/ sábado 24 de noviembre de 2018

Tiempo y espacio

Entre el estetoscopio y la pluma

La ciencia es un océano donde confluyen todas las aguas, con olas que agitan diferentes corrientes que finalmente se mezclan para formar parte de un mismo cuerpo, donde el remolino de las vivencias nos lleva inevitablemente a un punto común: el conocimiento encaminado al beneficio del hombre.

Las disciplinas científicas y filosóficas, la tecnología y el arte se entrelazan para interactuar con la naturaleza humana, hurgar en lo profundo para encontrar la solución a lo que nos aqueja. Esa búsqueda constante involucra, en consecuencia, a todos los estudiosos preocupados por lograr la mejoría física y espiritual, los hermana para cumplir el mismo fin: un bienestar integral.

La medicina es una profesión especial y exigente, requiere de muchos, muchísimos años de preparación, de disciplina, de sacrificios, de constante capacitación, de aprendizaje que nunca termina, y sobre todo, de una verdadera vocación y sentido humanista.

Estas características hacen del médico un hombre especial, con la capacidad de prolongar el regalo de Dios que es la vida. En sus manos el Ser Superior ha depositado la fuerza para lograrlo, en su mente la sabiduría y en su corazón el amor hacia sus semejantes. También esas manos, esa mente y ese corazón se impregnan de las vivencias del paciente, las toman y las hacen suyas en esta altruista profesión.

Tanto en la medicina como en la literatura creativa el elemento esencial es el hombre y su vida, por lo general el doliente, es el punto de encuentro de ambas disciplinas. El doctor lucha por desaparecer el dolor, lo estudia, deduce el origen y lo resuelve; constantemente aplica la sicología para atenuar lo que por un momento los medicamentos no pueden resolver, escucha y con resuelta sonrisa aminora el sufrimiento. El escritor también busca sacar ese dolor en la poesía, en la narrativa, en la novela, lo expone para ser entendido, sentido y finalmente desechado.

El objetivo de mejorar y prolongar la vida se cumple en ambos campos, el escritor procura en la mayoría de las historias un final feliz y el médico pone su sabiduría para lograrlo en la realidad.

Franz Kafka en su obra maestra Metamorfosis, narra el momento en la vida de un hombre que paulatinamente va convirtiéndose en insecto, metáfora de la transformación que algunas enfermedades provocan en los enfermos. Gustav Flaubert describe técnicamente el horror de la muerte por envenenamiento con arsénico y plasma con gran precisión la agonía provocada por este veneno en su novela Madame Bovary. Ernest Hemingway en Las nieves del Kilimanjaro se centra en la evolución de la gangrena que sufre el protagonista.

La otra arista son los médicos que se convirtieron en escritores, como el ruso Antón Chéjov quien combinó sus dos pasiones decía que la medicina era su esposa y la literatura su amante. Carlos Williams, médico y poeta estadunidense; el escocés Arthur Conan Doyle, autor de Sherlock Holmes

. El contemporáneo Oliver Saks de origen inglés, quien fue destacado químico y neurólogo, su obra “Despertares” fue llevada al cine.

En nuestro país los médicos-escritores también han jugado un papel importante en este terreno, entre muchos mencionaremos a Enrique González Martínez poeta antimodernista, Manuel Acuña poeta del movimiento Romántico, y Elías Nandino, en él la medicina y la poesía marcaron su vida.

La ciencia es un océano donde confluyen todas las aguas, con olas que agitan diferentes corrientes que finalmente se mezclan para formar parte de un mismo cuerpo, donde el remolino de las vivencias nos lleva inevitablemente a un punto común: el conocimiento encaminado al beneficio del hombre.

Las disciplinas científicas y filosóficas, la tecnología y el arte se entrelazan para interactuar con la naturaleza humana, hurgar en lo profundo para encontrar la solución a lo que nos aqueja. Esa búsqueda constante involucra, en consecuencia, a todos los estudiosos preocupados por lograr la mejoría física y espiritual, los hermana para cumplir el mismo fin: un bienestar integral.

La medicina es una profesión especial y exigente, requiere de muchos, muchísimos años de preparación, de disciplina, de sacrificios, de constante capacitación, de aprendizaje que nunca termina, y sobre todo, de una verdadera vocación y sentido humanista.

Estas características hacen del médico un hombre especial, con la capacidad de prolongar el regalo de Dios que es la vida. En sus manos el Ser Superior ha depositado la fuerza para lograrlo, en su mente la sabiduría y en su corazón el amor hacia sus semejantes. También esas manos, esa mente y ese corazón se impregnan de las vivencias del paciente, las toman y las hacen suyas en esta altruista profesión.

Tanto en la medicina como en la literatura creativa el elemento esencial es el hombre y su vida, por lo general el doliente, es el punto de encuentro de ambas disciplinas. El doctor lucha por desaparecer el dolor, lo estudia, deduce el origen y lo resuelve; constantemente aplica la sicología para atenuar lo que por un momento los medicamentos no pueden resolver, escucha y con resuelta sonrisa aminora el sufrimiento. El escritor también busca sacar ese dolor en la poesía, en la narrativa, en la novela, lo expone para ser entendido, sentido y finalmente desechado.

El objetivo de mejorar y prolongar la vida se cumple en ambos campos, el escritor procura en la mayoría de las historias un final feliz y el médico pone su sabiduría para lograrlo en la realidad.

Franz Kafka en su obra maestra Metamorfosis, narra el momento en la vida de un hombre que paulatinamente va convirtiéndose en insecto, metáfora de la transformación que algunas enfermedades provocan en los enfermos. Gustav Flaubert describe técnicamente el horror de la muerte por envenenamiento con arsénico y plasma con gran precisión la agonía provocada por este veneno en su novela Madame Bovary. Ernest Hemingway en Las nieves del Kilimanjaro se centra en la evolución de la gangrena que sufre el protagonista.

La otra arista son los médicos que se convirtieron en escritores, como el ruso Antón Chéjov quien combinó sus dos pasiones decía que la medicina era su esposa y la literatura su amante. Carlos Williams, médico y poeta estadunidense; el escocés Arthur Conan Doyle, autor de Sherlock Holmes

. El contemporáneo Oliver Saks de origen inglés, quien fue destacado químico y neurólogo, su obra “Despertares” fue llevada al cine.

En nuestro país los médicos-escritores también han jugado un papel importante en este terreno, entre muchos mencionaremos a Enrique González Martínez poeta antimodernista, Manuel Acuña poeta del movimiento Romántico, y Elías Nandino, en él la medicina y la poesía marcaron su vida.

Local

¿Sentiste el temblor? Fue en Oaxaca pero xalapeños lo sintieron

El sismo fue de 5.8 con epicentro en La Crucecita, Oaxaca

Local

Llegó la ayuda: Envían helicópteros a incendios de Acajete e Ixhuacán

También participan brigadas de ayuda y el cuerpo de voluntarios

Policiaca

Habrían encontrado cuerpo sin vida de Viridiana; señalan familiares

Aunque no hubo confirmación por parte de los padres, el primo de la joven señaló que hay un 50 por ciento de coincidencia en la prueba de ADN

Gossip

Premier de Elvis, Del Toro con Gael García y premio para Colombia marcan el día en Cannes

La premiere de Elvis, la presencia de Guillermo del Toro con Gael García y un premio para una cinta colombiana marcan el día en la Croisette

Gossip

Eduardo Lizalde deja como legado el uso preciso de la palabra poética

Eduardo Lizalde deja como legado el uso preciso de la palabra poética para reflexionar sobre la vida, coinciden sus colegas

Gossip

Tras 19 años, Ellen DeGeneres le dice adiós a su show televisivo

Hoy es la última emisión del programa que la comediante y conductora estrenó en 2003 

Gossip

Se enfrentan rudos y técnicos de la impro

El espectáculo La impro lucha de José Luis Saldaña, se presenta en temporada en el Foro Shakespeare

Gossip

Mocedades tendría un musical, pero no bioserie

El sexteto vocal abre su Tour Infinito Duets en Mérida, en tributo a Armando Manzanero

Gossip

Lupita D’Alessio dedica a sus tres hijos su nuevo disco de éxitos Aquí estoy yo

“Aguantaron como buenos hombres que son, todo lo que pasaron, qué lindo es tener a los hijos sanos”, dijo la cantante