/ miércoles 10 de abril de 2019

El dolor de Herrera, Duarte, Yunes y García

Dicen, y dicen bien, que a veces duele más pegar en el corazón que en el bolsillo. Para los que hemos vivido en carne propia (y periodísticamente hablando) los distintos gobiernos que pasan por Veracruz, nos resulta fácil saber qué lastimó (lastima o continúa lastimando) a Fidel Herrera, Javier Duarte, Miguel Yunes Linares y Cuitláhuac García.

No hay tema que genere más arrepentimiento en Fidel Herrera que haber confiado en Javier Duarte para sucederlo. Y es que de verdad, (en serio), el nacido en Nopaltepec fue el único que quiso poner al de Córdoba, pues no había jefe priísta en la Presidencia de la República que impusiera otro candidato.

Herrera tenía cuando menos a dos prospectos más para la gubernatura, y acabó impulsando al que aparecía menos aventajado en los pronósticos priístas. Ya ensillado en el Ejecutivo Estatal, al poco tiempo, Duarte empezó por alejarse de su padrino, y después, en menos de dos años, le culpó en un discurso, (tácitamente y de manera pública) de los males que aquejaban a Veracruz.

Pero si hay algo de lo que el propio Javier Duarte se arrepiente fue, sin duda, el brindar tanta libertad a varios de sus colaboradores más cercanos. Cometió el error de permitirle (a más de uno) sentirse “vice gobernador”, y así, creer que podían actuar en su nombre, hasta en el uso de recursos públicos.

Más allá de si Duarte robó o no a los veracruzanos, el ex gobernador sabe que “se le fue la mano” con algunas de sus “manos derechas”, muchas de las cuales hoy hacen hasta lo imposible por negar su pasado laboral (y de amistad) con él. Varios de ellos, me dicen, no le han buscado o visitado desde que puede recibir visitas en el Reclusorio; “mejor ni me acerco”, piensan.

Sólo hay un tema que de verdad lastima a Miguel Ángel Yunes Linares: la derrota de su hijo frente a Morena en las últimas elecciones. Y el dolor aumenta porque no había forma (históricamente hablando) de que alguien perdiera la gubernatura en Veracruz con más de 1 millón, 450 mil votos.

También duele a Yunes Linares, aunque en bastante menor medida, haber gobernado únicamente dos años. Le tomó mucho tiempo llegar a la silla, y cuando apenas se acomodaba, se vino el tiempo de preparar la entrega-recepción. Para su desgracia, el sucesor no era su hijo, sino un candidato al que hizo ganar AMLO.

Pero a Cuitláhuac García le lastima todo. No logra cumplirle a quien le otorgó la candidatura (y la victoria), mucho menos a los que gobierna. Tal parece que Veracruz le quedó grande, y eso sí duele mucho.


alejandroaguirre77@gmail.com

Twitter: @aaguirre_g

www.alejandroaguirre.com.mx

Dicen, y dicen bien, que a veces duele más pegar en el corazón que en el bolsillo. Para los que hemos vivido en carne propia (y periodísticamente hablando) los distintos gobiernos que pasan por Veracruz, nos resulta fácil saber qué lastimó (lastima o continúa lastimando) a Fidel Herrera, Javier Duarte, Miguel Yunes Linares y Cuitláhuac García.

No hay tema que genere más arrepentimiento en Fidel Herrera que haber confiado en Javier Duarte para sucederlo. Y es que de verdad, (en serio), el nacido en Nopaltepec fue el único que quiso poner al de Córdoba, pues no había jefe priísta en la Presidencia de la República que impusiera otro candidato.

Herrera tenía cuando menos a dos prospectos más para la gubernatura, y acabó impulsando al que aparecía menos aventajado en los pronósticos priístas. Ya ensillado en el Ejecutivo Estatal, al poco tiempo, Duarte empezó por alejarse de su padrino, y después, en menos de dos años, le culpó en un discurso, (tácitamente y de manera pública) de los males que aquejaban a Veracruz.

Pero si hay algo de lo que el propio Javier Duarte se arrepiente fue, sin duda, el brindar tanta libertad a varios de sus colaboradores más cercanos. Cometió el error de permitirle (a más de uno) sentirse “vice gobernador”, y así, creer que podían actuar en su nombre, hasta en el uso de recursos públicos.

Más allá de si Duarte robó o no a los veracruzanos, el ex gobernador sabe que “se le fue la mano” con algunas de sus “manos derechas”, muchas de las cuales hoy hacen hasta lo imposible por negar su pasado laboral (y de amistad) con él. Varios de ellos, me dicen, no le han buscado o visitado desde que puede recibir visitas en el Reclusorio; “mejor ni me acerco”, piensan.

Sólo hay un tema que de verdad lastima a Miguel Ángel Yunes Linares: la derrota de su hijo frente a Morena en las últimas elecciones. Y el dolor aumenta porque no había forma (históricamente hablando) de que alguien perdiera la gubernatura en Veracruz con más de 1 millón, 450 mil votos.

También duele a Yunes Linares, aunque en bastante menor medida, haber gobernado únicamente dos años. Le tomó mucho tiempo llegar a la silla, y cuando apenas se acomodaba, se vino el tiempo de preparar la entrega-recepción. Para su desgracia, el sucesor no era su hijo, sino un candidato al que hizo ganar AMLO.

Pero a Cuitláhuac García le lastima todo. No logra cumplirle a quien le otorgó la candidatura (y la victoria), mucho menos a los que gobierna. Tal parece que Veracruz le quedó grande, y eso sí duele mucho.


alejandroaguirre77@gmail.com

Twitter: @aaguirre_g

www.alejandroaguirre.com.mx

lunes 20 de mayo de 2019

Los votantes arrepentidos

miércoles 15 de mayo de 2019

¿Y si Veracruz no aguanta dos años?

lunes 13 de mayo de 2019

Ya hay relevo para el Gobernador

miércoles 08 de mayo de 2019

Cuando ser honesto no es suficiente

lunes 06 de mayo de 2019

El “Gober” que se tambalea

miércoles 01 de mayo de 2019

Prueba de fuego para la Guardia Nacional

lunes 29 de abril de 2019

El coraje de AMLO

miércoles 24 de abril de 2019

Dos años para Cuitláhuac García

lunes 22 de abril de 2019

AMLO y su Cuitláhuac García

Cargar Más