/ viernes 8 de diciembre de 2023

Portar VIH no debería ser una sentencia de muerte: Francisco Javier Rosas

Indica que el miedo al estigma y la discriminación desalienta a quienes portan el virus

Portar el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) no debería ser una sentencia de muerte, lo que más afecta a las personas que lo contraen son el rechazo social y el aislamiento, afirmó Francisco Javier Rosas Santiago, investigador del Instituto de Investigaciones Psicológicas (IIP) de la Universidad Veracruzana (UV).

El psicólogo dictó la conferencia “¿El VIH duele?”, como parte de la Semana de Concientización sobre el VIH organizada por la Asociación Nacional de Promotores y Educadores para la Salud, el Instituto Nacional de Salud Pública y el IIP. “Aún hay una enorme cantidad de conceptos erróneos, lo que apuntala el estigma”, comentó Rosas Santiago, “pero la mayor desgracia son los efectos de orden psicosocial”.

El daño se consideraba bajo control pero ha regresado para cobrar más víctimas, lo más complejo para las personas radica en el desconocimiento de los mecanismos de transmisión y las formas en que se puede prevenir. “El tratamiento sigue siendo complicado, lejos del alcance de muchas comunidades indígenas y de lugares de pobreza extrema”.

Los temores previos y actuales

En sus primeros años –en la década de 1980– se consideraba un mal exclusivo de los homosexuales, con el pánico por la ausencia de tratamientos. “Los preceptos morales atribuían la epidemia a la respuesta de la divinidad ante el comportamiento sexualmente desorganizado, lo que promovió la prevención y correcto empleo de preservativo”.

En la actualidad cada vez menos gente se realiza la prueba de detección, hay resistencia al uso del preservativo por temor a levantar sospechas, a lo que se suman los prejuicios entre heterosexuales al exigir el uso condón porque suponen que quizá se contagió ella o él y trata de proteger a su pareja.

El miedo al estigma y la discriminación también desalienta y quienes portan el virus se resisten a revelar su condición por miedo al rechazo.

Ni estructura médica ni investigación

Otro problema es la estructura médica y la falta de personal en los centros en que se brinda el tratamiento antirretroviral. “Existen lugares donde un sólo químico toma más de 200 muestras en una mañana”, en el contexto de una excesiva y temible sobrecarga de trabajo.

Remarcó la falta de investigación acerca de cómo viven las personas portadoras, cómo influye en sus relaciones sociales, su vulnerabilidad ante la discriminación y las violaciones a sus derechos humanos.

“Duele que no se hable del tema ni se destinen recursos para prevenir oportunamente su transmisión. Nadie debería morir por VIH; lo que mata es el miedo a hacerse la prueba, el temor al rechazo. No debería ser una maldición vivir con el virus, las condiciones de salud no deberían asociarse con la moral o el valor de cada persona. Mata por el estigma psicosocial que provoca.”

Portar el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) no debería ser una sentencia de muerte, lo que más afecta a las personas que lo contraen son el rechazo social y el aislamiento, afirmó Francisco Javier Rosas Santiago, investigador del Instituto de Investigaciones Psicológicas (IIP) de la Universidad Veracruzana (UV).

El psicólogo dictó la conferencia “¿El VIH duele?”, como parte de la Semana de Concientización sobre el VIH organizada por la Asociación Nacional de Promotores y Educadores para la Salud, el Instituto Nacional de Salud Pública y el IIP. “Aún hay una enorme cantidad de conceptos erróneos, lo que apuntala el estigma”, comentó Rosas Santiago, “pero la mayor desgracia son los efectos de orden psicosocial”.

El daño se consideraba bajo control pero ha regresado para cobrar más víctimas, lo más complejo para las personas radica en el desconocimiento de los mecanismos de transmisión y las formas en que se puede prevenir. “El tratamiento sigue siendo complicado, lejos del alcance de muchas comunidades indígenas y de lugares de pobreza extrema”.

Los temores previos y actuales

En sus primeros años –en la década de 1980– se consideraba un mal exclusivo de los homosexuales, con el pánico por la ausencia de tratamientos. “Los preceptos morales atribuían la epidemia a la respuesta de la divinidad ante el comportamiento sexualmente desorganizado, lo que promovió la prevención y correcto empleo de preservativo”.

En la actualidad cada vez menos gente se realiza la prueba de detección, hay resistencia al uso del preservativo por temor a levantar sospechas, a lo que se suman los prejuicios entre heterosexuales al exigir el uso condón porque suponen que quizá se contagió ella o él y trata de proteger a su pareja.

El miedo al estigma y la discriminación también desalienta y quienes portan el virus se resisten a revelar su condición por miedo al rechazo.

Ni estructura médica ni investigación

Otro problema es la estructura médica y la falta de personal en los centros en que se brinda el tratamiento antirretroviral. “Existen lugares donde un sólo químico toma más de 200 muestras en una mañana”, en el contexto de una excesiva y temible sobrecarga de trabajo.

Remarcó la falta de investigación acerca de cómo viven las personas portadoras, cómo influye en sus relaciones sociales, su vulnerabilidad ante la discriminación y las violaciones a sus derechos humanos.

“Duele que no se hable del tema ni se destinen recursos para prevenir oportunamente su transmisión. Nadie debería morir por VIH; lo que mata es el miedo a hacerse la prueba, el temor al rechazo. No debería ser una maldición vivir con el virus, las condiciones de salud no deberían asociarse con la moral o el valor de cada persona. Mata por el estigma psicosocial que provoca.”

Local

Habitantes de Paso Ladrillo bloquearon carretera para exigir agua potable

Acusan que tienen aproximadamente 15 días sin el suministro de agua potable

Local

Gobierno de Cuitláhuac no podrá cubrir adeudo de seguros a maestros: Sefiplan

José Luis Lima Franco, dijo que el adeudo de los seguros institucionales a maestros jubilados, es un problema que viene desde administraciones atrás

Elecciones 2024

Cierra campaña José Francisco Yunes Zorrilla en Boca del Río junto a Miguel Ángel Yunes Márquez

Se llevó a cabo en la colonia Carranza, una de las más fieles al Partido Acción Nacional

Elecciones 2024

Con el Plan 500 Veracruz volverá a crecer: Hipólito Deschamps

El abanderado de MC dijo que es esto, lo que hasta el día de hoy frena el crecimiento de Veracruz y de los veracruzanos