/ sábado 24 de febrero de 2024

Ciencia y Luz | La inflamación: Pros y contras

Durante la inflamación se remueven células dañadas, se favorece el flujo sanguíneo y se restablece la comunicación celular

A menudo, ante un golpe, una cortadura o una infección, el cuerpo humano reacciona generando abultamiento, ardor y aumento de la temperatura, lo que constituye la inflamación. Curiosamente, solemos asociar esta respuesta natural del organismo con algo negativo.

Frente a signos de inflamación, es común recurrir a cremas, ungüentos o pastillas para reducir la hinchazón, calmar el ardor o bajar la fiebre. Sin embargo, ¿es esto adecuado? ¿O es preferible permitir que el organismo resuelva naturalmente la inflamación?

Para entenderlo mejor, debemos considerar tres aspectos clave: Primero, la inflamación es un proceso adaptativo que se ajusta según el estímulo y su duración. Segundo, su activación requiere la producción balanceada de moléculas pro y antiinflamatorias. Y tercero, su efecto beneficioso o perjudicial depende de la capacidad del organismo para regular su inicio y final.

Estos aspectos son fundamentales para la cicatrización y restauración de tejidos, ya que durante la inflamación se remueven células dañadas, se favorece el flujo sanguíneo y se restablece la comunicación celular. Todo esto requiere una colaboración entre diversas células y moléculas.

A nivel celular, la inflamación se manifiesta con rubor, calor, dolor y entumecimiento, mientras que a nivel bioquímico se producen moléculas como citocinas y quimiocinas, algunas potenciando la inflamación y otras deteniéndola.

Es esencial entender que la correcta activación y contención de la inflamación depende del estado fisiológico previo del organismo y del tipo de estímulo estresante. Por ello, la investigación científica ha catalogado la inflamación como aguda o crónica.

La inflamación aguda actúa como primera línea de defensa ante invasores como bacterias y virus, promoviendo la reparación celular. En cambio, la inflamación crónica, que persiste por semanas o meses, puede ser causada por factores como la exposición constante a sustancias irritantes, una dieta desequilibrada o factores genéticos.

Los efectos adversos de la inflamación no se limitan a la piel y los órganos internos, sino que también afectan al sistema nervioso, dando lugar a la neuroinflamación. Esta condición, si no es controlada por las células inmunológicas del cerebro, puede contribuir a enfermedades como Alzheimer, Parkinson y depresión.

El dolor persistente es uno de los síntomas más notables de la inflamación crónica, presente en enfermedades como artritis reumatoide y fibromialgia. Por ello, la inflamación y la neuroinflamación son áreas activas de investigación científica y clínica. Si bien la inflamación y la neuroinflamación son procesos naturales que favorecen la protección y reparación tisular, su desviación debido a malos hábitos de cuidado corporal o automedicación puede generar efectos adversos para la salud.

A menudo, ante un golpe, una cortadura o una infección, el cuerpo humano reacciona generando abultamiento, ardor y aumento de la temperatura, lo que constituye la inflamación. Curiosamente, solemos asociar esta respuesta natural del organismo con algo negativo.

Frente a signos de inflamación, es común recurrir a cremas, ungüentos o pastillas para reducir la hinchazón, calmar el ardor o bajar la fiebre. Sin embargo, ¿es esto adecuado? ¿O es preferible permitir que el organismo resuelva naturalmente la inflamación?

Para entenderlo mejor, debemos considerar tres aspectos clave: Primero, la inflamación es un proceso adaptativo que se ajusta según el estímulo y su duración. Segundo, su activación requiere la producción balanceada de moléculas pro y antiinflamatorias. Y tercero, su efecto beneficioso o perjudicial depende de la capacidad del organismo para regular su inicio y final.

Estos aspectos son fundamentales para la cicatrización y restauración de tejidos, ya que durante la inflamación se remueven células dañadas, se favorece el flujo sanguíneo y se restablece la comunicación celular. Todo esto requiere una colaboración entre diversas células y moléculas.

A nivel celular, la inflamación se manifiesta con rubor, calor, dolor y entumecimiento, mientras que a nivel bioquímico se producen moléculas como citocinas y quimiocinas, algunas potenciando la inflamación y otras deteniéndola.

Es esencial entender que la correcta activación y contención de la inflamación depende del estado fisiológico previo del organismo y del tipo de estímulo estresante. Por ello, la investigación científica ha catalogado la inflamación como aguda o crónica.

La inflamación aguda actúa como primera línea de defensa ante invasores como bacterias y virus, promoviendo la reparación celular. En cambio, la inflamación crónica, que persiste por semanas o meses, puede ser causada por factores como la exposición constante a sustancias irritantes, una dieta desequilibrada o factores genéticos.

Los efectos adversos de la inflamación no se limitan a la piel y los órganos internos, sino que también afectan al sistema nervioso, dando lugar a la neuroinflamación. Esta condición, si no es controlada por las células inmunológicas del cerebro, puede contribuir a enfermedades como Alzheimer, Parkinson y depresión.

El dolor persistente es uno de los síntomas más notables de la inflamación crónica, presente en enfermedades como artritis reumatoide y fibromialgia. Por ello, la inflamación y la neuroinflamación son áreas activas de investigación científica y clínica. Si bien la inflamación y la neuroinflamación son procesos naturales que favorecen la protección y reparación tisular, su desviación debido a malos hábitos de cuidado corporal o automedicación puede generar efectos adversos para la salud.

Local

Ganaderos de Actopan alimentan a sus reces con punta de caña por la sequía

Dicen que sufren por el ganado, pues hay que alimentarlo y en esta temporada de sequía se complica encontrar alimento

Cultura

¿Conoces la anécdota de la casa donde vivió Benito Juárez en Veracruz? Te la contamos

Este edificio encierra en sus paredes una graciosa anécdota que vive en la memoria colectiva de los veracruzanos

Salud

Anuncian campaña de vacunación masiva contra el sarampión, en Veracruz

Aunque en Veracruz no hay casos confirmados de sarampión, autoridades hacen un llamado para prevenirlos

Local

Tras décadas juntos, adultos mayores de Tlalixcoyan legalizan su unión

Son personas adultas mayores que llevan más de 10 o hasta 50 años viviendo juntos y van al Registro Civil para firmar sus actas de matrimonio

Local

Cuenca del Papaloapan y Tuxtepec, focos rojos para repartidores refresqueros

Precisan que los robos se registran sobre todo al entrar a surtir sus productos las colonias

Local

¿El estrés hídrico en Veracruz es grave? Acciona dice que dura algunos meses

Destacó la necesidad de que los gobiernos delineen estrategias comunes para enfrentar la problemática de la falta de agua