/ lunes 11 de febrero de 2019

Una visita a la casa de Julio Verne

Me dejó una impresión de abandono y negligencia, sin duda relacionadas con el hecho de que en Francia no se le considera un escritor “serio”

Al llegar a Amiens me dirigí a la oficina de turismo, que se encuentra junto a la catedral y, después de obtener un mapa, me di una vuelta por los canales que no me impresionaron mucho. Como ya era hora de comer, entré a un restaurante que me agradó y pedí el plat du jour y un vaso de sidra, que es lo que se toma en Normandía.

Después caminé un poco hacia el Hotel de ville, que no es ninguna maravilla, y luego a la maison de Jules Verne, que no está junto a un canal, sino a un zanjón por donde pasa el tren. Ante el portón vi a unos jóvenes que esperaban la reapertura de la casa, que cierra entre las 12 y las 14 horas para que los empleados puedan comer. Después, llegó una familia y varias parejas.

Hay otras casas de ladrillos rojos sin revocar tanto de un lado como del otro, por lo que se puede deducir que no estaba en los barrios bajos, pero con las regalías de sus libros Verne se pudo haber comprado una villa en la Costa azul. Se estableció en Amiens por su esposa, que era de ahí y quería dar fiestas y presumirle a sus amistades.

En fin, recorrí la planta baja donde a la entrada se pueden ver tres carteles de algunas de las películas basadas en sus novelas: L'étoile du Sud, cuya adaptación estuvo a cargo de Jean Giono, con Ursula Andress, George Segal y Orson Welles, Michel Strogoff con Curd Jurgens y Geneviève Page y Dos años de vacaciones con Pablito Calvo. En seguida, hay una especie de porche con vidrieras tipo invernadero y ahí, además de algunas cactáceas y otras plantas, hay una maqueta del Nautilus hecha de madera y otros materiales en 1978 por cuenta de la mairie (alcaldía) que celebraba el año del escritor.

Los realizadores se basaron en la descripción del submarino de 20 mil leguas de viaje submarino y las ilustraciones de Hetzel. Luego hay varias salas con arañas de cristal, muebles antiguos, alfombras gastadas, y sobre una cómoda unas 17 fotos, tres arriba, diez en segunda fila y cuatro abajo. En frente, el retrato más conocido del escritor. Después de estas salas, pasa uno a otra habitación donde se encuentra una escalera de caracol de fierro con peldaños de madera y alrededor libreros con ejemplares de los libros ilustrados por Hetzel, que fueron el equivalente de las películas de Spielberg y Walt Disney.

Entre estos libros, destaca la portada de Claudius Bombarnac en que aparece un vapor, pues se trata de un dibujo que se podría confundir con una fotografía. En la segunda planta, frente a la escalera hay una habitación que parece la cabina de un bote y otras habitaciones, donde vi las fotos de una reportera que entrevistó al escritor en 1895, así como un ejemplar del libro en que recogió su entrevista. Se llamaba Nelly Bly y, al día siguiente, vi en el aparador de una librería un ejemplar de su libro La vuelta al mundo en 72 días y lo compré. También vi en otra vitrina una foto de Edmundo de Amicis que visitó a Verne el 20 de octubre de 1895 y escribió una crónica. Por otra escalera disimulada por una puerta con el letrero "Sortie de sécours" (Salida de emergencia), se puede acceder al desván, donde colgaban las maquetas de madera de una embarcación que no logré identificar con hélices en la popa y la proa e innumerables rehiletes en la cubierta y una especie de dirigible del que colgaba una balsa. También vi ahí la reproducción de una foto del yate del escritor, en la bahía de Nápoles, y el cartel de la película basada en L'île mystérieuse, con Lionel Barrymore.

En general, la casa del escritor me dejó una impresión de abandono y negligencia, sin duda relacionadas con el hecho de que en Francia no se le considera un escritor “serio”, sino alguien que tuvo éxito confeccionando relatos de aventuras en los que aprovechó toda la información disponible. No se aprecia que haya iniciado a varias generaciones en la lectura. Hay más de 25 películas sobre sus novelas, me escribe Lauro Zavala, que cree que “esas películas tendrían que estar ahí, por lo menos a la venta, además de sus libros, docenas de postales y otros materiales”. Me asegura que algunas han sido objeto de más de 3 adaptaciones y que “son realmente memorables las que se hicieron en la escuela checa de animación (Karel Kapek y otros”). En la casa hay una sala de proyecciones, pero muy reducida. Hace poco El país reeditó algunas de sus novelas, y creo que se debería hacer parecido en México.

Bajé luego y caminé hacia la gare, donde vi que había un tren a Paris a las 15:36 y lo abordé, pero antes pasé a un Monoprix para comprarme una botella de té Lipton. Qué diría Verne sobre el atentado en Niza, me preguntaba, durante mi viaje de regreso a París. El escritor que en su tiempo encabezó toda una industria del entretenimiento y vislumbró un futuro luminoso, gracias a los progresos técnicos y científicos, no se imaginó que millones de musulmanes se establecerían en su país y menos que un fanático utilizaría un camión para agredir a una multitud que celebraba el inicio de la Revolución francesa ni las masacres del Bata clan y Charlie Hebdo.

Al llegar a Amiens me dirigí a la oficina de turismo, que se encuentra junto a la catedral y, después de obtener un mapa, me di una vuelta por los canales que no me impresionaron mucho. Como ya era hora de comer, entré a un restaurante que me agradó y pedí el plat du jour y un vaso de sidra, que es lo que se toma en Normandía.

Después caminé un poco hacia el Hotel de ville, que no es ninguna maravilla, y luego a la maison de Jules Verne, que no está junto a un canal, sino a un zanjón por donde pasa el tren. Ante el portón vi a unos jóvenes que esperaban la reapertura de la casa, que cierra entre las 12 y las 14 horas para que los empleados puedan comer. Después, llegó una familia y varias parejas.

Hay otras casas de ladrillos rojos sin revocar tanto de un lado como del otro, por lo que se puede deducir que no estaba en los barrios bajos, pero con las regalías de sus libros Verne se pudo haber comprado una villa en la Costa azul. Se estableció en Amiens por su esposa, que era de ahí y quería dar fiestas y presumirle a sus amistades.

En fin, recorrí la planta baja donde a la entrada se pueden ver tres carteles de algunas de las películas basadas en sus novelas: L'étoile du Sud, cuya adaptación estuvo a cargo de Jean Giono, con Ursula Andress, George Segal y Orson Welles, Michel Strogoff con Curd Jurgens y Geneviève Page y Dos años de vacaciones con Pablito Calvo. En seguida, hay una especie de porche con vidrieras tipo invernadero y ahí, además de algunas cactáceas y otras plantas, hay una maqueta del Nautilus hecha de madera y otros materiales en 1978 por cuenta de la mairie (alcaldía) que celebraba el año del escritor.

Los realizadores se basaron en la descripción del submarino de 20 mil leguas de viaje submarino y las ilustraciones de Hetzel. Luego hay varias salas con arañas de cristal, muebles antiguos, alfombras gastadas, y sobre una cómoda unas 17 fotos, tres arriba, diez en segunda fila y cuatro abajo. En frente, el retrato más conocido del escritor. Después de estas salas, pasa uno a otra habitación donde se encuentra una escalera de caracol de fierro con peldaños de madera y alrededor libreros con ejemplares de los libros ilustrados por Hetzel, que fueron el equivalente de las películas de Spielberg y Walt Disney.

Entre estos libros, destaca la portada de Claudius Bombarnac en que aparece un vapor, pues se trata de un dibujo que se podría confundir con una fotografía. En la segunda planta, frente a la escalera hay una habitación que parece la cabina de un bote y otras habitaciones, donde vi las fotos de una reportera que entrevistó al escritor en 1895, así como un ejemplar del libro en que recogió su entrevista. Se llamaba Nelly Bly y, al día siguiente, vi en el aparador de una librería un ejemplar de su libro La vuelta al mundo en 72 días y lo compré. También vi en otra vitrina una foto de Edmundo de Amicis que visitó a Verne el 20 de octubre de 1895 y escribió una crónica. Por otra escalera disimulada por una puerta con el letrero "Sortie de sécours" (Salida de emergencia), se puede acceder al desván, donde colgaban las maquetas de madera de una embarcación que no logré identificar con hélices en la popa y la proa e innumerables rehiletes en la cubierta y una especie de dirigible del que colgaba una balsa. También vi ahí la reproducción de una foto del yate del escritor, en la bahía de Nápoles, y el cartel de la película basada en L'île mystérieuse, con Lionel Barrymore.

En general, la casa del escritor me dejó una impresión de abandono y negligencia, sin duda relacionadas con el hecho de que en Francia no se le considera un escritor “serio”, sino alguien que tuvo éxito confeccionando relatos de aventuras en los que aprovechó toda la información disponible. No se aprecia que haya iniciado a varias generaciones en la lectura. Hay más de 25 películas sobre sus novelas, me escribe Lauro Zavala, que cree que “esas películas tendrían que estar ahí, por lo menos a la venta, además de sus libros, docenas de postales y otros materiales”. Me asegura que algunas han sido objeto de más de 3 adaptaciones y que “son realmente memorables las que se hicieron en la escuela checa de animación (Karel Kapek y otros”). En la casa hay una sala de proyecciones, pero muy reducida. Hace poco El país reeditó algunas de sus novelas, y creo que se debería hacer parecido en México.

Bajé luego y caminé hacia la gare, donde vi que había un tren a Paris a las 15:36 y lo abordé, pero antes pasé a un Monoprix para comprarme una botella de té Lipton. Qué diría Verne sobre el atentado en Niza, me preguntaba, durante mi viaje de regreso a París. El escritor que en su tiempo encabezó toda una industria del entretenimiento y vislumbró un futuro luminoso, gracias a los progresos técnicos y científicos, no se imaginó que millones de musulmanes se establecerían en su país y menos que un fanático utilizaría un camión para agredir a una multitud que celebraba el inicio de la Revolución francesa ni las masacres del Bata clan y Charlie Hebdo.

Policiaca

Taxista asalta a músicos; a dos dejó tirados y otro no aparece

Cuando circulaban por el bulevar Xalapa-Banderilla los amenazó con un arma, los golpeó, les robó sus instrumentos y se llevó a uno de rehén

Local

Con carnaval exigen la no privatización del agua

Exigieron al gobernador Cuitláhuac García Jiménez pronunciarse públicamente contra los proyectos mineros e hidroeléctricos

Local

Advierte Hipólito que seguirá sin pagarle a Veolia

Agregó: Hasta que concluya el juicio con la empresa, no habrá pago

Sociedad

Anuncia Gómez Urrutia el fin del paro en siderúrgicas de Matamoros

El senador afirmó que “ya entendieron los empresarios el cambio”

Celebridades

Penélope Cruz y Gael García ahora serán espías en Cuba

Los actores se encuentran en La Habana filmando la película Wasp Network (Red Avispa)

Política

Diputados del PT se enfrentarían con Morena por Reforma Educativa

Coincidieron en que no validarán una “posición neoliberal” tras la urgencia de sesionar en el Senado para aprobar el predictamen de modificación a los artículos 3, 31 y 73

Política

Acapulco recibe a AMLO con protestas por recorte a guarderías

Representantes de las estancias infantiles exigen al presidente López obrador que "recapacite"

Policiaca

Desmantelan narcolaboratorio en Tlalixcoyan

Una persona informó haber visto en la zona sujetos armados que transportaban en camionetas contenedores que desprendían un intenso olor químico; la policía montó un operativo

OMG!

¡Intimidad al descubierto! Revelan más fotos de Peña Nieto y Tania Ruiz en Acapulco

En las instantáneas de la boda, Peña Nieto aparece relajado y sonriente, vestido con una guayabera blanca y cercano a Ruiz, quien también se muestra con un espectacular vestido rojo