoles 05 de febrero de 2020

Las “cortinas de humo” de AMLO

lunes 27 de enero de 2020

Miguel Alemán, en la 4T

lunes 27 de enero de 2020

AMLO, my brother in Mexico

miércoles 22 de enero de 2020

Los que le hablan al oído a AMLO

lunes 13 de enero de 2020

La salud de AMLO

Cargar Más