/ lunes 11 de febrero de 2019

Una visita a la casa de Julio Verne

Me dejó una impresión de abandono y negligencia, sin duda relacionadas con el hecho de que en Francia no se le considera un escritor “serio”

Al llegar a Amiens me dirigí a la oficina de turismo, que se encuentra junto a la catedral y, después de obtener un mapa, me di una vuelta por los canales que no me impresionaron mucho. Como ya era hora de comer, entré a un restaurante que me agradó y pedí el plat du jour y un vaso de sidra, que es lo que se toma en Normandía.

Después caminé un poco hacia el Hotel de ville, que no es ninguna maravilla, y luego a la maison de Jules Verne, que no está junto a un canal, sino a un zanjón por donde pasa el tren. Ante el portón vi a unos jóvenes que esperaban la reapertura de la casa, que cierra entre las 12 y las 14 horas para que los empleados puedan comer. Después, llegó una familia y varias parejas.

Hay otras casas de ladrillos rojos sin revocar tanto de un lado como del otro, por lo que se puede deducir que no estaba en los barrios bajos, pero con las regalías de sus libros Verne se pudo haber comprado una villa en la Costa azul. Se estableció en Amiens por su esposa, que era de ahí y quería dar fiestas y presumirle a sus amistades.

En fin, recorrí la planta baja donde a la entrada se pueden ver tres carteles de algunas de las películas basadas en sus novelas: L'étoile du Sud, cuya adaptación estuvo a cargo de Jean Giono, con Ursula Andress, George Segal y Orson Welles, Michel Strogoff con Curd Jurgens y Geneviève Page y Dos años de vacaciones con Pablito Calvo. En seguida, hay una especie de porche con vidrieras tipo invernadero y ahí, además de algunas cactáceas y otras plantas, hay una maqueta del Nautilus hecha de madera y otros materiales en 1978 por cuenta de la mairie (alcaldía) que celebraba el año del escritor.

Los realizadores se basaron en la descripción del submarino de 20 mil leguas de viaje submarino y las ilustraciones de Hetzel. Luego hay varias salas con arañas de cristal, muebles antiguos, alfombras gastadas, y sobre una cómoda unas 17 fotos, tres arriba, diez en segunda fila y cuatro abajo. En frente, el retrato más conocido del escritor. Después de estas salas, pasa uno a otra habitación donde se encuentra una escalera de caracol de fierro con peldaños de madera y alrededor libreros con ejemplares de los libros ilustrados por Hetzel, que fueron el equivalente de las películas de Spielberg y Walt Disney.

Entre estos libros, destaca la portada de Claudius Bombarnac en que aparece un vapor, pues se trata de un dibujo que se podría confundir con una fotografía. En la segunda planta, frente a la escalera hay una habitación que parece la cabina de un bote y otras habitaciones, donde vi las fotos de una reportera que entrevistó al escritor en 1895, así como un ejemplar del libro en que recogió su entrevista. Se llamaba Nelly Bly y, al día siguiente, vi en el aparador de una librería un ejemplar de su libro La vuelta al mundo en 72 días y lo compré. También vi en otra vitrina una foto de Edmundo de Amicis que visitó a Verne el 20 de octubre de 1895 y escribió una crónica. Por otra escalera disimulada por una puerta con el letrero "Sortie de sécours" (Salida de emergencia), se puede acceder al desván, donde colgaban las maquetas de madera de una embarcación que no logré identificar con hélices en la popa y la proa e innumerables rehiletes en la cubierta y una especie de dirigible del que colgaba una balsa. También vi ahí la reproducción de una foto del yate del escritor, en la bahía de Nápoles, y el cartel de la película basada en L'île mystérieuse, con Lionel Barrymore.

En general, la casa del escritor me dejó una impresión de abandono y negligencia, sin duda relacionadas con el hecho de que en Francia no se le considera un escritor “serio”, sino alguien que tuvo éxito confeccionando relatos de aventuras en los que aprovechó toda la información disponible. No se aprecia que haya iniciado a varias generaciones en la lectura. Hay más de 25 películas sobre sus novelas, me escribe Lauro Zavala, que cree que “esas películas tendrían que estar ahí, por lo menos a la venta, además de sus libros, docenas de postales y otros materiales”. Me asegura que algunas han sido objeto de más de 3 adaptaciones y que “son realmente memorables las que se hicieron en la escuela checa de animación (Karel Kapek y otros”). En la casa hay una sala de proyecciones, pero muy reducida. Hace poco El país reeditó algunas de sus novelas, y creo que se debería hacer parecido en México.

Bajé luego y caminé hacia la gare, donde vi que había un tren a Paris a las 15:36 y lo abordé, pero antes pasé a un Monoprix para comprarme una botella de té Lipton. Qué diría Verne sobre el atentado en Niza, me preguntaba, durante mi viaje de regreso a París. El escritor que en su tiempo encabezó toda una industria del entretenimiento y vislumbró un futuro luminoso, gracias a los progresos técnicos y científicos, no se imaginó que millones de musulmanes se establecerían en su país y menos que un fanático utilizaría un camión para agredir a una multitud que celebraba el inicio de la Revolución francesa ni las masacres del Bata clan y Charlie Hebdo.

Al llegar a Amiens me dirigí a la oficina de turismo, que se encuentra junto a la catedral y, después de obtener un mapa, me di una vuelta por los canales que no me impresionaron mucho. Como ya era hora de comer, entré a un restaurante que me agradó y pedí el plat du jour y un vaso de sidra, que es lo que se toma en Normandía.

Después caminé un poco hacia el Hotel de ville, que no es ninguna maravilla, y luego a la maison de Jules Verne, que no está junto a un canal, sino a un zanjón por donde pasa el tren. Ante el portón vi a unos jóvenes que esperaban la reapertura de la casa, que cierra entre las 12 y las 14 horas para que los empleados puedan comer. Después, llegó una familia y varias parejas.

Hay otras casas de ladrillos rojos sin revocar tanto de un lado como del otro, por lo que se puede deducir que no estaba en los barrios bajos, pero con las regalías de sus libros Verne se pudo haber comprado una villa en la Costa azul. Se estableció en Amiens por su esposa, que era de ahí y quería dar fiestas y presumirle a sus amistades.

En fin, recorrí la planta baja donde a la entrada se pueden ver tres carteles de algunas de las películas basadas en sus novelas: L'étoile du Sud, cuya adaptación estuvo a cargo de Jean Giono, con Ursula Andress, George Segal y Orson Welles, Michel Strogoff con Curd Jurgens y Geneviève Page y Dos años de vacaciones con Pablito Calvo. En seguida, hay una especie de porche con vidrieras tipo invernadero y ahí, además de algunas cactáceas y otras plantas, hay una maqueta del Nautilus hecha de madera y otros materiales en 1978 por cuenta de la mairie (alcaldía) que celebraba el año del escritor.

Los realizadores se basaron en la descripción del submarino de 20 mil leguas de viaje submarino y las ilustraciones de Hetzel. Luego hay varias salas con arañas de cristal, muebles antiguos, alfombras gastadas, y sobre una cómoda unas 17 fotos, tres arriba, diez en segunda fila y cuatro abajo. En frente, el retrato más conocido del escritor. Después de estas salas, pasa uno a otra habitación donde se encuentra una escalera de caracol de fierro con peldaños de madera y alrededor libreros con ejemplares de los libros ilustrados por Hetzel, que fueron el equivalente de las películas de Spielberg y Walt Disney.

Entre estos libros, destaca la portada de Claudius Bombarnac en que aparece un vapor, pues se trata de un dibujo que se podría confundir con una fotografía. En la segunda planta, frente a la escalera hay una habitación que parece la cabina de un bote y otras habitaciones, donde vi las fotos de una reportera que entrevistó al escritor en 1895, así como un ejemplar del libro en que recogió su entrevista. Se llamaba Nelly Bly y, al día siguiente, vi en el aparador de una librería un ejemplar de su libro La vuelta al mundo en 72 días y lo compré. También vi en otra vitrina una foto de Edmundo de Amicis que visitó a Verne el 20 de octubre de 1895 y escribió una crónica. Por otra escalera disimulada por una puerta con el letrero "Sortie de sécours" (Salida de emergencia), se puede acceder al desván, donde colgaban las maquetas de madera de una embarcación que no logré identificar con hélices en la popa y la proa e innumerables rehiletes en la cubierta y una especie de dirigible del que colgaba una balsa. También vi ahí la reproducción de una foto del yate del escritor, en la bahía de Nápoles, y el cartel de la película basada en L'île mystérieuse, con Lionel Barrymore.

En general, la casa del escritor me dejó una impresión de abandono y negligencia, sin duda relacionadas con el hecho de que en Francia no se le considera un escritor “serio”, sino alguien que tuvo éxito confeccionando relatos de aventuras en los que aprovechó toda la información disponible. No se aprecia que haya iniciado a varias generaciones en la lectura. Hay más de 25 películas sobre sus novelas, me escribe Lauro Zavala, que cree que “esas películas tendrían que estar ahí, por lo menos a la venta, además de sus libros, docenas de postales y otros materiales”. Me asegura que algunas han sido objeto de más de 3 adaptaciones y que “son realmente memorables las que se hicieron en la escuela checa de animación (Karel Kapek y otros”). En la casa hay una sala de proyecciones, pero muy reducida. Hace poco El país reeditó algunas de sus novelas, y creo que se debería hacer parecido en México.

Bajé luego y caminé hacia la gare, donde vi que había un tren a Paris a las 15:36 y lo abordé, pero antes pasé a un Monoprix para comprarme una botella de té Lipton. Qué diría Verne sobre el atentado en Niza, me preguntaba, durante mi viaje de regreso a París. El escritor que en su tiempo encabezó toda una industria del entretenimiento y vislumbró un futuro luminoso, gracias a los progresos técnicos y científicos, no se imaginó que millones de musulmanes se establecerían en su país y menos que un fanático utilizaría un camión para agredir a una multitud que celebraba el inicio de la Revolución francesa ni las masacres del Bata clan y Charlie Hebdo.

Policiaca

En busca de secuestrado catean vivienda de jefe policiaco, en Orizaba

No se reportó la detención de alguno de sus parientes, pero tampoco se ha interpuesto denuncia oficial ante el presunto abuso de autoridad

Policiaca

Durante enfrentamiento, delincuentes queman tráiler con reses

El vehículo fue reducido a escombros, y en el interior quedaron muertas tres animales; los demás fueron robados por lugareños

Local

Veracruz vive un drama insostenible en violencia contra las mujeres: experta

Necesario tomar todas las medidas posibles para que esa situación se detenga

Ecología

[Video] El oso polar que caminó más de 800 kilómetros en busca de comida

El oso polar fue captado buscando comida en un basurero de la ciudad Norilsk, a más de 800 kilómetros de su hábitat natural

Sociedad

Campesinos bloquean Autopista del Sol por fertilizante

El delegado regional de gobernación se comprometió comunicarse con el delegado federal Pablo Amilcar Sandoval para que le dé información de la fecha de entrega de fertilizante

Mundo

Representante comercial de EU, dispuesto a trabajar con demócratas para aprobar el T-MEC

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, viajará a Washington el jueves para reunirse con Trump y discutir la ratificación del acuerdo

Futbol

Oribe revela amenaza de secuestro en su presentación con Chivas

Una de las razones que influyeron en su decisión de fichar con el Rebaño Sagrado fue una "amenaza fuerte" de secuestro contra su esposa

Sociedad

Durazo reconoce despliegue de Guardia Nacional en frontera sur por plan migratorio

Enviaron una iniciativa de ley, en la que se establece como obligatorio que empresas transportistas exijan a pasajeros la presentación de documentos oficiales al abordar los autobuses